viernes, 16 de mayo de 2014

Mundo caníbal (1977) de Ruggero Deodato



Robert (Massimo Foschi) y Rolf (Ivan Rassimov)
En 1972, el film italiano "El país del sexo salvaje" había sido un gran éxito, por lo tanto se convirtió en el primer film en tratar la temática de caníbales selváticos (cuya pieza más famosa y representativa fue "Holocausto caníbal"). Pues bien este film iba a ser algo así como una especie de secuela explotativa del film de Lenzi, y para ello se pensó en él mismo para volver a desempeñarlo, junto a la misma pareja protagonista de dicho trabajo, Ivan Rassimov y Me Me Lai. No obstante, Lenzi rechazó la idea (volvería al género con la más potente y ultraviolenta "Caníbal feroz") y el proyecto cayó en manos del carnicero Ruggero Deodato, realizador de la posterior "Holocausto caníbal", por lo que este "Mundo caníbal" le sirvió como experiencia previa para tomar los mandos de su film más popular (también en eso de torturar a pobres animales ante la cámara, para ofrecer sádicos y repugnantes espectáculos para deleite de los más débiles mentales). Pues bueno, Deodato se puso tras las cámaras, el equipo se trasladó al quinto culo del mundo (en esta ocasión a la selvática Malasia) y se emplearon en hacer una especie de divagación de la misma historia exacta de "El país del sexo salvaje", incluso por lo visto el propio Lenzi acusó de plagio a Deodato; bueno hay que tener cara, pues el propio Lenzi posteriormente adaptó el esquema de "Holocausto caníbal" para hacer "Caníbal feroz", ¡vamos, que eran tal para cual, los dos unos gilipollas! En fin.

Paseando por la selva, esto se encontraron

Robert capturado por los caníbales
La cuestión es que efectivamente, lo que ofrece "Mundo caníbal" es prácticamente una fotocopia de "El país del sexo salvaje", aunque con un par de divagaciones. La primera de ella y más evidente, es que a pesar de salir en ella, como ya señalé anteriormente, los mismos actores que protagonizaron el film de Lenzi, Ivan Rassimov y Me Me Lai, aquí ella se mantiene como indígena protagonista, mientras que Rassimov adquiere un rol muy secundario, recayendo el papel protagonista (el tipo civilizado que se convierte en presa de los caníbales) en Massimo Foschi (que la verdad hace muy bien el papel y por supuesto, debemos destacar que no se trata de una interpretación nada fácil que debió de pasarlas bien putas). Y la segunda que si bien "El país del sexo salvaje" no hacía un uso tan exacerbado de la violencia y presentaba un componente romántico más notorio (era una especie de Pocahontas para adultos, con una indígena y un tipo de nuestro mundo civilizado, digamos, viviendo un affair apasionado), aquí eso se elimina por completo y el film de Deodato adquiere más mala leche, más gore, más sangre, más visceralidad. Podríamos decir que "Mundo caníbal" ayudó más en profundidad a aplicarle las características representativas al subgénero de caníbales, cuya producción siguió extendiéndose durante el resto de la década y el inicio de la siguiente (por desgracia para los pobres animales que pagaron el pato de las excentricidades de unos mamelucos que se pensarían que estarían haciendo arte).

Hormigas devoradoras de carne

Robert y la indígena Pulan (Me Me Lai)
Así que lo que nos cuenta la película, es como dos tipos (Massimo Foschi e Ivan Rassimov), van a una mierda de expedición a la selva, tienen un accidente y se quedan perdidos por allí, ¡qué mala pata y qué grandísima jodienda! Pero para uno de ellos (Foschi), esto no resultará la peor de las experiencias, lo peor será cuando lo capturen una tribu de cabrones caníbales (nada pacíficos, como en "El país del sexo salvaje") que lo llevarán a su poblado y lo martirizarán y torturarán. Allí el pobre tipo acabará estrechando lazos (por así decirlo) con una de las indígenas (repite Me Me Lai, haciendo el mismo papel que en el film de Lenzi), aunque en esta ocasión no surgirá el amor entre ellos (incluso el tipo llega a violarla sin ningún tipo de reparo), con la que conseguirá huir del poblado, después de sufrir un soponcio inimaginable; en una tensa fuga a través de la profunda jungla. En lo personal, considero esta película de un mínimo interés para todo aquél que pueda llegar a disfrutar con el visionado de films con caníbales selváticos, o a los sádicos a los que les produzca algún tipo de enfermiza excitación contemplar el martirio de pobres animales pereciendo ante la cámara.

La pobre indígena, a punto de sufrir un destino terrible

El ser civilizado se vuelve salvaje
Como yo, no me englobo en ninguno de los dos casos, tengo que decir que en mi opinión, es una absoluta mierda. Un cagarro que propició la antesala de un film tan maldito como "Holocausto caníbal" y que a día de hoy, como mínimo, debería de ser víctima de un nuevo montaje para eliminar toda la barbarie que en ella se haya filmada. No digo esto como defensor a ultranza de la censura, todo lo contrario, soy partidario de que cualquier obra deba ser expuesta y presentada tal como su autor la ha concebido, siempre y cuando (¡y aquí está la cuestión!), su filmación no haya supuesto un delito. Como matar animales por placer, (creo yo vamos), es un crimen atroz, cruel e inhumano (a pesar de que los defensores de la tauromaquia se corran de gusto con ello), creo imprescindible el hecho de amputar esa cochambra insultante presente en el metraje de estos enfermizos films italianos sobre caníbales. La mierda de que esto se filmó hace cuarenta años, pues como que no me sirve, para algo existe eso llamado conciencia humana y si se supone que hemos evolucionado (cosa que dudo), creo que no supone algo descabellado lo que digo. Por supuesto, yo no pienso volverla a ver en la vida, al igual que muchas otras coetáneas del estilo, es más les dedico mi más profundo asco y desprecio.

A pecho descubierto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada