jueves, 8 de mayo de 2014

Rodan (los hijos del volcán) (1956) de Ishirô Honda



Dura jornada en la mina
Tras el grandísimo éxito de "Godzilla, Japón bajo el terror del monstruo", los miembros de la productora japonesa Toho, se pusieron manos a la obra para elaborar films de temática similar a su film estrella, para intentar emular un éxito similar y a su vez, exportarse al terreno americano, en donde estaban triunfando las películas de ciencia ficción en los que era notoria la presencia de monstruos gigantes que producían estragos entre la población. Así el país más castigado por la energía atómica parecía seguir dejando clara su protesta a través de monstruosas creaciones que, a través del celuloide, convertían en víctimas a su desdichada población. Con el mismo director de "Godzilla", Ishirô Honda, que ya había demostrado una excelente labor de realización en dicho film, se dispusieron a crear otro kaiju-eiga (nombre por el que se denominó a este tipo de películas realizadas en terreno oriental), con otro monstruo tan imponente como el propio Godzilla. Bueno, así nació Rodan, un inmenso pterodáctilo que pondrá patas arriba Japón, como hacía escasos dos años antes había hecho su compadre sáurico. 

Algo peligroso causa bajas en la mina

¡Mutaciones peligrosas!
Todo comienza cuando, los trabajadores de una mina subterránea, se topan con unas horrendas criaturas que los atacarán. Estos seres son una especie de orugas gigantes que al salir al exterior de la mina, provocarán el pánico en las ciudades más cercanas. No obstante, con la participación del gobierno de por medio, estos peligrosos bichos mutantes, consiguen ser eliminados. La paz parece volver a instaurarse en la comunidad, pero lo que nadie sabe, es que lo peor está por llegar. Estos insectos no eran más que el sustento de una criatura más mortífera que habita en una cueva oculta más allá de los oscuros túneles de la mina, esta criatura es Rodan. El pterodáctilo gigante alzará el vuelo con muy malas pulgas y procederá a la destrucción de las urbes más cercanas, porque este bichito es capaz de crear con sus alas, peligrosísimos vientos huracanados capaces de derrumbar hasta el edificio más alto. Ni el ejército parece poder deternerlo, así que hacer frente a esta amenaza supondrá mortal. 

¿De quién es ese gigantesco huevo?

Mini-Rodan hace su aparición
Pues bueno, en sí "Rodan" es un clon de "Godzilla" (línea que seguirían los numerosísimos kaiju-eiga que se proseguirían haciendo durante décadas posteriores), una estructura narrativa similar y un devenir de los acontecimientos que poco se modifica con respecto al primer film de Ishirô Honda. El aspecto más notorio de la película, por supuesto, es el diseño del propio monstruo, que resulta bastante original y, para la época, molón. Los efectos especiales (como siempre digo, teniendo en cuenta el momento en que se llevó a cabo) son de primerísima calidad; a destacar la construcción de geniales maquetas, las cuales eran destruidas para simular los ataques del monstruo sobre la ciudad. En sí todo lo referente al aspecto visual es muy decente, incluso superior a muchas otras producciones del estilo americanas, mucho más patateras y de andar por casa. La película es bastante amena y entretenida; teniendo en cuenta también, por supuesto, que se da por sentado que sabemos lo que nos vamos a encontrar y que las sorpresas en su argumento, son más bien pocas o casi nulas. "Rodan" se terminó convirtiendo en otro gran éxito, incluso obtuvo una potente distribución fuera de su país, lo que le proporcionó cierto y merecido estatus de culto dentro del amplio universo de las monster movies, lo que a su vez provocó más que la Toho siguiera probando nuevas propuestas para sacara a la luz nuevas películas con distintos monstruos tan originales como destructivos. Sin más, una película muy disfrutable para todo aquel admirador de las monster movies de antaño. 

¿Es posible que sigan existiendo los pterodáctilos?

*MI MOMENTO FAVORITO: los ataques por parte de Rodan a la ciudad, elaborados mediante excelentes maquetas y efectos muy artesanales entrañables. 

La ciudad a punto de ser devastada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada