jueves, 29 de mayo de 2014

Amadeus (1984) de Milos Forman



Wolfgang Amadeus Mozart (Tom Hulce)
Será una película magna, habrá ganado 8 Oscars y estará realizada de manera fascinante desde el punto de vista técnico, pero no nos engañemos; esta película es aburrida hasta el paroxismo. Recuerdo su visionado como una de las pesadillas más angustiantes que me he pasado ante un televisor, mis incesantes miradas al reloj para ver cuánto le quedaba para acabar y mis constantes cabezadas del sueño que me entraba (¡y ojito, que dura tres horas!, ¡ahí es nada!). Juré por Dios que nunca volvería a ver este "Amadeus" tan aplaudido y vitoreado por la crítica, y bueno, hasta a día de hoy, lo he cumplido (ningún tipo de actividad me ha vuelto a vuelto a suponer una obligación tener que tragármela nuevamente). Y yo me pregunto, y muy sinceramente lo hago: ¿de verdad algún crítico de estos sabiondos ha sido capaz de aguantar este truño sin quedarse dormido? 

El mayor rival de Mozart, Antonio Salieri (F. Murray
Abraham, digno ganador del Oscar al mejor actor)

De verdad, Mozart es un auténtico idiota
No me lo imagino la verdad. No le puedo negar lo objetivamente innegable, porque en el apartado visual la película es verdaderamente una maravilla: gran fotografía, gran dirección artística, gran vestuario (Oscars sin lugar a dudas merecidísimos en tales apartados), así como la interpretación de F. Murray Abraham es para quitarse el sombrero, genial en todos los sentidos, una de las mejores interpretaciones que he visto premiadas con el premio dorado al mejor actor, logrando la caracterización de un demente Antonio Salieri, enemigo acérrimo de nuestro protagonista, Mozart, que abraza de lleno la perfección. Eso sí, desde mi punto de vista, no puedo decir lo mismo del trabajo de Tom Hulce, que cumple la labor de encarnar al propio Amadeus. 

Mozart con su esposa, Constance (Elizabeth Berridge, la rancia
protagonista del slasher"La casa de los horrores")

¡Qué mal yu yu! Podría ser perfectamente el
atuendo de cualquier psycho-killer 
No quiero decir con esto que el actor no haya cumplido con los requisitos que le exigieron para el papel, pero lo que sí me irrita es la propia concepción del personaje de Mozart, un tipo inaguantable, estúpido no, lo siguiente, un bobo sin concisiones, más pesado y más repugnante que el visionado completo de la película. El film está basado en una novela de gran éxito de Peter Shaffer, quien además se encargó de la elaboración del guión, el cual lejos de presentarse como una biografía verídica del magno compositor, resulta ser un relato más próximo a la ficción, pues según los historiadores, la relación entre el propio Mozart y Salieri, no era tan virulenta ni excesiva como muestra el libreto aquí presentado, y por supuesto, Mozart no era el niñato cantamañanas gilipollas que aquí nos reflejan. Sin más "Amadeus" compone un biopic totalmente inventado y caricaturizado, fundamentado en una base real con la figura de ilustre figura del compositor como motor de arranque. Resumiendo, como ya he señalado, elaborando un análisis objetivamente en cuanto a apartados técnicos, "Amadeus" es excelente; desde mi punto de vista subjetivo es una castaña muy gorda, apta para esas personas que presumen de gustos refinados y que la glorifican sin cesar como una obra maestra, que en sí lo es: una obra maestra del aburrimiento infinito. Ideal para combatir el insomnio. Eso sí, tengo que decirlo, el póster siempre me ha molado un huevo. 

Un Salieri tan demente como cascadete

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada