sábado, 24 de mayo de 2014

Regreso al futuro 2 (1989) de Robert Zemeckis



¡El DeLorean en 2015!
Una vez más hoy ha tocado volver al futuro a bordo del fantástico DeLorean en compañía de Marty McFly (Michael J. Fox) y Doc (Christopher Lloyd) para vivir nuevas y emocionantes aventuras, pues la cadena de televisión "Cuatro" no está regalando las emisiones de las entregas de esta entrañable saga tan nostálgica y maravillosa. Bueno, en 1985 la primera "Regreso al futuro" se convirtió en un pelotazo tan tremebundo que obviamente, tanto el productor Steven Spielberg, como el director Robert Zemeckis y demás miembros del equipo, no lo dudaron mucho, dicho film iba a ser prolongado (como si lo vaticinasen, muy acertadamente dejaron el final abierto de la primera película). Pero lo curioso es que la planificación del proyecto no fue vista como una sola película, sino como una trilogía (a lo "Star Wars"), por lo que esta segunda película fue ideada y rodada de manera simultánea, que la tercera, estrenada un año después. De esta forma Zemeckis se convirtió en el primer director en aprovechar un solo rodaje para filmar dos películas y así aprovechar medios, decorados, reparto, y demás (posteriormente Peter Jackson haría lo mismo con la trilogía de "El señor de los anillos"). Eso sí, al comenzar dicho rodaje Zemeckis se topó de golpe con dos problemas, uno llamado Claudia Wells y otro Crispin Glover, los cuales supusieron ciertas trabas a la hora de haber facilitado la labor de filmación.

Así, supuestamente, deberían de ser las pandillas de adolescentes
en la actualidad (muy rollo a lo "Curso de 1984")

Escena final de l original "Regreso al futuro"
La primera fue la chica que interpretó a la novia de Marty, Jennifer, en la película original, cuyo personaje era imprescindible en esta secuela, ya que tiene más relevancia y participación. Pero, la colaboración de Claudia Wells fue imposible, realmente no conozco a ciencia cierta la causa, ya que he leído varias fuentes las cuales algunas señalan que fue por indisposición al estar embarazada y otras por una grave enfermedad sufrida por la madre de la actriz (yo espero que el motivo fuese el primero). Fuese como fuese, contar con Claudia para el papel nuevamente quedó descartado desde el principio y ahí entró a formar parte del reparto, una joven Elisabeth Shue (ya reconocida gracias a la entrañable "Karate Kid"), quien se convirtió en la sustituta para hacer de Jennifer. Para justificar este notorio cambio, a Zemeckis se le ocurrió rodar tal cual la escena final de la primera "Regreso al futuro", pero con Elisabeth Shue en el lugar de Claudia Wells, para no incorporar dicha sustitución tan de golpe (por cierto, me sorprende lo casi idénticas que son ambas escenas, ¡gran trabajo de Michael J. Fox y Christopher Lloyd!, porque prácticamente no se distinguen una de la otra, clavaron hasta los gestos de sus personajes).

La misma escena pero sustituyendo a Claudia Wells por Elisabeth Shue

Marty y su madre (Lea Thompson) en 2015
El segundo problema fue Crispin Glover, quien hizo del padre de Marty en la primera y se le volvió a requerir para esta segunda, en el mismo rol. Pues bien, el señor Glover se debía de creer una estrellita del copón que con toda la jeta pidió más dinero por su trabajo. Debió de pedir una bestialidad, porque le dieron una soberana patada en el culo y eligieron a otro actor, Jeffrey Weissman, para que encarnara el mismo papel (caracterizado, para que no se notara el cambio, en sus escenas ocurridas en 2015), y a un doble que simulara ser él mismo (en las escenas del film ocurridas en 1955, siempre tomado de espaldas y ligeramente desenfocado), además de algunas imágenes de archivo del primer film, lo que llevó incluso el tema a asuntos legales, por lo visto Crispin Glover se creía que su imagen era de oro o algo así, ¡vaya creído el tío! Pero, a pesar de los inconvenientes el equipo hizo un trabajo cojonudo y tiró para adelante con la profesionalidad que ya les había caracterizado cuatro años antes y la cosa les quedó de puta madre.

''Tiburón 19", ¡menuda publicidad futurista!

''Siempre quise tener unas, ¿algún día las inventarán?"
Se agradece que prácticamente el resto del reparto se mantuvo, y éstos nuevamente volvieron a cumplir de manera sobresaliente con sus respectivos roles, véase a Lea Thompson como la madre de Marty, a Thomas F. Wilson como el villano Biff, incluso a Billy Zane -el futuro prometido de Kate Winslett en "Titanic"- como uno de los matones compinches del propio Biff (cada uno en sus respectivas décadas, irán siendo magnamente caracterizados para dar el pego del paso del tiempo por ellos). Así pues esta secuela engloba aún más el transcurso del tiempo que el DeLorean se recorrerá, desde 1985 hasta 2015, desde 2015 hasta 1985 y finalmente de nuevo desde 1985 hasta 1955. Fantasía y humor se entrelazan otra vez para que la diversión y el entretenimiento no falten en ni un solo segundo del metraje y ¿qué queréis que os diga?, adoro "Regreso al futuro" pero es que esta secuela me gusta todavía más. Me parece que ofrece un nuevo guión la mar de inteligente magistralmente conectado con los sucesos de su antecesora y aporta unas novedades a la misma la mar de interesantes y originales; prueba esto que una secuela no es siempre innecesaria, si se sabe hacer como Dios manda.

Los problemas de jugar con el tiempo, ''¡menudas pintas lleva la mama!''

Marty escondiéndose de su otro ''yo'' en 1955
Ya puestos quiero decir que me hace mucha gracia la imagen que allá por los ochenta se tenía acerca del futuro. Parte de este film se desarrolla en 2015, para el cual nos queda como quien dice un suspiro. A día de hoy se hace curioso el dato de cómo se imaginaba la peña que transcurriría la vida en un ambiente futurista, con coches voladores, hologramas, ropa ajustable, y demás parafernalias técnicas que a día de hoy continúan perteneciendo al mundo de la más descabellada ciencia ficción. Mi pregunta es, ¿de verdad se imaginaría la peña que estos avances llegarían a existir? Una persona de mi generación quizás encuentre cómico el hecho de que la respuesta llegase a ser que sí, ¿quién sabe?, quizás dentro de otros treinta años chismes semejantes se conviertan en realidad (aunque al paso que vamos creo que la visión más certera del futuro es la que personificó "Mad Max" o films semejantes). Volviendo a la peli, lo dicho, es magistral, portentosa, ideal para pasar un gran rato distraído, con una historia atrapante e inteligente. Viéndola hoy he llegado a notar ciertas lagrimillas nostálgicas caer por mis mejillas, y es que ¡me trae tantos recuerdos!, ¡la magia de los ochenta! Eso sí, me parece, visto lo visto, muy poco acertado el haber dejado abierta la historia para posibilitar la existencia del próximo episodio, y es que ya lo digo, viendo lo maravillosas que son la primera y la segunda, yo me declaro enemigo acérrimo de la tercera, aunque eso ya lo explicaré en su correspondiente comentario.

Aquí Billy Zane repitiendo su rol de matón de la primera parte

*Como curiosidad: esta peli supuso el debut en la gran pantalla de un jovencísimo Elijah Wood (quien posteriormente sería Frodo en "El señor de los anillos"), en una pequeña aparición.

Aquí Frodo Bolsón con ocho añitos

*MI MOMENTO FAVORITO: me fascina todo el tramo acontecido en 1955, en donde Marty (Michael J. Fox) tendrá que arreglárselas para arreglar todos los entuertos para que el futuro no se vaya a la mierda, pero evitando a la vez coincidir con su otro yo, mezclándose así los hechos acontecidos en la primera película. Eso demuestra imaginación a la hora de hacer un guión, ¡joder!

Marty las pasará canutas otra vez en 1955

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada