lunes, 20 de abril de 2015

La humanidad en peligro (1954) de Gordon Douglas


 
¿Qué ha visto esta niña para ser víctima de un pánico tan extremo?
Aquí uno de los films más famosos sobre bichos gigantes mutados que amenazan la vida humana sobre la faz de la Tierra, de entre los tantos que se realizaron en los años cincuenta. ''La humanidad en peligro'' (manda huevos con la traducción española del título original, ''Them!'', aunque bueno debo decir que por una vez me gusta más el título castellano), nos cuenta como a consecuencia de unas pruebas nucleares (como siempre la radiación será la causante de un pifostio tremendo), en una zona aislada del desierto de Arizona, las hormigas han crecido de tal manera que han llegado a alcanzar dimensiones desproporcionadas. Ante la amenaza que esto supone, el ejército y varios expertos en entomología son enviados al lugar para intentar aplacar un inminente ataque de estos inteligentísimos y letales insectos mutados. El problema es que, ya se sabe, si eliminar un colonia de hormigas de tamaño normal, ya es una labor complicadísima, imaginaos erradicar una de hormigas del tamaño de camiones. 

El Dr. Medford (Edmund Gwenn) a la cabeza del equipo científico

¿Os parece grande? Pues ésta es de las pequeñas
La situación se mostrará desesperante pues, de no lograrlo, la expansión de la especie a otros lugares del planeta (porque no olvidemos que las reinas pueden volar), supondría el final de la humanidad. Bueno, hay que decir que dentro de su temática, ''La humanidad en peligro'' es un film plenamente destacable, en cierto sentido fue uno de los potenciadores del éxito de productos semejantes posteriores ya que cosechó bastante popularidad durante su estreno (al igual que ''El monstruo de lostiempos remotos''). El film está bien resuelto visualmente, hace gala de un buen trabajo tanto técnico como actoral (en el reparto destaca el ganador de un Oscar por ''De ilusión también se vive'', Edmund Gwenn, como el típico viejales científico experto que aparece para soltar la verborrea acerca de la amenaza a tratar -en este caso, las hormigas-) y además hace gala de unos efectos especiales la mar de decentes, teniendo en cuenta la época en la que se desarrolló (contó con un nominación al Oscar y todo). 

¡Cuidado que está cabreada!

Las descomunales larvas de las hormigas
El problemilla que le veo al film es que las hormigas en cuestión tienen muy poca presencia, por una parte es lógico porque me imagino que construir tanto bicho saldría excesivamente caro y por el tema de ahorrarse dinerillo, las apariciones de los bichos mutados prácticamente se pueden contar con los dedos de la mano. No obstante la película aporta el suficiente suspense y momentos bastante logrados como para resultar la mar de interesante, sobre todo si se es fan del género. Destacan, desde mi punto de vista, las escenas en las que el ejército se introduce en el nido de las hormigas (muy bien filmadas, no exentas de bastante tensión -parece haber inspirado a posteriores films como ''Aliens'' por ejemplo-) o ésa otra en la que el científico experto expone un documental real acerca de la vida y costumbres de las hormigas, lo cual ayuda a darle seriedad al propio film y a su vez compensa la ausencia en pantalla notoria de las gigantes villanas del cotarro. En resumidas cuentas resulta un clásico bastante importante de la ciencia ficción de la década de los cincuenta, muy digno de seguir siendo tenido en cuenta. 

El ejército intentando acceder al nido

No hay comentarios:

Publicar un comentario