lunes, 24 de noviembre de 2014

Parque Jurásico (1993) de Steven Spielberg



Los protas, Alan (Sam Neill) y Ellie (Laura Dern)
Recuerdo cuando siendo muy pequeño, tuve conocimiento de la existencia de esta ya emblemática película. En 1993 yo tenía unos cinco años y la verdad, era cosa imposible, no enterarse de la existencia de una peli llamada "Parque Jurásico" que lo estaba petando en ese momento. Me acuerdo que de ella se vendían cromos, pegatinas en los chicles, galletas, hasta sopas de fideos con formas de dinosaurios. Seguramente fue el primer film del que yo tuve constancia a través del excesivo movimiento de marketing que utilizaron para promocionarla; porque en sí, tardé en verla como un par de años más, recuerdo que fue en su pase en el Canal +, y lo cierto es que no me imaginaba que me fuese a gustar tanto. Para mí fue una gran sorpresa, de aquélla yo creo que lo único que había visto de cine sobre dinosaurios había sido "En busca del valle encantado" y claro, visionar "Parque Jurásico" supuso una auténtica pasada. 

Asistiendo al alumbramiento de unos dinosaurios

Los más sufridores de la peli, los pequeños Lex
(Ariana Richards) y Tim (Joseph Mazzello)
El film me emocionó, me impactó y me enganchó de tal manera que se me pasó el tiempo de su visionado volando. Acto seguido se convirtió en una de mis "monster movies" favoritas, al nivel de "Aliens, el regreso". Le he dedicado varios visionados más a lo largo de mi vida y sigo corroborando que el film me parece excelente en todos los aspectos. Spielberg realiza un espléndido trabajo de dirección, presentando una película muy entretenida y con momentos de tensión muy conseguidos. El argumento, basado en un famoso best-seller del reputado Michael Crichton, nos cuenta como un tipo multimillonario (Richard Attenborough), ha conseguido clonar dinosaurios, y los exhibe como atracción en un inmenso parque (como si fuese un zoológico), el cual pretende abrir al público. Pero, durante la excursión de un grupo de reputados científicos, el mayor de los desastres de desatará, pues las insuficientes medidas de seguridad de dicho lugar, no lograrán contener el peligro que conlleva jugar a ser Dios. Una desesperada lucha por la superviviencia está a punto de comenzar. 

El playboy Ian Malcolm (Jeff Goldblum) en peligro

Socorriendo al pobre triceratops
Como ya he mencionado antes, y esto es absolutamente indudable, "Parque Jurásico" es un film impresionante, a nivel argumental es fresco, original y sólido y a nivel visual es algo inconmesurable. Eso sí, no sé el porqué Spielberg continúa repudiando tanto el género de terror cuando ésta, que es una de sus obras más representativas (amén de "Tiburón"), podría encajar perfectamente en las cualidades afines a un film de terror. No sólo eso, además contiene escenas de sufrimiento y violencia especialmente crueles (incluso con infantes de por medio). En ocasiones el señor Spielberg podría morderse un poquito la lengua, y no pecar de tan cándido, ñoño e hipócrita. Siguiendo con la película, decir también que cuenta con interpretaciones muy correctas, a mí concretamente las que más me gustan con diferencia son las de los dos niños -Ariana Richards y Joseph Mazzello-, que consiguen una expresividad tan realista que hacen que llegues a pasarlo francamente mal (de hecho, los momentos más angustiantes del film los tienen a ellos de protagonistas; el instante en el que los ataca el tiranosaurio dentro del coche todavía consigue hacer que me coma las uñas). 

¡Mamma mía, qué canguelo!

Pisando fuerte
Acción no le falta lo que hace que su ritmo sea trepidante y que no tengas ni un sólo momento de respiro. Vamos, es que ni a parpadear siquiera te da tiempo. Y por supuesto, lo mejor; esa encantadora banda sonora del fetiche de Spielberg y creador de auténticas joyas sonoras, John Williams; y por supuesto, los espectaculares efectos especiales. Realmente, creo que estamos ante el trabajo de efectos especiales más realista y mejor hecho generado por ordenador que se haya visto (ahí andaba involucrado un genio como el maestro Stan Winston), ya que yo no sé cómo es posible que en la actualidad se abuse tanto y de forma tan cutre de los efectos digitales y que no lleguen al realismo de un film como éste, ya con veinte años a sus espaldas. Es un film tan mítico y tan famoso que no creo necesario extenderme más. Sin más recalcar que siempre la recordaré como una experiencia suprema, porque me impactó mucho, me entretuvo enormemente y por ello siempre la mantendré unida a cierta nostalgia. Poseía un encanto que ya ni el propio Spielberg sabe dar a sus películas actuales.
 
Aquí el amigo está algo a la defensiva

*MI MOMENTO FAVORITO: el tenso momento en el que Lex (Ariana Richards) y Tim (Joseph Mazello) se ven atacado en el interior de una inmensa cocina, por dos velocirraptors (siempre fueron mis dinosaurios favoritos de la peli, y también los más acojonantes). 

Con estos no sirve eso de quedarse quieto para que no te vean

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada