domingo, 19 de abril de 2015

Darkman (1990) de Sam Raimi

 
 
El prota, el científico Peyton Westlake (Liam Neeson)
Curiosa película que perfectamente podría ir enmarcada dentro de los films de superhéroes, de ésas que tanto saturan ya el mercado actual, haciendo mil y un repasos cada una de las creaciones de la Marvel. ''Darkman'' tiene su cierta historia. Raimi acababa de rodar ''Terroríficamente muertos'' y aún teniendo en mente el rodaje de ''El ejército de las tinieblas'', film que cerraría su trilogía de ''Posesión infernal'', el cual filmaría después de la peli que nos ocupa, decidió que quería sacar tajada de ese boom reciente que suscitaban las pelis de superhéroes tras el brutal éxito de ''Batman'' de Tim Burton. Así pues, se interesó en rodar una versión cinematográfica de el cómic ''La sombra'', pero se ve que no le fue posible (dicha adaptación vería la luz en 1994 de la mano de Russell Mulcahy, autor de ''Los inmortales'') y lo que hizo fue sacarse de la manga un personaje por el estilo, y así fue como nació este Darkman. 

El malvado Robert Durant (Larry Drake)

Los hombres de Durant no se andan con chiquitas
La peli presenta un acentuadísimo aire de cómic, cuidando al máximo dicha estética característica, un tanto deudora también de la presentada por Burton en ''Batman''. Tenemos a un noble científico (Liam Neeson, el cual ahora está muy de moda como tipo duro) que ha desarrollado una fórmula capaz de reconstruir la piel humana. Sin embargo, antes de poder patentarla, el pobre es asediado en su laboratorio por el villano del cotarro, el malvado mafioso Durant (Larry Clark), y sus hombres, los cuales atentan contra su vida. El científico en cambio, saldrá vivo de milagro de este ataque, aunque con la cara desfigurada debido a una explosión. La única intención de nuestro prota es, vengarse de los cretinos que le jodieron la vida y se enfundará en su característico traje oscuro (que tanto recuerda la del personaje de Vincent Price en ''Loscrímenes del museo de cera'') e intentará impartir su propia justicia. 
 
El pobre Peyton después de su encuentro con Durant

La novia de Peyton, Julie Hastings (Frances McDormand)
''Darkman'' resulta un film de acción excepcional. Raimi compone un espectáculo visual magnífico, repleto de elegantes movimientos de cámaras y un montaje vibrante. El film posee ese aire retro tan maravilloso, con esos efectos especiales artesanales tan entrañables y ciertos toques de humor negro muy bien traídos. Yo recuerdo que cuando vi el trailer de ''Darkman'' siendo un niño por la tele, pensé que era un film cercano al terror, se me quedó grabada la escena del protagonista retorciéndose de dolor entre las llamas, mientras éstas le consumían la piel del rostro. Pero al ver el film descubrí que para nada era tan siniestra como pintaba, algo que quizás se hubiese agradecido en cierto sentido, si Raimi le hubiese impuesto unas gotitas macarras al estilo de su ''Posesión infernal'' original, quizás el resultado hubiese ganado incluso más. 

Peyton experimenta consigo mismo y...

...se convierte en el vengativo Darkman
Pero bueno, en resumidas cuentas está claro que el director tiró por otros derroteros y que su enfoque iba más direccionado (como ya he apuntado) en la línea buenrollera de ''Batman'' que era la peli estrella del momento. A destacar el acertadísimo plantel de actores que configuran el reparto, el soberbio Liam Neeson, la oscarizada Frances McDormand, el genuino Larry Drake (cuyo personaje de villano daría más de sí para incluso protagonizar una secuela posterior, de una evidente calidad inferior), incluso cuenta con un cameo especial del actor fetiche de Raimi, Bruce Campbell (el eterno Ash de la saga de ''Posesión infernal''). En líneas generales me parece un film muy bien elaborado, elegante, entretenido y frenético; un cómic cinematográfico de gran nivel y un clásico del cine fantástico digno de rememorar.

Cameo especial de Bruce Campbell

No hay comentarios:

Publicar un comentario