viernes, 9 de mayo de 2014

Alien: resurrección (1997) de Jean-Pierre Jeunet



Clonando a Ripley
Yo siempre he dicho que hubiese significado un grato favor que la saga "Alien" hubiese concluido tras esa maravillosa obra maestra que fue "Aliens, el regreso" de James Cameron. Ciertamente Cameron puso el listón tan alto que superar una obra como la suya, se veía imposible. Y así fue. El mojón de "Alien 3" nunca debió haber existido, por lo tanto este "Alien: resurrección" tampoco. No obstante, jodida la saga como estaba tras esa mierda que supuso "Alien 3", sí que se veía necesario arreglar semejante desastre que nos proporcionó el coleguita de David Fincher. Y desde ese punto de vista, "Alien: resurrección" (o "Alien 4" que es como siempre la he llamado) funciona a la perfección. 

Ripley (Sigourney Weaver) siendo examinada por un científico (Brad Dourif)

La película nos plantea la resurrección de la teniente Ellen Ripley (Sigourney Weaver) -muerta bochornosamente al final de la secuela anterior- mediante unas avanzadas técnicas de clonación empleadas por un grupo de científicos, cuya principal intención, era recuperar el especimen de la reina alien, que habitaba en sus entrañas en el momento de su muerte. Así pues, logran ambos objetivos en uno, pero esta vez, Ripley ha visto modificado su ADN, el cual se ha visto fusionado con el de su peor enemigo, lo cual la ha dotado de algunas de las habilidades del monstruo alienígena. Cuando entren en escena, un grupo de piratas espaciales, entre los que se encuentra la joven Call (Winona Ryder), no tardarán en desatarse los tiros, explosiones, la consecuente lucha por la supervivencia y demás características dignas de una secuela de la saga en condiciones. 

Gestando nuevos aliens

No es buena idea cabrear a un alien
Creo que la elección del director fue de lo más idónea, porque el francés Jean-Pierre Jeunet (quien posteriormente sería el realizador de la peli de culto "Amelie") le supo imprimir un despliegue visual verdaderamente impresionante, vamos, ya hubiese querido Fincher. Sigourney Weaver regresa, afortunadamente, una vez más con fuerza, acompañada de un reparto bastante acertado (destacando entre ellos a Winona Ryder, compartiendo protagonismo con la Weaver). Sí que es cierto que el film pierde algo de seriedad, en comparación con el tono característico de la saga hasta el momento; es demasiado exagerado y desmadrado. No obstante, resulta fresco y enormemente entretenido, gracias a un guión, cargado de adrenalina y gratas sorpresas un tanto originales, confeccionado por Joss Whedon (autor de la famosísima serie "Buffy, cazavampiros"). 

Las heroínas, Ripley y Call (Winona Ryder), cara a cara

Un clon defectuoso
Se recupera la acción de la segunda, convirtiéndose el entuerto en todo un espectáculo frenético de pirotecnia visual muy bien orquestado. Vuelve a haber numerosos aliens y los efectos especiales priman lo suyo, algunos, eso sí, en mi opinión, pierden efectividad ante el abuso de matraca digital (véase "Aliens, el regreso" realizada con efectos convencionales y les dan mil patadas a muchos computerizados), pero bueno en general el resultado es enormemente satisfactorio. A mí me gustó mucho porque consiguió arreglar la cagada argumental tan insultante de la tercera y vomitiva parte y nos devolvió a la inmortal heroína de la saga, en plena forma. 

El grupito peleando por sobrevivir

Además, tuvieron los santos huevos de añadir toneladas de gore, (porque hay que ver que asquerosa es esta película, y lo digo en el buen sentido; con diferencia las más salvaje y bestia de la saga). Sin lugar a dudas, "Alien: resurrección" resulta un espectáculo muy agradable, que respeta mucho el espíritu del material original (repito, no como la de Fincher). En fin, que en resumen me parece una muy buena secuela, realmente innecesaria si la saga hubiese concluido con la excelente segunda parte, pero que tras el fracaso de la tercera, como lavado de cara de una saga irremediablemente hundida, resulta de los más acertado. Yo la vi en el cine y me llevé un muy buen sabor de boca, el suficiente como para haberme quedado con las ganas de haber vuelto a ver a la teniente Ripley pateando el culo de un nuevo plantel de aliens. Lamentablemente, esto nunca más volvió a suceder. 

Una nueva y grotesca mutación de los aliens

*MI MOMENTO FAVORITO: una tensísima y angustiante escena subacuática, en la que el grupo de protagonistas intenta escapar de los aliens.

Uno de los protas (Ron Perlman) a metrallazo limpio, bajo el agua

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada