jueves, 2 de abril de 2015

Rey de reyes (1961) de Nicholas Ray


 
Jesucristo (un muy poco acertado Jeffrey Hunter)
Una versión bastante regulera de la vida de Jesucristo. ''Rey de reyes'' fue una producción hollywoodiense llevada a cabo por Nicholas Ray (director de ''Rebelde sin causa'' o ''55 días en Pekín''), rodada casi con total exclusividad en nuestra tierra patria, España, de hecho podremos ver algún que otro rostro hispano entre el reparto de la peli, véase Fernando Sancho, Conrado San Martín o la más llamativa, Carmen Sevilla (bellísima a pesar de sus restrictivas tres frases y escasos 10 minutos de aparición en pantalla -de sobra sabemos que el inglés no era su fuerte y eso, con total seguridad la debió de limitar muchísimo-). Pues bueno, ''Rey de reyes'' es en mi opinión, una floja representación de la vida y muerte de Jesucristo, la cual funciona de manera muy intermitente. 

Jesús con sus apóstoles

María Magdalena (una bellísima Carmen Sevilla)
En comparación con otras magnas obras épicas del Hollywood de la época (véase ''Quo Vadis'' o ''Ben Hur'') uno no puede evitar darse cuenta que la portentosa ambientación de éstas, aquí escasea, no envuelve ni sobrecoge, así mismo como los pasajes que van siendo narrados a lo largo del film. Desde mi punto de vista el personaje clave, el de Jesucristo, posee ciertos aciertos a la hora de ser retratado, se ve que se molestaron en mostrarnos un Jesús más humano, más cercano, no tan excesivamente mitificado como otras adaptaciones, lo cual me pareció algo positivo. Lo malo es que personalmente, no me gustó nada la encarnación del actor Jeffrey Hunter, no sólo porque físicamente no me pega ni con cola a la hora de intentar asemejarlo a la figura que todos tenemos del hijo de Dios (en este caso, para mí, ninguno como Robert Powell en la versión televisiva ''Jesús de Nazareth''), sino que su interpretación es fría, carente de alma, y eso resulta bastante chocante tratándose del personaje en cuya piel se encuentra; hacer una peli de Jesucristo y que el Jesucristo no transmita demasiado, no es cosa buena, para nada. 

Jesús con su madre, María (Siobhan McKenna)

Salomé no mira con buenos ojos a Juan, el Bautista (Robert Ryan)
Así mismo, el film está muy mal planteado, sobre todo en el nefasto uso que hacen de la elipsis temporal. Obviamente teniendo en cuenta la historia que se está presentando en pantalla, la elipsis en necesaria, porque sino el film sería interminable, sin embargo ''Rey de reyes'' hace uso de la misma en momentos equívocos y erróneos. Por ejemplo, todo el tramo final, el juicio de Jesús, su condenación ante Poncio Pilatos, el calvario y demás, se resumen en escasos minutos, algo imperdonable pues es el momento clave para transmitir dramatismo al espectador. Sin embargo vemos como hay mucha ''paja'' sobrante en otros tramos del film, sobre todo en escenas en las que cobra excesivo protagonismo el personaje de Barrabás, o interminables charlas sin mucha importancia entre personajes más secundarios, que perfectamente podrían haber sido más resumidas. 

Salomé (Brigid Bazlen) es arrebatadora y sensual
R.I.P. (1944 - 1989)

Una danza a cambio de la cabeza del Bautista
En líneas generales me parece un film épico indudablemente menor teniendo en cuenta las prodigiosas obras de este género que se han desarrollado en el Hollywood de estos años (especialmente ridícula resulta esa escena de batalla entre los romanos y los hebreos en los que podemos ver como los extras caen literalmente ''muertos'' cuando se ve presencia claramente que las espadas de sus enemigos, ni les rozan el cuerpo). Si hay algo que podemos destacar como detalle gratamente positivo en la impresionante BANDA SONORA del experto Miklós Rózsa (quien ya venía de ganar un Oscar por ''Ben Hur''), así mismo como algún que otro pasaje que no está exento de cierto atractivo. En este aspecto me gustaría rescatar cierto instante del film que me pareció, de lejos, el más fascinante, evocador y conseguido del film; me estoy refiriendo a esa sensual danza que realiza el personaje de Salomé (interpretado por la jovencita Brigid Bazlen, de tan sólo 17 añitos), para satisfacer a Herodes Antipas (Frank Thring) y posteriormente le pide la cabeza de Juan, el Bautista (Robert Ryan). 

Comienza el calvario del pobre Jesús

Quisiera hacer especial hincapié en la aparición de esta muchacha, Brigid Bazlen, la cual tuvo bastante repercusión en el mundillo cinematográfico a principios de los sesenta (a pesar de que hizo tan sólo tres películas, ésta entre ellas, obviamente), su presencia para mí se convierte en el mayor atractivo del film, es magnética, flamante y rematadamente sexy. Bazlen falleció con 44 años en 1989, a consecuencia de un cáncer.

''Padre, perdónalos que no saben lo que hacen''

No hay comentarios:

Publicar un comentario