lunes, 4 de mayo de 2015

Demencial (1982) de Don Gronquist


 
Las tres protas a punto de tener una incómoda avería
En plena fiebre slasher de los ochenta, fueron muchos los que intentaron sacar su tajada personal de dicho movimiento dentro del terror que arrastraba en masa a la gente ante las taquillas. ''Demencial'' fue otra de muchas obras de bajo presupuesto que surgieron en pleno apogeo del slasher, una serie B de cierto encanto que en el instante en el que salió casi automáticamente se convirtió en una pieza duramente castigada por la censura (algo curioso porque no es precisamente violenta en exceso). La historia, el argumento y su desarrollo no exponen nada absolutamente nuevo, tres amigas jovencitas sufren una desafortunada avería cuando van de camino hacia un concierto. Desamparadas llegan hasta una enorme mansión aislada en medio del bosque en la que viven una vieja inválida, su hija (más fea que picio) que se encarga de sus cuidados, y otro hijo retardado al que mantienen encerrado porque es muy poco sociable (en especial con las chicas monas). 

Una anfitriona aparentemente muy amable

Las mozucas bajo la ducha
Las muchachas se ven obligadas por lo tanto a pasar la noche en la casa donde serán recibidas con cordialidad por las respectivas dueñas de la casa, aunque como ya podemos intuirnos, la tragedia no tardará en aflorar. Un misterio se oculta tras los muros de la casa y su descubrimiento por parte de alguna de las chavalucas, conllevará en correspondiente derramamiento de sangre. ''Demencial'' es una peli muy sencilla, su reparto es mínimo (apenas cinco personas), de medios muy precarios y una realización técnica muy amateur. No obstante tiene su encanto, ese encanto del cine grindhouse de la época tan malrollero que muy habitualmente intenta ser imitado en el cine actual, sin conseguir emularlo (salvo contadísimas ocasiones). A destacar una atmósfera muy inquietante, una ambientación al estilo terror gótico en la que abundan escalofriantes y oscuros pasillos que dan producen bastante inquietud. 

¡Guadañazo inminente!

Esta pobre ya no verá un nuevo día...
A su vez, hay que hacer mención especial a algún que otro detalle del argumento, que si bien, puede estar bastante trillado, resulta bastante sorprendente; en especial ese final inesperado y fuera de lo común (¿recordáis ''Sleepaway Camp''?, pues por ahí van los tiros y ya doy demasiadas pistas). En lo que flojea en cierto sentido, considerándola un slasher en sí, es en el tema asesinatos y gore, la peli no tiene muchas muertes ni son demasiado explícitas, a pesar de ello, fue tachada como un film muy violento y como consecuencia le tocó lidiar con los órganos censores más retrógrados del momento. A día de hoy un cierto estatus de culto parece rodearla, ya se sabe lo que pasa con este tipo de productos ciertamente obsoletos, el tiempo tiende a revalorizarlos. En resumidas cuentas, me parece un film aceptable dentro de sus limitaciones y recomendable para amantes del terror ochentero y los slashers

...ni ésta tampoco

No hay comentarios:

Publicar un comentario