sábado, 2 de mayo de 2015

El techo de cristal (1971) de Eloy de la Iglesia


 
La prota, Marta (Carmen Sevilla), se siente muy sola
Toda una rareza la mar de curiosa del cine español, dirigida por el controvertido Eloy de la Iglesia (experto en el denominado cine quinqui de los ochenta), y protagonizada por una de los rostros más bellos que ha aparecido en nuestras pantallas patrias, Carmen Sevilla. El film es un thriller de suspense, al estilo Hitchcock, en el que no faltan ciertos ramalazos propios del giallo italiano (la presencia de una navaja de afeitar como arma letal, delata esta premisa). La peli trata acerca de una mujer (Carmen Sevilla) que se queda sola en su apartamento durante la ausencia de su marido, el cual ha salido por viaje de negocios. La mujer se aburre mucho y comienza a comerse el tarro al escuchar extraños ruidos procedentes del piso de arriba, donde vive una vecina con la que aparentemente tiene una correcta relación (ésta está interpretada por Patty Shepard, cara habitual del cine de terror patrio de esta época, en especial es recordada por su aparición en la mítica ''La noche de Walpurgis'' junto a Paul Naschy). 

Julia (Patty Shepard), la misteriosa vecina

Un descubrimiento aterrador
La mujer empieza a elucubrar y tras descubrir una serie de pistas, acabará convencidísima de que su vecina ha asesinado a su marido. De ser esto cierto, la vida de la pobre mujer podría estar en severo peligro. Es digna de destacar, la opresiva atmósfera del film, rodado casi por completo en interiores que funcionan como jaula en la que la protagonista se ve encerrada y a merced de cualquier amenaza. La labor actoral es correcta sin más, se nota que Carmen Sevilla no estaba muy habituada al género y que al sacarla del tema farandulero andaba un poco descolocada, pero sale del paso de forma bastante acertada; por su parte, la némesis de ésta, la vecina interpretada por Patty Shepard se muestra fría y misteriosa, lo cual le viene de perlas al personaje; en cuanto al resto, en fin, pasables sin más miramientos. La dirección es correcta y el ritmo certero, lo cual la convierte en una pieza entretenida y que engancha con facilidad. 

El giallo asoma tímidamente

La cosa se pone tensa
El problema que le encuentro es que el final y su resolución no están a la altura ni mucho menos de lo que se podría esperar, francamente, me esperaba (dentro de las posibilidades) algo más potente, al estilo de Dario Argento y demás coetáneos del buen giallo italiano, del que como ya he dicho, el director toma ciertos detalles (inclusive cierto erotismo, bastante light eso sí), pero muy superficiales. Aunque flojea en su último tercio creo que ''El techo de cristal'' es una pequeña joyita de nuestro cine digna de reivindicar, la lástima es que es bastante desconocida y difícil de localizar, como no ha sido editada en DVD (ya podían hacerlo, entre tanta basura que sacan al mercado doméstico) sólo queda la opción de verse algún ripeo colgado en la red, de alguna viejuna cinta de VHS, lo cual conlleva, por supuesto, que la calidad de la misma se muestre bastante pachanguera.

La pobre Marta no gana para sustos

No hay comentarios:

Publicar un comentario