lunes, 19 de mayo de 2014

American Graffiti (1973) de George Lucas



Un jovencísimo Ron Howard teniendo una "profunda"
conversación con su chica. ¡Eso es labia, chico!. 
Durante mucho tiempo he oído maravillas acerca de esta película, múltiples críticas alabándola y señalándola como algo cercano a ser una obra maestra del Séptimo Arte, algo que sinceramente, antes de verla (teniendo en cuenta su tema y trama), ya me intuía que era bastante desproporcionado. Efectivamente. Esta película producida por Francis Ford Coppola y escrita y dirigida por el futuro creador de "Star Wars", George Lucas, me parece una castaña bastante sobrevalorada. Vayamos por parte. La película está compuesta por varias historias, protagonizadas por un puñado de jovenzuelos, en 1962, que deciden vivir intensamente la última noche de verano, antes de enfrentarse al paso que supone convertirse en responsable y adulto (algunos más que otros). De antemano diré que la película no me pareció nada interesante desde el punto de vista argumental, no posee un hilo conductor definido que entrelace en sí las historias de los muchachos y se basa en mostrar una serie de sketches, con muy poca gracia. 

Los más chungos del pueblo

A pesar de que se apunta que pertenece al género de comedia, a mí particularmente no logró hacerme reír en ningún momento. ¿Se trata de un humor muy característico del momento? Tal vez, aún así puedo decir que me he visto comedias de la época y sí me han hecho soltar sonoras carcajadas, o sea que no me parece que haga un uso del humor muy acertado, ni siquiera para sus tiempos actuales. A su vez, también parece inclinarse por momentos hacia el drama, intentando ser profunda en varias ocasiones, en mi opinión, sin lograrlo tampoco demasiado. Los argumento que aportar los protagonistas acerca de su vida, su futuro, sus proyectos, no son en ningún momento tan trascendentales, como he visto por ahí señalado por varios usuarios que han comentado el film. 

Característico bareto sesentero

Letárgicos paseitos en coche de aquí para allá
Así mismo, el tratamiento de los personajes tampoco me parece muy currado, y las situaciones vividas son meramente forzadas y un tanto ridículas (véase el caso concreto de la parejita que decide romper su relación y repentinamente recuperan la magia de su amor perdido, y todo porque la chica casi se estampa en el interior de un coche; eso sí, aunque sale ilesa a pesar de que el coche queda hecho pedazos). Ya lo he dicho, el film trata de ser cómico, pero es que no lo consigue ni de coña, es que no sale victoriosa ni a la hora de entretener, porque es muy lenta y lo peor de todo muy monótona y repetitiva (prácticamente todo el film está compuesto de las letárgicas idas y venidas de los chavalucos en el interior de sus autos soltando parrafadas nada interesantes). En fin, sí es cierto que mi crítica, en este aspecto, puede verse muy subjetiva, pero es que metiéndonos en la parte técnica, también encontramos diversas cagadas abismales (y aquí uso por completo la objetividad), algo que si la consideramos un proyecto profesional, alabada por la crítica y nominada a múltiples premios, me choca alarmantemente que ni Dios señale sus fallos de racord (o continuidad). 

El coche; picadero oficial de las parejitas

El chulo de Bob Falfa (un desconocido Harrison Ford)
No hay más que echar un vistazo a ciertos fragmentos del film; supuestamente la película se desarrolla a lo largo de una noche, vale, entonces ¿cómo se explica que en medio de la acción haya insertadas tomas que se ve claramente que están filmadas a plena luz del día? Vale, con filtros oscuros para disimular, pero en fin, no podemos destacar una acertada realización si nos topamos ante semejantes fallos técnicos; menos mal que el señor Lucas se puso las pilas para ofrecer un magno espectáculo visual en "Star Wars" porque lo que es en "American Graffiti" en este aspecto, no es digno de las inusitadas alabanzas que injustamente se le procesan. A pesar de todo, "American Graffiti" se convirtió en un éxito de taquilla. A la peña de aquella época se ve que le moló bastante el retrato que Lucas expuso sobre la juventud de los años 60 (inspirándose en vivencias personales, según él), así que seguramente gracias a la existencia de un buen puñado de nostálgicos, el film fue un pelotazo; lo suficiente como para que incluso fuera tomada en consideración para ser nominada a los Oscars ese año, guión incluido (algo que me parece inexplicable, porque el guión me parece simple y flojo a partes iguales). 

El cargante locutor de radio, "hombre lobo" cuya voz estará presente toda la peli

Travesurillas juveniles
Como detalle importante, sí que veo meritorio apuntar que este film se convirtió en una clara influencia para la elaboración de posteriores comedias protagonizadas por adolescentes, las cuales se nota que bebieron mucho del esquema presentado por Lucas, en múltiples aspectos (véase por ejemplo sin ir más lejos las famosas "Desmadre a la americana""Porky's"). Eso sí, tengo que decir que desde mi punto de vista, superaron a esta primitiva muestra de comedia adolescente, en entretenimiento y diversión, evidentemente, desmadrando la fórmula y pasándola de rosca, para acabar configurando ese subgénero que podríamos denominar como comedia gamberra adolescente (que fue derivando hasta los más actuales "American Pie"). Destacar también la presencia en el reparto de varias caras que posteriormente se harían enormemente populares, por ejemplo, uno de los protas es un jovencísimo Ron Howard, quien acabaría siendo un aclamado y oscarizado director de cine, responsable de films como "Cocoon", "Willow", "Apolo 13" o "Una mente maravillosa". Otra de las caras que llama la atención es la de un desconocido Harrison Ford, quien volvería a ser reclutado por Lucas para hacer de Han Solo en "Star Wars", papel que lo catapultó a la fama. 

Preparados para una carrera de coches

Debbie (Candy Clark, incomprensiblemente nominada al Oscar)
Señalar para ir finalizando dos aspectos que me parecen bastante insultantes de la película y que, en mi opinión prueban irrefutablemente, lo muy sobrevalorada que está. Uno es que la actriz Candy Clark, que hace del personaje de la interesada Debbie, fue nominada al Oscar como mejor actriz secundaria por este papel. Sinceramente es algo que me parece inconcebible, por favor, peña que haya visto el film, decirme ¿qué puñetas hace esta chica de especial para merecer dicha nominación? No lo entiendo. Y dos, esa patética escena que ya he mencionado antes en este comentario, en la que el personaje de Harrison Ford y una chica (la novia de Ron Howard), se estrellan dentro de un coche haciendo una carrera. Bueno, vemos como el coche da varias vueltas de campana y arde en llamas hasta el punto de explotar, sin embargo, estos personajes que, supuestamente iban en el interior, salen ilesos, vamos sin ni un solo rasguño (lo única que sale perjudicada es la camisa de Harrison Ford). Muy creíble todo, sí señores. En fin, que esta escena concreta para mí, resume bastante la pantomima que supone en conjunto dicho film, inmerecidamente destacado con el paso del tiempo, como una gran joya. Quizás si Lucas no lo hubiese petado con "Star Wars" a día de hoy hubiese caído en el más justo de los olvidos, a pesar de que, no dudo de su importancia, a la hora de influenciar múltiples comedias adolescentes durante el resto de la década de los setenta y ochenta, infinitamente superiores, considerándolas como vehículos de diversión y entretenimiento. Por cierto, la banda sonora, repleta de éxitos de los cincuenta y los sesenta, sí que es verdaderamente entrañable y bonita (algo bueno tenía que tener, ¡hombre!)

Accidente sin víctimas mortales 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada