jueves, 16 de abril de 2015

Psicosis II, el regreso de Norman (1983) de Richard Franklin


 
Norman Bates (Anthony Perkins) está preparado
para volver a adaptarse a la sociedad
¿Quién iba a pensar hace años que más de dos décadas después del estreno de la magna ''Psicosis'', ésta tendría una continuación? ''¡Qué sacrilegio!''; pensarían muchos. ¿Sería posible hacer algo a la altura de un film tan ejemplar? La respuesta era obvia, no. Pero bueno, Hitchcock había muerto, los ochenta era una época muy boyante para el cine de terror, el slasher lo estaba petando en taquilla y lo importante era hacer caja en la taquilla y claro, el nombre de ''Psicosis'' era la mar de llamativo para ver resucitado, teniendo en cuenta que además, su propio psicópata, Norman Bates, había contribuido muy mucho a direccionar ese caminito que acabaría desembocando en la creación del propio slasher. Así que ''Psicosis 2, el regreso de Norman'' acabó siendo un hecho. 

Norman con una amiguita, Mary (Meg Tilly)

¡Cuidado con las duchas que son muy peligrosas!
Los más puristas la tiraron por tierra, a casi todo el mundo (por críticas que he leído mayoritariamente) esta secuela le ha parecido un horror, un atentado contra el buen gusto; pero seamos sinceros, seguramente muchos de estos comentarios van condicionados por la grandeza del film precedente y no por la calidad del film en sí (algo similar al caso de ''El exorcista 2, el hereje'', aunque bueno la que nos ocupa es una secuela bastante mejor que ésa) que, y voy a romper una merecida lanza a su favor, no es tan malo como se pinta. Es más, considero que ''Psicosis 2'' (y por supuesto manteniendo las oportunas distancias con la original) es una secuela muy digna. Arranca con la salida del manicomio de Norman Bates (repite un sensacional Anthony Perkins, ¡de verdad, no me extraña que se quedase con el San Benito de loco el pobre!), el cual parece ser que se ha rehabilitado y está preparado para volver a adaptarse a la sociedad. 

La sangre vuelve a aflorar en el motel Bates

Parejita de adolescentes calentorros y entrometidos
Norman pues, regresa a sus raíces, a su mansión con motel contiguo, pretende regentar de nuevo el negocio y comenzar una nueva vida. Ahora ha conocido a una amiguita, Mary (Meg Tilly, la hermana de Jennifer Tilly; alias ''La novia de Chucky''), la cual parece interesarse en cierto sentido por él -aunque guarda un secretillo-, y es asistido por un psiquiatra (Robert Loggia) que garantiza su estabilidad mental. Ciertamente este Norman, parece un nuevo Norman, los malos tragos del pasado, las duchas ensangrentadas y la obsesión por su madre putrefacta, parecen haber quedado atrás. Sin embargo, por ahí anda Lila Crane (repite también Vera Miles), la heroína de la primera peli, hermana de la desgraciada Marion Crane (Janet Leigh) -víctima de la icónica ducha letal-, la cual anda muy cabreada con la liberación de Norman y estará dispuesta a cualquier cosa, por volver a ver al antiguo asesino de su hermana encerrado. 

La resentida Lila Crane (Vera Miles)

Mamá sigue estando muy cabreada
A partir de entonces arrancará una nueva y misteriosa ola de crímenes sangrientos, pero ¿están siendo cometidos por Norman Bates?, ¿será que no está realmente curado, como parece?, ¿es quizás otro asesino el que los comete y quiere inculpar a Norman?, la trama de ''Psicosis 2'' aporta interesantísimos puntos de vista, giros sorpresivos y en general una historia nueva, diferente y muy fácilmente digerible. En lo personal me gustó bastante, aporta detalles a la historia de Norman muy intrigantes, algunos no explicados en la peli original y que francamente me parecieron bastante buenos; a la par de que desentraña otros aspectos que dábamos por ciertos y que resultarán no serlos realmente. Se nota además la influencia del cine slasher típico de la época, pues se incorporan asesinatos bastante gráficos y sangrientos, algunos incluso metidos con calzador, como el detalle de incluir a esa parejita de adolescentes que se meten en la mansión Bates a darse el lote y tendrán un coitus interruptus bastante desagradable (había que adaptarse al público juvenil del momento), los tiempos de la insinuación habían quedado atrás y lo explícito tomaba el control. 

Despachando a gusto a los fisgones

Como curiosidad, participó en el guión Tom Holland (posterior director de ''Noche de miedo'' y ''Muñecodiabólico'') y a pesar de que de cara a la taquilla tuvo bastante éxito (recaudó más de 30 millones de dólares en Estados Unidos, habiendo costado 5), la crítica se cebó con ella de mala manera. Mi recomendación es que los que le echéis un vistazo, intentéis hacerlo con la expectativa de ver algo de manera independiente al recuerdo de su antecesora y que en consecuencia, la juzguéis como tal, así tal vez descubráis que no es la lacra cinematográfica que muchos señalan que es.

¿Está Norman realmente curado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario