martes, 14 de abril de 2015

La condesa descalza (1954) de Joseph L. Mankiewicz


 
La farandulera española, María Vargas (Ava Gardner)
Aquí tenemos otro de esos numerosos ejemplos de pedantería suprema que delatan que un excelente director y grandes intérpretes, no resultan bastante para obviar el tedio y lo absurdo, si el guión es una mierda. Y ése es el caso de "La condesa descalza", el guión es penoso, abominable y lamentable. Gran decepción me llevé con este emblemático film amparado por asombrosas críticas, por supuesto, resultando ante mis ojos una patata bastante sobrevalorada. A destacar únicamente la figura de Ava Gardner (guapísima y muy estilosa) y a Humphrey Bogart saliéndose de su típico papel de tipo frío y duro habitual. Por lo demás el film es bastante espantoso, no sólo ya por lo mal documentado que está (uno no puede creerse ni por un momento que, durante un tiempo considerable, éste se desarrolla en la España franquista de posguerra -es para darle de collejas a quien ambientó dichas escenas, porque su desconocimiento era brutal-, sino echar un vistazo a la ridícula escena del juicio de marras, ¡para descojonarse de la risa!), sino porque aparte de ser aburrido, la historia es tan insípida, sosa e insustancial (aunque esté contada desde varios puntos de vista) que se hunde fácilmente. 

María convertida en una aclamada estrella de cine

El final es sin dudas lo peor, carente de alma, vacío, doblemente ridículo que el núcleo central del film y todos los sinónimos que se le quieran atribuir para defenestrarlo. De verdad, esto no es una obra maestra ni mucho menos, no comprendo como ha podido llegar a considerársela una película imprescindible en la historia del cine, nada que ver con grandes películas de Mankiewicz como "Eva al desnudo" o "Cleopatra". En resumidas cuentas, para mí es uno de los peores films de la época dorada de Hollywood, así de claro.

Harry Dawes (Humphrey Bogart) está coladito por María

No hay comentarios:

Publicar un comentario