domingo, 3 de mayo de 2015

El furor del dragón (1972) de Bruce Lee


 
Tang Lung (Bruce Lee) de visita en Roma
Tercera película protagonizada por Bruce Lee, el cual se marca todo un triplete no sólo interpretando al personaje principal, también escribe y dirige el film, que se veía ya muy ocioso como estrella mundial que era. En su línea, ''El furor del dragón'' vuelve a ofrecernos lo esperado en una peli de este estilo, kárate, patadas, golpes y peleas, ni más ni menos, ¿tampoco esperaríais una historia que llamase la atención por su profunda filosofía de la vida, verdad? Debo decir que, en mi opinión, estamos ante la peli de Lee más flojita (después llegaría ese gran clásico que es ''Operación dragón''), y es que aparte de ser cutrecilla técnicamente, encuentro una serie de defectos en ella que por ejemplo, no se hacían tan notorios en ''Kárate a muerte en Bangkok'' o ''Furia oriental''
 
Los villanos de turno intentan intimidar a Tang Lung...
 
...pero ¡menudo toro está hecho el tío!
El primero es que la peli está inundada de un sentido del humor un tanto incómodo que la convierte en un film menos serio que los anteriores. Lee viaja a Roma y allí se convertirá en el protector de una colega que tiene un restaurante y al que le meten presión un puñado de gangters con malas pulgas, que quieren apropiarse del local. Por supuesto Lee, estará ocupado entre paliza y paliza, ahuyentando a los malos y a la vez haciendo turismo por Roma. El primer tramo del film es un rollazo, la acción se retrasa más de la cuenta y nos presenta alguna que otra toma bastante innecesaria y un tanto ridícula, ver a Bruce Lee poniendo cara de panoli a lo largo de la media hora inicial durante su visita a la capital de Italia, cual cateto que no ha salido en su vida del pueblo, es un poema. 
 
¡Tang Lung es imparable!
 
Colt (Chuck Norris), un duro oponente para Tang Lung
Luego la cosa empieza a ponerse más interesante, Lee hace gala de sus esperadas destrezas a la hora de sacudir mamporros a diestro y siniestro y es cuando cabrea a los villanos del film cuando llega la parte más interesante. El último tercio del film nos muestra una secuencia épica, un combate entre Bruce Lee y nada más y nada menos que Chuck Norris, haciendo de un campeón de kárate americano al que los malos reclaman para que elimine a Lee. Francamente hablando, dicha secuencia es lo mejor de la peli (y me atrevería a decir que su mayor atractivo). El futuro ranger de Texas se presentará como el más duro rival al que el icono de las artes marciales haya tenido que enfrentarse, aunque bueno, todos intuimos quien resultará victorioso. Sin más preámbulos, es una cinta flojita, baja mucho el listón si se la compara por ejemplo con ''Furia oriental'' (la cual era más sólida y mejor distribuida argumentalmente hablando), pero en resumidas cuentas también se puede mostrar como un auténtico placer culpable para todo aquél que se considere admirador del cine de artes marciales y por supuesto, del mismo Bruce Lee, que se luce que da gusto (como siempre).

Colt v.s. Tang Lung, ¿quién ganará?

No hay comentarios:

Publicar un comentario