sábado, 3 de mayo de 2014

Jeepers Creepers (2001) de Victor Salva



Los hermanos Trish (Gina Philips) y
Darry (Justin Long) de road trip
Con esta película me pasó una cosa que realmente me ha ocurrido muy pocas veces en mi vida, refiriéndome a mi experiencia como espectador cinematográfico, y me explicaré. Recuerdo haber visto un reportaje hablando sobre esta peli, en un programa que emitían aquí en España hace ya un porrón de años que se llamaba "Cartelera", en la que se repasaban los estrenos del cine cada semana. Pues bueno, coincidiendo con el estreno de "Jeepers Creepers" le dedicaron una sección a dicho film, poniéndolo por las nubes, recogiendo críticas y testimonios que apuntaban que era una película muy aterradora y algo muy vistoso en el género de terror, a la par que original, y que además estaba siendo amparada por un notable éxito de taquilla mundial. Detalles de la trama dieron los mínimos, así que la verdad, se me hizo la boca agua y mis ansias por verla alcanzaron unos niveles exagerados. Recuerdo además, fue en el 2001, que fue la película con la que inauguré los cines de Parque Principado, un centro comercial en mi ciudad, Oviedo, que en aquél momento eran lo más de la modernidad y comodidad, así que digamos que "Jeepers Creepers" podía haberse convertido en todo un acontecimiento para mí. 

Una siniesta camioneta hará acto de presencia en su camino

Pero no lo fue. Cuando vi la película me pareció una soberana mierda, así de claro lo digo. Me pareció horrenda, una porquería y una decepción grandísima. Pero como ya he dicho al comienzo de mi comentario, con esta película me ha ocurrido algo muy poco común, y es que a pesar de que mi recuerdo de ella era mundanamente negativo, un par de años después decidí darle una oportunidad más, ya en formato doméstico (vía VHS) y sorprendentemente, en esta ocasión podría decir que hasta me gustó. En sucesivos visionados que le he concedido (no muchos, la verdad, quizás un par de ellos más), pues tengo que decir que fui descubriendo méritos en ella que la primera vez que la vi en cine, no había sabido valorar, por lo tanto digamos que a día de hoy mi concepción de esta peli podría asemejarse a la de un pequeño y entrañable clásico. Dicho esto, comentaré alguna de mis impresiones sobre la misma. 

El ocupante de la camioneta deshaciéndose de ¿unos cadáveres?

''No es una buena idea meterse a husmear ahí dentro''
El problema principal que le veo a "Jeepers Creepers", y por ello no me parece un film de terror maestro, es que comienza de una forma muy potente y brillante (recuerdo que en el cine llegó a intranquilizarme) y posteriormente nos ofrece un tercio final bastante flojo, típico y decepcionante. La verdad es que el film apuntaba maneras para convertirse en algo un tanto fuera de lo común. Todo comienza con un viaje por carretera en coche, de los dos protagonistas, dos hermanos, Trish (Gina Phillips) y Darry (Justin Long), que se dirigen a casa de sus padres, por una carretera solitaria y la verdad poco recomendable para hacer un viaje tranquilito. Este inicio de road movie apacible enseguida se torna siniestro y tenso, cuando aparece en escena una misteriosa camioneta que trata de embestirlos, sin motivo aparente. Tras dar esquinazo al temerario conductor, los chavales continúan despreocupados el viaje, pero poco después volverán a toparse con el inquietante vehículo y algo más aterrador, a su ocupante lanzando por una especie de tubería algo envuelto en una sábana, que parece ser una pareja de cadáveres. Los chavales entonces se convertirán en el blanco de la ira de este enfurecido conductor, iniciándose una frenética y peligrosa persecución a vida o muerte. 

Grotesca obra de Arte

Hasta aquí todo podría parecer indicar que "Jeepers Creepers" es una nueva vuelta de tuerca a la historieta de psicópata al volante que hace la vida imposible a unos apacibles transeúntes, cuyos otros ejemplos cinematográficos los encontramos en "El diablo sobre ruedas" de Spielberg o "Nunca juegues con extraños". Pero no, la película da un giro tremendo cuando descubrimos la identidad de este psicópata tan particular, que va persiguiendo a la pareja de chavales protagonista; y ahí es donde empieza a fallar el film. 

Carne fresca para el creeper

¿De dónde demonios ha salido este ser?
Resulta que este tipo no es un ser humano normal, sino una criatura (de la que desconocemos sus orígenes), que hace su aparición cada 23 años y durante 23 días, va alimentándose de personas humanas, lo suficiente como para abastecerse y aguantar otras dos décadas escondido hasta su próxima aparición. El monstruo, es casi invencible y no se detiene ante nada una vez ha puesto el ojo en una víctima, así que durante el tercio final veremos los intentos de los jóvenes por intentar desembarazarse del ataque de esta criatura, una especie de cruce entre un murciélago gigante y el monstruo de "Depredador" (también me recuerda mucho al aspecto del anfitrión de "Creepshow 2" -interpretado por Tom Savini-). Como ya he dicho, "Jeepers Creepers" muestra su mayor atractivo en su parte inicial, con una atmósfera cojonuda que logra intranquilizar de verdad. El uso del suspense es muy bueno y la verdad consigue meterte de lleno en la historia, con suma facilidad ofreciendo alguna escena impactante de veras. 

Jeepers Creepers... y el monstruo aparece

El personaje de la médium (Patricia Belcher) creo que sobraba un poco
Pero, lamentablemente una vez descubierto el pastel, el suspense se esfuma y la película abandona, en su tramo final, la originalidad que parecía caracterizarle y el uso del terror psicológico para naufragar en una serie de clichés del género muy manidos y muy poco sorprendentes. El final, no me gusta para nada, y es algo ante lo que me mantengo firme a través de los sucesivos visionados que le he dedicado. Por ello, la primera vez que la vi en el cine salí con una sensación tan mala, que en mi mente se anuló todo lo bueno que había observado con anterioridad, lo que me hizo inclinarme a tachar el film como mierda pura. Ya lo digo "Jeepers Creepers" no es una mierda, posee múltiples aciertos, una realización acertada, una ambientación que es con diferencia lo más aprovechado y conseguido de la película, y un par de escenas lo suficientemente impresionantes como para hacerla recomendable. Eso sí, no puede uno sentir cierta sensación de decepción una vez acabo su visionado, pues creo que podría haber dado para mucho más. En mi opinión el resultado habría sido mejor si hubiesen mantenido mayor suspense en torno al monstruo, y así creo que habrían labrado con creces muchas de las pegas que se le pueden poner a la película en su tramo final. 

El creeper tomando un piscolabis 

¡No hay escapatoria!
Destacar también la labor del chaval protagonista, Justin Long, que hace una interpretación magnífica, ¡vaya caretos que pone el chico!, ¡parece reflejar auténtico terror de verdad!, me parece de verdad que hace una caracterización sobresaliente y muy conseguida. No puedo decir lo mismo de su compañera femenina, Gina Philips, pues aunque no lo hace mal, se ve más artificial y por lo menos, para mí, menos creíble. Comentar dos curiosidades más, como que se puede encontrar en los entresijos de la producción un nombre tan popular como Francis Ford Coppola (que ejerce de productor ejecutivo) y que el título hace referencia a una viejísima canción de los años treinta que se titula precisamente así (la cual ha sido interpretada por múltiples artistas desde Louis Armstrong hasta Frank Sinatra), la cual indica en el film al ser escuchada, la aparición del espantoso villano. Bueno, sin más ni más, una película que sin ser precisamente buena, sí me parece un tanto entrañable, lo suficiente como para haber anulado esa nefasta percepción que tenía de ella al verla en mi niñez, con posteriores visionados que me posibilitaron empaparme de sus notables aciertos. No obstante, podría haber sido mucho más mejorable. 

Tras 23 años, al bicho le toca comer

*MI MOMENTO FAVORITO: una de las escenas más acojonantes, sin dudas, de la peli. Ésa en la que Darry (Justin Long) se topa con un espectáculo increíblemente sádico, la guarida del monstruo, donde ha ido recopilando todos los cadáveres de los que se ha ido abasteciendo con los años, componiendo una especie de inquietante composición artística. 

Una versión grotesca y aterradora de la capilla Sixtina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada