viernes, 23 de mayo de 2014

La novia del monstruo (1955) de Ed Wood



El Dr. Eric Vornoff (Bela Lugosi)
Echando una miradita hacia el pasado, podemos comprobar que el cine casposo, el cine basura, ha existido prácticamente desde siempre y durante los cincuenta, nadie contribuyó tanto a la causa, a la hora de hacer auténticos clásicos mierderos, como el señor Ed Wood. Sí señores, este director que aspiraba a ser como Orson Welles, personaje al que admiraba, sirvió de referencia a Tim Burton en 1994 para realizar la película que lleva por título su propio nombre, "Ed Wood" y fue catalogado como el peor director de cine de todos los tiempos. Tal cual (bueno, Ed Wood fue malo pero viendo la gran cantidad de morralla que ha ido saliendo en esta industria, yo dudaría si dicho título sigue resultando a día de hoy, igualmente merecido). Pues bien, este señor consiguió una minúscula financiación (de vaya usted a saber dónde) y se puso manos a la obra la adaptación de un guión configurado por él mismo (¡Dios nos coja confesados!). 

El secuaz del doctor, Lobo (Tor Johnson)

Aquí realizando experimentos en el laboratorio
"La novia del monstruo" sirvió de testimonio para reflejar las nefastas condiciones profesionales que estaba viviendo el que antaño, había sido una de las más grandes estrellas del cine de terror, Bela Lugosi. El pobre estaba pasando tales apuros económicos, y estaba tan acabado en el terreno cinematográfico, que ni la sombra de su emblemático "Drácula", le fue suficiente meritoria para evitar que el final de su carrera fuera tan tristemente lamentable. Así, cobrando una absoluta miseria (si es que llegó a cobrar algo), Lugosi aceptó protagonizar esta basurilla fílmica, interpretando a un científico loco, que se dedica a someter a seres humanos a la radiación, con el fin de crear un superhombre. No sólo esto, también es el responsable de la concepción de un inmenso pulpo, que será responsable de numerosos estragos en la zona (se comenta que dicho pulpo fue alquilado por Wood a los estudios Paramount, el cual ya habían utilizado en el film de aventuras "Piratas del mar Caribe" en 1942). De por medio habrá una especie de trama policial, desempeñada por un un teniente (Tony McCoy) y una periodista (Loretta King), quienes descubrirán las malvadas intenciones del doctor y le plantarán cara. En fin, que nada se puede llegar a destacar (positivo, me refiero) de este film. 

Pelea de gatas. La prota, Loretta King (la morena) y Dolores Fuller (la rubia).
Fuller era la amante de Ed Wood, e inicialmente iba a tener el papel de King, o sea, la
heroína principal del film. Pero por varias movidas, King acabó siendo la "estrella".
Esta decisión rompió la relación entre Fuller y el director.

Una malísima ambientación, una dirección plana y sin garbo, unos aberrantes decorados, unas actuaciones nefastas, una trama absurda y ridícula y unos efectos especiales de auténtica pena, son a grandes rasgos sus características esenciales, vamos, marca inconfundible de la filmografía de Ed Wood. Como parte positiva, que el que se digne a tragársela, sin lugar a dudas se pasará la hora y diez minutos que dura, descojonándose de risa (aunque ésta no fuese la intención original de su creador). 

¡El pulpo gigante ataca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada