sábado, 10 de mayo de 2014

La historia interminable (1984) de Wolfgang Petersen



Bastian (Barret Oliver) leyendo "La historia interminable"
Si me preguntasen si para mí, existe una película que refleja algo muy similar a la auténtica plasmación de la magia, no me lo pensaría dos veces, diría "La historia interminable", un auténtico clásico de culto para grandes y pequeños, una joya tan fascinante que todavía, viéndola a día de hoy en sigue pareciendo, pues eso, prácticamente mágica. Ojalá todos los niños de todas las décadas pudieran disfrutar de esta maravillosa película. De verdad, es que es de esas películas que hoy no se hacen, desgraciadamente. ¿Qué ha pasado en el cine? ¿por qué se ha perdido ese toque especial que tenían las pelis que se hacían en los ochenta?, no me cansaré de decirlo, era una década irrepetible, con películas espléndidas y aquí tenemos otro clarísimo ejemplo de ello. "La historia interminable" es una película que desborda imaginación y un espléndido saber hacer por todos lados. Se trata de la adaptación de una famosa novela del autor alemán Michael Ende, el cual, según he leído por ahí, no quedó muy satisfecho con el resultado final cinematográfico (bueno oye, él como autor del libreto, seguramente tendría más criterio, digo yo). 

El Consejo del mundo de Fantasía

El entrañable come-piedras
La película recibió críticas bastante severas por parte de los sectores que más adoraban la fuente literaria, sobre todo por el hecho de que en sí, no se trata de una adaptación entera del libro, sino de la mitad de éste (la otra mitad de la novela se llevaría a la pantalla grande, en la segunda parte de esta película en 1990). Esto sin embargo, no impidió que "La historia interminable" se convirtiese en un éxito y que a su vez, se ganase un amplio espacio en los corazones de muchos de los espectadores que tuvimos la ocasión de verla de niños (en mi caso, por televisión). Recuerdo que, cuando la vi por primera vez (¡madre mía, tendría yo cinco años!), lógicamente no me enteré de prácticamente nada del argumento, porque a pesar de ser para todos los públicos, no quita que la película tenga una historia inteligente y no como hoy en día, que no hay más que blockbusters con guiones paupérrimos y estúpidos como si el público destinado fuese gente con severo retraso mental. No obstante, la película me impresionó, sólo con ver sus extraordinarios personajes y ese mundo de fantasía tan, tan,... no tengo palabras para describirlo, tan apoteósico, tan increíble, tan genial. 

Atreyu (Noah Hathaway) con el dragón Fujur

El feroz Gmork
La película nis cuenta la interacción de un niño, Bastian (magnífico Barret Oliver), con la historia de un libro que está leyendo en el desván de su colegio, tras saltarse una clase. El libro en cuestión es "La historia interminable" y pondrá de manifiesto cuánto cree el propio niño en el mundo de fantasía, para que este propio universo no se vea devorado por una especie de "Nada". que representa nuestra incredulidad cuando nos hacemos mayores. Así, salvar el mundo de Fantasía dependerá de lo implicado que Bastian esté en la historia, y las vidas de todos sus habitantes estarán condicionadas en base al grado de imaginación del niño. "La historia interminable" es una película memorable y muy especial. Personajes entrañables, una puesta en escena que representa un mundo fantástico como pocas han sabido hacer y un sin fin de deliciosos recuerdos que vienen a mi cabeza cuando la veo. Por no hablar de la genial banda sonora que posee una de las canciones más bonitas de los ochenta, que a su vez fue todo un hit (no era para menos). Me repito, una auténtica obra de Arte, una joya de valor incalculable, una película de obligadísimo e imprescindible visionario y un film que nos unirá, como ninguna otra, a esa parte de infante que todos seguimos conservando en nuestro interior, a pesar de que pasen los años.

El peligroso oráculo del Sur

La escena más triste de la peli
Hablando de este film, quisiera desmentir un cruel bulo que se extendió a modo de leyenda urbana. Hay una escena concreta en la que el jovencito guerrero Atreyu (excelente Noah Hathaway) ve con impotencia como su precioso caballo blanco, Anthrax, se ahroga en un siniestro pantano. Sin lugar a dudas, una escena que a muchos nos ha hecho llorar a moco tendido (yo así lo hice). Pues bien, circula el rumor de que rodando la escena, debido a un problema técnico, relacionado con una especie de plataforma en la que iba el animal, el pobre caballo se ahogó de verdad. Durante muchos años ha persistido esa creencia, incluso yo mismo me horroricé al ser conocedor de tal atroz hecho. Pero puedo deciros que, como todo bulo que se precie, es falso. Hace poco he tenido la ocasión de ver un documental en el que se hablaba de esta película y realizadores de la misma se pronunciaron ante la noticia. Sí es cierto que el problema existió, pero el caballo no falleció. De hecho, el que fue perjudicado fue el niño, el pequeño Noah Hathaway tuvo un percance leve y fue hospitalizado un par de días, pero sin más acontecimientos desagradables. El muchacho volvió después de ser dado de alta, al rodaje, y se pudo completar la tan trágica escena que, afortunadamente, sólo tuvo lugar en la ficción. 

Bastian con la Emperatriz Infantil (Tami Stronach)

*MI MOMENTO FAVORITO: ése en el que Bastian (Barret Oliver), a lomos del dragón Fujur, les da una lección a tres chavales que lo puteaban. 

Abusones en la basura, donde tienen que estar


Una de las canciones más preciosas que han existido y existirán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada