domingo, 10 de mayo de 2015

El mundo perdido (1997) de Steven Spielberg


 
Los dinosaurios han sobrevivido
La secuela de ''Parque Jurásico'', basada así mismo en una novela de Michael Crichton (que continuaba la original de ''Parque Jurásico'') y orquestada nuevamente por Steven Spielberg. ''El mundo perdido'' fue otro monumental éxito, es más, curiosamente supuso el estreno más taquillero de 1997, recaudando el primer fin de semana 72 millones de dólares (y el presupuesto del film había sido de 75, casi lo recuperaron de cuajo), superó a ''Titanic'' (cuyo primer fin de semana recaudó 28 millones, aunque eso sí, ésta remontó hasta coronarse como la más taquillera del año y de la historia del cine hasta ese momento). Sin embargo, la crítica se cebó de mala manera con ella, ''El mundo perdido'' fue tachada de ser una secuela menor, en comparación con ''Parque Jurásico'', cosa que me parece bastante injusta. De acuerdo, ''Parque Jurásico'' es un film espléndido, descomunal, visualmente impresionante, tenso y muy entretenido, pero, desde mi punto de vista ''El mundo perdido'' no se queda atrás ni le tiene nada que envidiar. 

Ian Malcolm (Jeff Goldblum) metido en otro entuerto jurásico

Sarah (Julianne Moore) en dificultades
No voy a decir que sea superior a su antecesora, pero en mi opinión, es similar a ella, por lo tanto ambas me parecen cojonudamente buenas y que cumplen con creces cada uno de sus objetivos a la hora de fascinar al público. En esta ocasión seremos testigos de la existencia de dinosaurios, no sólo en un parque aislado, como mera atracción turística como se planteaba en la peli original, sino que aquí los dinosaurios campan a sus anchas por una isla, en la que han logrado adaptarse a un hábitat de libertad y sobrevivir sin verjas, ni alambradas, ni demás ataduras. El hecho es que dicha isla, era el lugar donde el magnate millonario del parque del primer film (Richard Attenborough), criaba los dinosaurios antes de llevárselos al parque propiamente dicho y ahora sus excentricidades volverán a causar nuevos estragos. 

Recuerda, si te quedas quieto no te ve

Cazando dinosaurios...
Ian Malcolm (personaje interpretado por Jeff Goldblum, en esta ocasión se convierte en el prota, en la primera era un secundario), se verá obligado a viajar a esta nueva isla jurásica, acompañado de un reducido equipo, para rescatar a su novia Sarah (Julianne Moore), una fotógrafa que había partido anteriormente para estudiar el ambiente de estos animales, y la cual se haya desaparecida. Una vez allí, Malcolm y compañía, tendrán que juntarse con otra expedición de expertos cazadores, que habían partido al lugar para llevarse dinosaurios de allí y exhibirlos en otro sitio como atracción turística, con fines lucrativos. A pesar de los intereses opuestos de ambos grupos, la cooperación será necesaria para lograr sobrevivir y esquivar al grupito de ''bicharracos'' más feroces (ya se sabe, tiranosaurios, velociraptores -mis favoritos, ¡qué listos son los jodíos!- y demás depredadores). La tensión, la acción y el suspense estarán servidos. 

Estos pequeños son unos cabronazos

Cualquiera se pone farruco con éste
Lo mejor de todo se reserva para el último acto, pues a lo ''King Kong'', seremos testigos de una inoportuna visita de un gigantesco t-rex a la ciudad de Nueva York. ¡Tiembla lorito! En definitiva, que ''El mundo perdido'' me parece todo un espectáculo, un pasadote. Recuerdo haberla visto en el cine (cosa que no pude hacer con la primera) y me resultó una experiencia soberbia. Con el paso del tiempo, he vuelto a verla en varias ocasiones y mantengo mi apreciación, como secuela me parece cojonuda y como film fantástico muy digno de ser considerado un clásico a la altura de su antecesora. La cosa debió haber finalizado aquí, porque lamentablemente hizo su aparición una tercera parte que es vomitiva, y bueno, ahora es inminente la aparición de una nueva continuación que lleva por título ''Jurasic World'' cuyos avances (los que he tenido la ocasión de ver) no me convencen en absoluto. Habrá que ver el resultado. 

Un tiranosaurio en Nueva York

Por cierto, en esta secuela también (al igual que en la primera) hay una presencia infantil, la pequeña Vanessa Lee Chester (que hace de la hija de Ian Malcolm), aunque a diferencia que en su antecesora, se ve que Spielberg no se sobra tanto con los más pequeños (porque vaya lo que sufrieron los dos niños en la original), se ve que se edulcoró a sí mismo para que le desvinculasen de ese lado cabroncete que ha demostrado en sendas ocasiones y del que parece renegar, empeñado en autosuavizarse constantemente. 

Vanessa Lee Chester supone la presencia infantil de la peli

No hay comentarios:

Publicar un comentario