sábado, 31 de mayo de 2014

Regreso al futuro 3 (1990) de Robert Zemeckis



Marty McFly (Michael J. Fox) y Doc (Christopher Lloyd)
ahora en el Salvaje Oeste en 1885
¡Gran pinchazo! Tras dos magnas joyas del cine fantástico como fueron las dos magnas (valga la redundancia) secuelas anteriores, el equipo decidió hacer una tercera que cerrase la historia de manera definitiva, y no se les ocurrió otra idea mejor que ambientarla en al Antiguo Oeste. ¡Craso error! Yo me declaro enemigo acérrimo del western, no por nada en concreto, sin más porque me parecen la mayoría de las películas que lo componen, extremadamente repetitivas y muy poco variantes con el paso de los años (no por nada, ha sido un género que ha caído bastante en desuso, y ha quedado muy alejado de ser el género estrella que fue antaño). Por ello que "Regreso al futuro 3" esté ambientada en un escenario de western, para mí supone una auténtica lacra. Pero, no sólo por este detalle considero que esta tercera parte es muy floja, sino porque además creo que no es ni la mitad de entrañable, ni divertida, ni original que sus antecesoras. 

Huyendo de los indios en el DeLorean

Marty frente a un antepasado suyo
Me da la sensación por momentos de que está concebida con cierta desgana, como si sus creadores ya no hubiesen sabido exprimirle todo el jugo que lograron extraer de ellas durante las dos magníficas primeras películas. En "Regreso al futuro 3" no hay escenas memorables, ni se presiente esa frescura argumental, ni parece que Marty McFly (nuevamente el genial Michael J. Fox), ni Doc (nuevamente el magno Christopher Lloyd) estén en su salsa. La combinación western, comedia, ciencia ficción; creo que no se puede negar, resulta bastante equívoca. Como película de entretenimiento, bueno, podría llegar a pasar, pero en serio, ¿puede ser comparable esta flojucha aventura con la magnificencia que la precedía? Para nada. Recuerdo que de niño, por supuesto la vi en la tele, una tarde en TVE-1 (al igual que las otras), y me desencajaba. 

En el Oeste son todos muy chulos

La Srta. Clara Clayton (Mary Steenburgen) se
unirá como compañera de aventuras temporales
Yo quería ver a Marty en su patinete, quería verlo de nuevo metido en nuevos entuertos para ecualizar la futura estabilidad de su familia, quería volver a ver esa compenetración existente tan memorable con Doc. ¿Dónde estaba todo aquello?, ¿dónde quedó la sorprendente imaginería demostrada por el equipo a la hora de mostrarnos su imagen del futuro en el año 2015?, ¿cómo era posible que ese despliegue visual se viese ahora sustituido por un puñado de casetas cutres y cuatro decorados mal contados de tabernas cochambrosas?, ¡joder!, ¿dónde estaba el espíritu juvenil que caracterizaba a la saga?, ¿por qué coño habían eliminado el elemento adolescente que era distintivo hasta el momento? Demasiado porqués me planteaba yo, los suficientes como para llevarme una desilusión mundana cuando finalizó. Hoy la han emitido en el canal "Cuatro" y he vuelto a visionarla y he tenido la misma sensación. Viendo "Regreso al futuro 3" no me he visto invadido de esa mágica nostalgia que me sobrecogía viendo las dos primeras películas. Ya lo he dicho, no es tan entrañable, no es tan divertida y lo peor de todo no tiene ese toque tan especial y maravilloso de sus antecesoras. 

Planificando la nueva vuelta al futuro

Doc es el más rápido del Oeste
Francamente me parece un fiasco como secuela y una forma un tanto mierdera de finiquitar una maravillosa saga. Repito, para pasar el rato puede valer. Pero eso para mí no es suficiente, después de dos fantásticos rubíes, te sueltan en toda la cara una baratija de imitación. ¡Y se quedaron tan anchos! Bueno, decir que aunque la película, por razones evidentes, fue un éxito de taquilla, se notó un notable descenso de recaudación. Recordemos que la primera película había hecho en taquilla (sólo en Estados Unidos), más de 200 millones de dólares, pues bueno, esta tercera hizo 87 millones, sí, fue mucho dinero, pero en comparación de cifras se puede comprobar que el descontento del público se hizo notorio y que la propuesta, no resultó tan certera. Para mí, esta secuela era innecesaria, al menos tal como la concebieron (para esto, yo habría preferido que hubiesen cerrado la historia con la segunda). Me hubiese molado haber disfrutado de más aventuras de Marty y Doc, pero como Dios mandaba, no con un espectáculo tan deplorable y falto de carisma. Pero bueno, esto fue lo que se hizo y así quedó las cosa. Triste pero cierto, por lo menos siempre nos quedarán la primera y segunda parte para disfrutar de la esencia de ese gran cine de entretenimiento que se hacía en los ochenta, y que hoy en día se encuentra lamentablemente casi obsoleto. 

Marty se reencuentra con Jennifer (Elisabeth Shue) ya en 1985

*MI MOMENTO FAVORITO: el único que me llamó especialmente la atención, es ése en el que intentan regresar a 1985 valiéndose de una locomotora. 

El último viaje del DeLorean

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada