jueves, 15 de mayo de 2014

El proyecto de la bruja de Blair (1999) de Daniel Myrick, Eduardo Sánchez



Los tres chavales protagonistas
Para abordar el comentario de "El proyecto de la bruja de Blair", creo que es necesario hacerlo desde dos puntos de vista distintos; uno como producto de marketing y la repercusión que como tal, tuvo en la evolución del cine y otro, como película en sí. Como todo (pero absolutamente todo) el mundo sabrá, este film se trata de un falso documental, rodado con cámara en mano (algo que está muy de moda en la actualidad), para transmitirnos supuestamente con más realismo, las desventuras de un trío de nóveles cineastas que se pierden en un bosque de Maryland, rodando un documental sobre una bruja que en el siglo XVIII, sacrificaba niños por esos lugares. Pues bien, esta discretísima película, rodada con un presupuesto ínfimo, dio la vuelta al mundo y se convirtió en uno de los taquillazos más impresionantes de la Historia del cine y a su vez en uno de los films más rentables de todos los tiempos (superada únicamente por la posterior "Paranormal Activity"). ¿Cuál fue el secreto de su éxito? Si bien es verdad que en sí, en la forma de presentar la película, sus realizadores no fueron del todo pioneros, ya que se sacaron de la manga la inspiración del film italiano "Holocausto caníbal", que sí que fue, podríamos decirlo, el creador por excelencia del found footage, falso documental, o como se quiera llamarlo, allá por 1980. 

Preparándose para rodar en el bosque

Heather (Heather Donahue)
Pero, donde sí que fueron verdaderamente originales estos aguilillas es en crear toda una historia a través del film y convertirlo en un éxito viral a través de Internet. ¿Cómo lo hicieron? Pues bueno, crearon una página web ficticia en la que se hablaba de la historia de la bruja de Blair, con imágenes, testimonios y demás rollos, para que la peña tuviese conocimiento del tema; todo esto antes de que la película fuese filmada. Posteriormente se creó el bulo de la desaparición de los muchachos, los tres protagonistas de la cinta. Vía Internet, hicieron eco del triste suceso que había supuesto el hecho de que estos jóvenes hubiesen partido para realizar un documental sobre la bruja en cuestión  y nunca más se hubiese sabido nada de ellos. Diseñaron carteles y todo, para dar realismo a la cosa, y además mantuvieron escondidos a los actores, para que la gente se pensase que había desaparecido de verdad (algo que Ruggero Deodato también había hecho con los de "Holocausto caníbal"). Y por último, llegó el broche final, la película en sí, una vez filmada y montada, cuando ya esta lista para estrenar, extendieron la coletilla de que se trataba de material filmado por los chicos desaparecidos, tal cual, por lo que se trataba del testimonio dramático de unos chicos y casi con seguridad, el reflejo de sus últimos alientos de vida. ¿Guay verdad? 

Uno de los carteles que informaban sobre la falsa desaparición del grupo

No cabe duda que a la hora de generar morbo y expectación en el público, estos tíos Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, fueron unos cracks, apostaron por una nueva fórmula de publicidad y salieron victoriosos, porque lograron que una película que, de no haber sido por semejante parafernalia marketiniana, ni Dios se habría fijado en ella (ni mucho menos hubiese conocido un estreno tan multitudinario), se convirtiese en el centro de atención de un altísimo porcentaje de espectadores que acudieron a las salas de cine para visionarla. Eso es tener visión de futuro. No se le puede negar también que la película presentó un claro ejemplo a seguir, pues fueron, siguen siendo, y con casi toda seguridad serán, innumerables los muchos found footages que comenzaron a salir como churros al mercado, muchos (véase como "Rec" o "Paranormal Activity") con gran éxito (se ve que estamos en la era del found footage, que sale hasta en la sopa). 

Por el bosque, de aquí para allá, ¡qué aburrimiento!

Inquietante figura
Bueno, pero eso sí, una cosa es que como material publicitario "El proyecto de la bruja de Blair" haya sido algo brillante, en cuanto a preparación y ejecución y que merecidamente, sus autores viesen recompensados sus esfuerzos y otra muy distinta es que la peli en sí, sea buena. Ahora voy a comentar mis impresiones sobre "El proyecto..." como espectador que se sienta a disfrutar de eso llamado cine. Bueno, "la bruja de Blair" me provocó un sentimiento muy profundo que todavía sigo arrastrando a día de hoy, y es mi repulsión y odio rotundo a los found footages. Sí, sí, sé que hay a mucha peña a la que le apasionan, porque los consideran realistas y más aterradores, pero yo sinceramente tengo que decir que (la gran mayoría) me parecen infumables. Recuerdo que vi esta película allá por 1999, yo tenía 11 años y acudí a unos multicines de mi ciudad, Oviedo, que ya hace pila de tiempo que desaparecieron. Recuerdo que fui a ver otra película, a eso de las 16h de la tarde y que una vez finalizada ésta, justo en la sala de al lado comenzaba "El proyecto de la bruja de Blair". Bueno, como no había nadie que vigilase, y mi familia iba a tardar un rato largo en venir a buscarme, me introduje en la sala (recuerdo esto, porque fue la única película de mi vida, en la que me colé, sin pagar) y me senté atrás del todo, en el mismo pasillo. Pues bueno, como quien no quiere la cosa, me la acabé tragando, y bueno, me dejó con dos sensaciones muy arraigadas. 

Curiosa escena, la chica va corriendo porque algo la está persiguiendo, pero entonces
¿como se explica el hecho de que detrás vaya el compañero que la está filmando?

Al sitio no le vendría mal una manita de pintura
Una, con un mareo de tres pares de cojones, y dos, con un aburrimiento supremo. Dichas sensaciones se me han vuelto a manifestar cuando le he dedicado alguna vez algún visionado más para comprobar si mis impresiones de niño se habían visto adulteradas con el paso del tiempo. Pues no. "El proyecto de la bruja de Blair" me parece un soberano coñazo, nada se ve, nada se descubre y en resumidas cuentas, nada interesante te cuenta. Vemos, pues eso, a los tres chicos protagonistas vagando por el bosque, de aquí para allá, de pronto se asustan y exclaman: ''¿qué será eso?'', y ¡catapum!, es la rama de un árbol que la mueve el viento, y así todo el rato durante la insufrible hora y diez minutos o así que dura (que se hace eterna). Habrá quien diga que eso supone una buena treta para ambientar e inquietar, a mí me parece una treta mejor para incitar al público a echarse la siesta. Luego está el tema del modo en como está filmada, pues vale, ya sé que está hecha así por el tema del realismo y por dar la sensación de ser una grabación casera y amateur real, pero ¡por favor!, ¡qué espanto!, ¿quién coño se puede tragar una película así sin sufrir profundas jaquecas? En serio, verla en el cine, recuerdo que se me hizo un auténtico soponcio, tenía la sensación de haberme montado en una montaña rusa durante más de una hora, salí de allí haciendo eses, vamos, una sensación enormemente desagradable. Y todo esto, ¿para qué? 

''¡Buaaaahhh, todos vamos a morir. Buaaaaahhh!''

De cara a la pared
Para que al final, en definitiva, nos quedemos igual que al principio. ¿Qué les pasó a los chavales? Incógnita. ¿Los mató la bruja? Incógnita. ¿Existía la bruja de Blair? Incógnita. ¿Fueron sacrificados por algunos homicidas que rendían culto a la propia bruja? Incógnita. Y así con cara de idiota, te vas a tu casita con la sensación de haber perdido el tiempo. ¿Ésta es la película que vendieron como lo más aterrador jamás concebido en la Historia del cine? Pues lo siento, pero conmigo no hizo ningún efecto, y ¡ojo!, la vi con 11 añitos, hoy en día ya es que no me sirve más que como mero vehículo para coger el sueño una noche de insomnio. ¿Es "El proyecto de la bruja de Blair" una película importante? Indudablemente sí, el tiempo ha demostrado que ha sido todo un ejemplo a seguir y además su éxito la han convertido en una pieza clave del género. ¿Es "El proyecto de la bruja de Blair" una mierda? Desde mi punto de vista, rotundamente sí, además de una grandísima pérdida de tiempo. No nos engañemos, fue llamativa en su momento, por todo el entorno que la apoyó y la curradísima campaña que le sirvió como promoción, pero seamos francos, a día de hoy ¿a quién le puede llegar a dar miedo?, y más con lo ultra-explotado que está ya el puñetero found footage. Yo desde luego, no quiero volver a verla ni en pintura, ¡qué grandísimo petardo, por Dios!

La supuesta cabaña de la bruja de Blair

1 comentario:

  1. TRUÑO, basura, coñazo, mierda... ¡La película más sobrevalorada de la historia!

    ResponderEliminar