martes, 13 de mayo de 2014

El planeta de los simios (1968) de Franklin J. Schaffner



Taylor (Charlton Heston) capitaneando la nave espacial
¡Pedazo de clásico imperecedero de ciencia ficción! "El planeta de los simios" es un film que, a día de hoy, sigue deslumbrando por su exquisita originalidad y excelente calidad, a partes iguales. Un film mítico, cargado además de su parte crítica, que merecidamente se convirtió en un grandísimo éxito cuando se estrenó, suponiendo además todo un hito en la Historia del cine, dentro de su género. La película nos cuenta el viaje en nave espacial, de un grupo de astronautas, capitaneados por Taylor (grandioso Charlton Heston). Debido a un problema, la nave acaba estrellándose en un planeta desértico, a cuyo choque solamente sobreviven tres de los astronautas, Taylor entre ellos. Desubicados en este terreno desconocidos, los astronautas intentarán sobrevivir como buenamente puedan, hasta que se topan con nuevos humanos, los cuales tienen un comportamiento similar al de los antiguos cavernícolas, ni hablan, ni razonan, ni muestran signos de inteligencia muy avanzada. 

La nave sufre un desgraciado accidente

En cambio, descubrirán que la especie superior en dicho planeta, son los simios; orangutanes, chimpancés, gorilas, etc; están dotados de capacidad de raciocinio, son cultos y además confluyen una sociedad civilizada. Estos simios además, consideran a los humanos como a bestias, por lo que los astronautas serán capturados y recibirán un trato como tal (incluso alguno les servirá como cobayas para experimentos, porque entre los simios, hay científicos, pensadores, filósofos, vamos que están cultivados). 

Los tres astronautas supervivientes en un planeta...

...en el que los simios son inteligentes y doblegan a los humanos
Taylor será el único humano que se muestre ante ellos con capacidades afines a las suyas (desde su punto de vista), lo cual incitará para que dos simios que no sienten tanta hostilidad hacia nuestra especie, Cornelius y Zira (irreconocibles Roddy McDowall y Kim Hunter bajo el maquillaje), sino que la ven como objeto de estudio científico, acabarán convirtiéndose en aliados del protagonista y lo ayuden a escapar del terrible destino que le esperaba a manos del escuadrón formado por el resto de los simios. En compañía de una sexy humana "cavernícola", Nova (Linda Harrison), Taylor emprenderá una marcha en pro de encontrar respuestas que le indiquen en qué lugar se sitúa realmente. Claro que, la verdad es algo verdaderamente shockeante, bueno me imagino que el final, a día de hoy, prácticamente se lo conoce todo quisqui. Pues bien, como ya he dicho la película tuvo un éxito rotundo y una cojonuda aceptación por parte de la crítica. No es para menos, el film es un prodigio visual, sin tratarse de una magna producción excesivamente costosa, sus realizadores se las arreglaron para que cualquier aspecto técnico del mismo, brillara en exceso dándole el aspecto de ser un film de más envergadura del que realmente fue. 

Taylor tratado como un salvaje

Cornelius (Roddy McDowall) y Zira (Kim Hunter)
A destacar esos excelentes maquillajes que componen a cada uno de los personajes simiescos, que me siguen pareciendo a día de hoy, algo absolutamente impresionante (en su momento fueron premiados con un Oscar honorífico, pues todavía no se había añadido la categoría de mejor maquillaje para optar a la estatuilla dorada). Por lo demás el curre escénico es bárbaro gracias a una ambientación muy conseguida. Por otro lado, la historia es sencillamente genial, aventuras, ciencia ficción, crítica social, unidos en el mismo saco, componen un guión que aúna momentos brillantes y entretenidísimos por igual. En el campo actoral también tenemos un reparto de lujo, encabezado por Charlton Heston que consigue otro de sus más recordados y memorables papeles, acompañado de un puñado de actores muy profesionales que consiguen una performance de lujo, la mayoría con el doble mérito de portar sobre sí mismos el complejo y pesado maquillaje que los convierte en simios.

La sexy Nova (Linda Harrison)

Podríamos decir que 1968 fue un año verdaderamente redondo para la ciencia ficción, a escasas vísperas de que el hombre pisase la Luna (porque ¿en 1969 la pisó realmente, no?), el Séptimo Arte brindó dos clásicos absolutamente fascinantes y dignos estandartes, uno fue "2001, una odisea en el espacio" y otro fue la que nos ocupa. Por ello podríamos decir que la Historia de la ciencia ficción inició toda una etapa a raíz de sendas aportaciones, por lo que marca una página imprescindible. "El planeta de los simios" es una joya fabulosa, además generó una larga lista de secuelas que se siguen incluso propagando hasta a día de hoy, pues falta poco para que vea la luz una nueva aventura de la misma que si mal no me equivoco se estrenará en Julio de este 2014. Prueba irrefutable pues, de su gran y admirable valor. 

Taylor se rebela

*MI MOMENTO FAVORITO: ese épico final en el que Taylor (Charlton Heston) se retuerce de impotencia al conocer la atroz realidad de su situación.

''¡Malditos, yo os maldigo!''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada