lunes, 6 de abril de 2015

GirlHouse (2014) de Trevor Matthews


 
La chicas de GirlHouse...
Pues lo cierto es que me he llevado una grata sorpresa con este discretísimo film que, con casi toda seguridad, no será estrenado en España (si llega, fijo que lo hará directamente en DVD; recalco, si es que llega, porque hay un buen puñado de rarezas la mar de interesantes que pululan por ahí que los distribuidores españoles han ignorado por completo). Pues bueno, ''GirlHouse'' de antemano está claro que no es ninguna maravilla, ni ningún film que pasará a la historia por destacar en ningún apartado. No obstante, me ha proporcionado el gustazo de reencontrarme con algo que ya hacía tiempo que demandaba con desesperación, un slasher clásico de tomo y lomo, eficiente y correctamente orquestado. La propuesta, es sencilla pero repito, efectiva que es lo que cuenta, su esquema, pues vuelvo a repetir, es clásico, haciendo alusión a los clichés del género que en resumidas cuentas, es lo que los fans de este mítico subgénero demandamos. 

...están bien controladas las 24 horas del día

La prota, Kylie (Ali Cobrin) haciendo una escenita picantona
La peli nos cuenta la historia de un grupo de chicas que conviven en el interior de una mansión plagada de cámaras que las filman las 24 horas. Todo forma parte de un tinglado montado para que las féminas sean vistas por millones de internautas a través de una web pornográfica (llamada GirlHouse); así que las chicas se montan sus shows, se despelotan, hacen todo tipo de escarceo erótico y lo que se precie para poner cachondos a los onanistas visitantes de dicha web. Pero uno de estos visitantes, el cual se esconde tras el apodo de Loverboy, desarrollará una obsesión enfermiza por una de las chicas (nuestra ''final girl'', más cándida y recatada que el resto, como bien marca la norma), hasta el punto de precipitarse a la locura más extrema y psicótica. 

Voyeurs onanistas bien pendientes del show

El perturbado psicópata, apodado como Loverboy (Slaine)
Este Loverboy, resulta ser un crack con lo referido al tema de la informática y, gracias a su manejo de la misma, convertirá la casa en una trampa para las pobres chicas, controlando todo el sistema de grabación a su gusto. No sólo esto, como también marcan los slashers clásicos, el tipo se pondrá una acojonante máscara (que me recordó mucho a la del psicópata de ''Trampa para turistas'', mezclada con Leatherface) y se presentará en la mansión donde las sexys muchachas hacen sus espectáculos picantones, para bañarla literalmente en sangre. ¡Ojito que la escabechina que hará será cosa fina! Visto lo visto, podemos ver como ''GirlHouse'' reutiliza una premisa ya explotada por ejemplo, se me viene a la cabeza, la cochambrosa ''Halloween, resurrección'', con el tema de un psicópata eliminando peña en el interior de un recinto con cámaras ante los ojos de aterrorizados internautas; saliendo bastante mejor parada de lo que me esperaba inicialmente. 

El momento de gritar: ''¡mira detrás de ti!''

Loverboy no es precisamente muy amoroso
Como he dicho, la película no es gran cosa, en sí no destaca ningún detalle concreto, la historia es típica a grandes rasgos, las interpretaciones son normalitas, ídem de lo referido al apartado técnico y escénico, y en lo referido a los detalles escabrosos, la verdad, no se moja en exceso. Gore y sangre hay lo justo (no es demasiado light, pero tampoco es lo violenta que parecía hacerse esperar) y en lo referido a los aspectos sexuales, también es algo contenida, y eso que el tema daba para liberar un festival de tetas y culos de aúpa; sin embargo despelote tampoco hay mucho. A pesar de todo, haciendo un balance general, todo el conjunto y teniendo en cuenta la clase de film que es, el equilibrio en general de todos los elementos, es bastante positivo. 

Hora de la cirujía
 
Lo que más me gustó es que se hace hincapié en el trauma del asesino y que, haciendo un interesante guiño a la magna ''Maniac'', nos retrata un poco su psicología atormentada (dando incluso un poco de lástima) antes de convertirse en un carnicero en toda regla. Lo mejor de todo es que resulta la mar de cumplidora si la consideramos como un interesante y actualizado homenaje al slasher de toda la vida, que ya hacía falta uno, ¡hombre!, entre tanta saturación de ridículas pelis con posesiones y fantasmones. La lástima es que no gozará de una distribución muy amplia, por lo tanto de antemano, está condenada a la clandestinidad. 

Momento ''Rec'' final

No hay comentarios:

Publicar un comentario