lunes, 18 de mayo de 2015

Hibernado vivo (1985) de Wes Craven


 
El prota, Miles Creighton (Michael Beck)
Si algo no se le puede negar a Wes Craven es que ha sido un tipo muy polifacético en el terreno del terror, de ahí que con merecimiento sea considerado un maestro del género (aunque a muchos parezca pesarles). El realizador se encontraba en su pleno apogeo gracias el exitazo de ''Pesadilla en Elm Street'' cuando se metió en el terreno televisivo para filmar este pastiche soporífero que, sin embargo, partía de una interesante premisa. ''Hibernado vivo'' plantea los peligros que pueden surgir tras un proceso de congelamiento al que se somete a un cuerpo. El prota, Michael Beck (recordado gracias a la peli ''The Warriors'') es sometido a una hibernación para salvarle la vida, puesto que padece una enfermedad incurable. El tipo se pasa diez años en una nevera y cuando despierta su personalidad se verá alarmantemente trastocada, convirtiéndose en un cabroncete de mucho cuidado. 

El prota congelado vivo

Añadir leyenda
Como ya dije, la premisa de la peli es bastante llamativa, pero ahí queda la cosa. No cabe duda que estamos ante una de los trabajos más flojos de Wes Craven, creador entre creadores de magnas historias dentro del terror. ''Hibernado vivo'' es muy floja, se nota que las restricciones por su formato televisivo la afectaron severamente, sobre todo en el terreno técnico. La historia es plana, simple y lo peor de todo, muy aburrida. Destacan rostros más o menos conocidos en el casting, el ya mencionado Michael Beck, Paul Sorvino (padre de la también actriz Mira Sorvino), Beatrice Straight, la ganadora de un Oscar a mejor actriz secundaria (¡tongazo tremendo!) por su ''cameo'' en ''Network, un mundo implacable'' y la scream queen juvenil ochentera Jill Schoelen (prota de ''El padrastro''). Como mera curiosidad figura en el apartado de efectos de maquillaje el gran Stan Winston, pero la verdad, no se nota mucho su labor, porque la película es flojísima y muy poco vistosa visualmente. En resumidas cuentas, una patata de telefilm que lamentablemente porta el nombre de Wes Craven, pero ni eso lo salva de la mediocridad. Como ya he dicho en muchas ocasiones, hasta los mejores genios tienen sus ''cagaditas''.

La hibernación no ha dado tan buen resultado

No hay comentarios:

Publicar un comentario