miércoles, 14 de mayo de 2014

Society (1989) de Brian Yuzna



El prota, Bill Whitney (Billy Warlock)
En pocas películas como en "Society" podemos presenciar lo mejor, sin duda, en su parte final. La película la verdad es que me ha parecido fascinante. Aparte de ser una discreta peliculilla cercana a la serie B, hay que destacar las narices y agallas de Brian Yuzna (creador junto a Stuart Gordon de joyitas como "Re-animator" y "Resonator") a la hora de realizar semejante film tan,... tan,... la verdad es que me quedo en blanco a la hora de encontrar una adjetivo que lo defina debidamente. Me hace gracia que muchos consideren magníficas críticas hacia la sociedad films como "El club de la lucha" por ejemplo, glorificando su "ingenio" en la presentación de su guión. Francamente no creo que exista una crítica tan mordaz, satírica en ciertos términos y devastadora sobre la sociedad como este film. 

''¿WTF?''

¡Qué retorcidos son los miembros de esta sociedad!
Un film lleno de puntos positivos, uno de ellos su protagonista (el "vigilante de la playa" Billy Warlock), un chico con el muchos podríamos sentirnos identificados, alguien que, a pesar de vivir aparentemente una vida cómoda y "feliz", se siente desplazado, siente que no encaja, que algo no cuadra en su ambiente. ¿Es un bicho raro? Más adelante descubriremos que el "bicho raro" resulta ser el más normal de una podrida sociedad, repulsiva, obscena y realmente asquerosa. Esta palabra define a la perfección el final del film, un final tan espectacular, tan desagradable y tan impactante que resulta difícil olvidarse de él. Toque ochentero añadadido, "Society" es un film extraño, original, no sé si sería debidamente enmarcado dentro del terror (francamente el film no es nada aterrador), pero sin lugar a dudas posee algunas de las escenas más asqueantes que he presenciado en muchos films, escenas que desprenden una imaginería (dentro de lo desagradable) deslumbrante, con efectos sorprendentes y sobre todo un buen par de huevos para mostrarlos en la pantalla. 

Billy no encaja en su entorno

¡Qué mal trago amigo!
Es un film que hoy en día, con casi toda seguridad sería inviable, pero es que los tiempos han cambiado, ya lo he dicho muchas veces, para peor..., este fino edulcoramiento que del que el Séptimo Arte está siendo presa, es verdaderamente incómodo y repulsivo (con lo que hoy cuesta mostrar una simple tetita, los quince minutos finales de "Society" vendrían a ser considerados algo así como el colmo de la obscenidad y la demencia). Yo lo recomiendo fervientemente, aunque no a estómagos extremadamente sensibles o mentes fácilmente impresionables. Los que se animen a verla, sin lugar a dudas, descubrirán una película de lo más curiosa, original y (para bien o para mal) difícilmente olvidable. 

''Hijo tenías razón, soy un caraculo''

*MI MOMENTO FAVORITO: el excesivamente grotesco y estomagante final, en el que los miembros de la refinada sociedad, a la que hace alusión el título, se mostrarán tal como son. 

''Cualquiera acepta un pase V.I.P. de este clan''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada