martes, 5 de mayo de 2015

Aullidos 3 (1987) de Philippe Mora


 
Un bebé lobo/canguro
Si parecía que ''Aullidos 2'' era una pieza insuperable dentro del cine basura y casposo, nuevamente pudimos darnos con un canto en los dientes contemplando horrorizados, como semejante desastre todavía podía degenerar más. Por increíble que parezca, el director Philippe Mora (por llamarlo de algún modo), el mismo autor de ''Aullidos 2'', decidió repetir con una nueva secuela de la saga iniciada por el prodigioso clásico original ''Aullidos'' de Joe Dante, y por increíble que parezca esta ''Aullidos 3'' todavía es más lamentable y bochornosa que su secuela antecesora. Es tal el despropósito que me parece casi imposible la posibilidad de la existencia de un espanto tan grande. En la línea marcada por la segunda parte, este tercer episodio no guarda ningún tipo de relación con las secuelas anteriores y se convierte en una película de hombres lobo absolutamente independiente. El detalle que aporta cierta novedad a la historia es que ésta se desarrolla en Australia y que se delata la existencia de una especie de híbridos entre los propios hombres lobo y los canguros. 

Espantosos y cutres efectos especiales

Monjas lobunas
''Aullidos 3'' es una mierda grandísima, un conjunto de ideas demenciales, una realización patatera y horripilante, espantosos efectos especiales y en resumidas cuentas, el resultado de un equipo de palurdos que se pensaron que podrían hacer algo parecido a una película. Lo peor de todo es que se empaparon de la fama del nombre de un magno clásico del terror para sacar tajada comercial (sobre todo en el mercado de vídeo). La escena en la que la prota (por supuesto una mujer lobo/canguro), se convierte en actriz y gana un Oscar, convirtiéndose en lobo/canguro por efecto de los flashes de las cámaras es de lo más ridículo que he tenido la desgracia de presenciar en una película, por muy mierdera que ésta sea. En fin, que yo recomiendo encarecidamente huir de esta porquería como de la roña más putrefacta y asquerosa; es un auténtico insulto al cine.

La prota se convertirá en lobo, ¡mientras gana un Oscar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario