sábado, 17 de mayo de 2014

Terror en el espacio (1965) de Mario Bava



Los astronautas protagonistas
Un pequeño clásico de serie B italiano (parte de la producción fue también española) de ciencia ficción, muy injustamente olvidado, que tiene más historia de la que parece a simple vista. "Terror en el espacio" es una pequeña obra de Arte y como tal está orquestada por un grandísimo artista, ni más ni menos que el creador del giallo, Mario Bava, un tipo que ha demostrado más talento, con una alarmante escasez de medios, a la hora de componer un film visualmente que muchos papanatas del panorama cinematográfico actual, con cientos y cientos de millones de presupuesto. Si digo que tiene más historia de la que parece a simple vista, fue porque este film tan aparentemente simple y obsoleto, fue una clara fuente de inspiración para la creación de uno de los clásicos del género más importantes de la Historia del cine. Me estoy refiriendo a "Alien, el octavo pasajero", para cuya concepción del guión, su creador Dan O'Bannon, tuvo muy en cuenta este "Terror en el espacio". Las similitudes argumentales son más que evidentes; un grupo de astronautas surca el espacio y recibe una misteriosa llamada de auxilio desde un planeta. 

La nave hace su aterrizaje en un planeta muy siniestro

Cuando aterrizan en este lugar se encontrarán en medio de un terreno hostil y aterrador, y localizarán una nave alienígena estrellada dicho lugar. Al introducirse en la misma, dos de los miembros de la tripulación, se toparán con el esqueleto de un enorme humanoide muerto en su interior, en misteriosas circunstancias (exactamente igual que en el posterior film de Ridley Scott). La respuesta a los inquietantes acontecimientos, vendrá dada por la presencia de unas extrañas formas de vida presentes en el planeta que dominarán la voluntad de los miembros de la tripulación (incluso después de estar muertos), un poco al estilo de "La invasión de los ladrones de cuerpos", anulando por completo sus propios sentimientos y emociones.

¡Qué fashion en es el interior de la nave!, ¿verdad?

Desde luego, no es el mejor planeta para haber aterrizado
La película, no lo vamos a negar, es cutrecilla, evidentemente, pero es que teniendo en cuenta la miseria de presupuesto con el que contaron para desempeñarla, es digno de admirar un resultado final tan óptimo. Esto fue debido, ya lo he dicho, a que la cabeza pensante del proyecto era el señor Bava, un tipo innato a la hora de crear grandes joyas visuales. Viendo la película, me parece muy sorprendente la cojonuda ambientación con la que lograron dotarla, teniendo en cuenta que contaron con cuatro escenarios de cartón-piedra y medios limitadísimos. Pero Mario Bava era un auténtico pícaro y se las compuso de fábula para elaborar excelentes trucajes visuales para componer un espectáculo digno (que ya hubiesen querido muchas producciones americanas de ciencia ficción de la época), véase maquetas en miniatura superpuestas mediante trucos fotográficos a los actores (para dar la sensación de grandilocuencia, por ejemplo de las naves espaciales -que no debían de medir más de 10 cm en la realidad-), juegos de espejos para que diese el pego de gran inmensidad (más allá del escueto espacio del estudio donde rodaban) y cantidades ingentes de niebla artificial para disimular todo tipo de artimaña técnica que resultase más cantosa de la cuenta. Añadiendo además un cuidado extremo de la fotografía y una colorista y preciosa iluminación (típica de sus piezas giallescas), pues el acabado final de la peli roza el más rotundo sobresaliente. 

Zombies espaciales

Starship Troopers
Sí bien es cierto que la estética (extremadamente hortera) de los sesenta no resulta muy apropiada para dar credibilidad, por ejemplo, a los vestuarios de los supuestos astronautas (canta a la legua el plástico más baratillo de los chinos), pero bueno este tipo de incongruencias, en mi opinión ayudan a darle cierto encanto a las producciones de esta época. Pero bueno, en resumidas cuentas es un clarísimo ejemplo de como el talento y las ganas pueden sopesar la escasez de medios, algo que muchos realizadores de hoy en día, podían aplicarse de vez en cuando, igual entonces, se hiciesen mejores películas; lamentablemente hoy se opta más por tirar millonadas en hacer grandes desastres. Volviendo a referirme a "Terror en el espacio", la película tuvo bastante buena acogida y logró una muy notable recaudación tanto en su país, como en el nuestro. También llamó la atención de los americanos, y logró distribución internacional a través de la productora "American International Pictures" (responsable de la gran parte de la filmografía de Roger Corman) con el título de "Planet of the vampires" (no sé por dónde verían ellos los vampiros, pero bueno). Lo más importante es, como ya he dicho, que fue lo suficientemente llamativa como para que futuros realizadores muy talentosos, se fijasen en ella para convertirla en un ejemplo a seguir y a raíz de ello se posibilitó la creación de nuevas y magnas obras del género, y todo gracias a una producción de cuatro perras. Si es que la magia del cine no tiene límites.

La escena del esqueleto del humanoide gigante que influenció a "Alien"

*MI MOMENTO FAVORITO: el tramo final delatará una sorpresita ciertamente inesperada.

"Este planeta tiene buena pinta para hacerle una visitilla''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada