lunes, 9 de diciembre de 2013

Carrie (2013) de Kimberly Peirce



Carrie White (Chloe Grace Moretz)
Bueno, bueno, aquí traigo una película que ya hace tiempo que tenía ganas de comentar, nada más y nada menos que otro de estos incesantes remakes que no hacen más que bombardear las taquillas actuales, a modo de plaga, dejando en completa evidencia la alarmante falta de ideas de los realizadores cinematográficos de hoy en día. Ahora le ha tocado el turno a una de las obras maestras del género más fascinantes de los setenta, un film grandioso e irrepetible, "Carrie" dirigida en 1976 por Brian De Palma, la cual además fue la primera de la adaptaciones cinematográficas de un texto del posteriormente famosísimo escritor Stephen King. En fin, ya digo de antemano que tengo mucho, pero mucho que comentar de esta nueva "Carrie", una versión que desde el inicio de su promoción anunciaban como una puesta al día de la peli original, pero mucho más fiel a la novela de su autor. Ya de antemano la coletilla de "adaptación más fiel" es algo que me repatea, ni que por el hecho de la existencia de esa fidelidad se diese por hecho que dicha adaptación tuviese que ser mejor; me parece una idea muy falsamente preconcebida. Sin ir más lejos, la peli de "El resplandor" de 1980, es un excelente film de terror y se pasa por el forro de los cojones la novela de Stephen King, y mencionando de nuevo la original de "Carrie", los mayores puntazos del film son precisamente invención de Lawrence D. Cohen, autor del guión, y del propio De Palma, que no existían en el texto de King (hasta el propio escritor alabó el trabajo de adaptación de su novela, señalando que con la película habían mejorado con creces su historia). Dicho esto, me voy a centrar en esta película. 

A Carrie le viene la regla

Las cabronas de las compañeras de Carrie
grabando un vídeo para humillarla
He de decir que soy, a priori, un ferviente enemigo de toda esta, en general, bochornosa tanda de remakes que contaminan el panorama cinematográfico actual. No porque esté en contra de que se rehaga una y otra vez una historia ya contada en sí, sino porque, la mayor parte de las veces, estas puestas al día de films (sobre todo de terror) de los setenta y los ochenta suelen estar bastante exentas de creatividad, son realizadas por el mero ánimo de lucro para que el típico productor avaricioso se beneficie del renombre de la peli en cuestión sin el más mínimo esfuerzo artístico con el que se hizo en su día la pieza original, y en un alarmante alto porcentaje de casos, suele ser un insulto atroz contra la versión anterior. Vamos que suelen ser una basura. Así que la verdad, el cuerpo me tembló cuando me enteré de que estaba a la vista la aparición de un remake de una de mis películas favoritas. Se me pasaron por la cabeza unas cuantas cuestiones entonces. En primer lugar porque la historia de "Carrie" fue original en 1976, pero en casi cuarenta años ha sufrido como mil imitaciones de su mismo esquema, ¿cómo iban a plantearla en 2013 de una forma que resultase mínimante interesante?. En segundo "Carrie" fue una peli muy políticamente incorrecta, trataba temas escabrosos como el maltrato, el fanatismo religioso (hoy muy peliagudo), tenía múltiples desnudos, una escena que incluía una menstruación más o menos explícita, en fin; los setenta fue una época muy rompedora en lo referido al cine de terror y al desquebrajamiento de muchos temas tabú. 

Carrie y la loca de su madre, Margaret White (Julianne Moore)

Los rancios de Tommy Ross (Ansel Egort) 
y Sue Snell (Gabriella Wilde) dándose el lote
Pero, paradójicamente, en 2013, hemos vivido un retroceso. El cine se ha edulcorado más, mostrar desnudos resulta casi impensable en una película destinada a un gran público, la violencia explícita está alarmantemente censurada (sobre todo si se trata de un film procedente de Estados Unidos, ¡vaya una coña!) y bueno meterse con el Catolicismo, puede ser algo demasiado arriesgado. O sea, ¿cómo iban a tener los santos huevos de abordar con el desparpajo que tuvo De Palma allá por 1976, temas como éstos tan "poco adecuados" para el público mayoritario? Tercero, "Carrie", guste o no, es un gran clásico, una de esas pelis que ha dejado página en el cine de terror, en mi opinión uno de esos estandartes casi intocables de la cinematografía del género, ¿podrían llegar a hacer algo tan bueno hoy en día? Para mí la respuesta estaba clara en todos estos planteamientos; este remake iba a quedar muy por debajo de la magna versión de 1976. Eso estaba claro, pero me quedaba otra duda, ¿seria un proyecto tan catastrófico, abominable y espantoso que insultase de lleno el buen nombre de la peli original? A mí me olía que desgraciadamente, así iba a ser. Pero bueno, como siempre digo, hasta no ver el material, no está bien criticar. 

Margaret obliga a rezar a su hija, para que esté limpia de pecados

Carrie investiga sobre sus poderes
Hace poquito me he visto por fin el dichoso remake y mis conclusiones han sido varias y dispersas. En primer lugar debo decir que ya de antemano venía precedido por una inmensa fula. Esa chorrada de que esto iba a ser una "adaptación más fiel de la novela de Stephen King" más que un remake al dedillo de la peli de De Palma, os puedo decir que es una mentira como un campanario. Bueno realmente, eso era algo que se podía presenciar en la puta mierda de trailers que sacaron de la propia peli en su fase promocional, un trabajo verdaderamente delictivo y suicida. No he visto en mi vida un trailer promocional más chapucero y mierdero, porque te destripa escenas clave y te cuenta casi al dedillo toda la película, y esa sensación tuve yo al verla, lo cual es un grandísimo error. Vale que los que conocemos la historia, sabemos qué va a pasar, pero ¡coño!, al menos ahorraros las pocas sorpresas que puede ofrecer el film en sus momentos clave. Pero bueno, la película de adaptación fiel tiene más bien poquito, ya que es casi un calco de la peli de 1976, salvo algún que otro momento puntual. Esto no hace más que dejar en evidencia tres cosas; una que está claro que la peña que ha hecho el film es muy perezosa y se ha dicho: ''¡qué narices, ¿para qué nos vamos a leer la novela de King si ya De Palma nos ha hecho el trabajo?, pues nada vamos a copiar la otra versión que para eso ya está hecha!''

El Cristo que sangra (sangre digital además)

Sue le pide a Tommy que lleve a Carrie al baile
Segunda, aunque los mayores detractores de la peli original la ataquen por sus licencias para con el libro de King, deben reconocer su poder icónico, la película original ha instaurado a "Carrie", no el libro, el recuerdo de la película ha derrocado al del libro, Carrie es y será Sissy Spacek, y en conjunto toda la fama que a King le ha aportado su creación (que es suya indudablemente) se la debe al trabajo de Brian De Palma, eso está cantado y con este remake acaban de confirmarlo, sino ¿por qué han tirado de la peli más que del libro? Porque, repito, el guión aportó una serie de puntazos que han elevado la categoría del producto al nivel de obra maestra del género. Y tercera, que todo el equipo de este remake son unos embusteros de mierda, vendiendo con todo descaro una adaptación fiel a sabiendas de que esto no lo era ni de blas. De hecho, para que os déis cuenta del engaño; en uno de los trailers se puede ver una ciudad en llamas, se deduce (aquél conocedor de la novela) que es Chamberlain, el pueblo donde reside Carrie. En la novela después de arrasar el gimnasio donde se celebra el baile, Carrie hace lo propio con todo el pueblo y con sus poderes lo destruye (como puede verse en la versión televisiva de "Carrie" hecha en 2002). En la peli de 1976, estos hechos no pudieron desempeñarse por la falta de presupuesto y sólo se presencia la destrucción del gimnasio, pues bien, a modo de gancho, los productores de este remake, en el trailer te dejan caer que Carrie aquí también se funde el pueblo entero, para que así encima parezca a su vez, una versión más fiel. Pues chicos y chicas, aquí destripo la fula, esa escena ¡SÓLO APARECE EN EL TRAILER!, porque en la peli se ve exactamente lo mismo que en la versión de 1976, o sea Carrie destruye el gimnasio y luego se va para casita, estrellando en el trayecto el coche de sus dos principales torturadores. 

Engañoso fotograma de un trailer en el que te dejan intuir que Carrie destruirá la
ciudad entera, como en la novela de Stephen King, ¡pero es mentira!

Debo decir que mis expectativas ante este trabajo eran muy negativas, pero aún así hice un esfuerzo e intenté disfrutar de la película, en la medida de lo posible. Así que una vez visionada debo señalar que efectivamente, tal y como me esperaba, este remake contiene un porrón de defectos muy apreciables. No obstante también tengo que reconocer, algo que no me esperaba que llegase a decir nunca en vista de mi amor por la peli original y las malas sensaciones que me transmitía esta nueva versión de la misma, que esta película también posee sus aciertos y estaría siendo injusto si se los negase de lleno. Así que sin más ni más voy a comentar sus, desde mi punto de vista, aspectos negativos y también los positivos; por supuesto haciendo las sendas comparaciones con la magna película original. Que sí, que las comparaciones son odiosas, pero vamos a ver; ¿acaso se creían los pelamangos autores de este remake que iban a lograr evitar dichas comparaciones? ¡Venga ya! Es lo que tiene rehacer un icono, un mito, una obra magistral; que su sombra siempre eclipsará y eso es lo que hace, indudablemente, perder a esta nueva versión. 

La Srta. Desjardin (Judy Greer) será una ferviente defensora de Carrie

Carrie es una crack haciendo levitar objetos
Bueno comenzaré por las cosas malas y ya os digo de antemano que si tenéis algo mejor que hacer, lo hagáis, porque me voy a extender y seguramente si os adentráis en la lectura de este mamotreto os aburráis un cacho. Avisados quedáis. Como ya he dicho, este remake es casi un calco exacto de la peli original. De antemano ya esto me parece bastante perjudicial, ¿a consecuencia de qué?; pues que todos los que ya hemos visto la original (y por cierto, sería un sacrilegio que quedase algún fanático del cine de terror sin haberla visto), no encontraremos absolutamente ninguna sorpresa. Sí, ya sé que tampoco es plan de que hiciesen una serie de cambios que la desvirtuasen del argumento original, pero es que no se molestaron en modificar ni los diálogos en la mayor parte de las escenas, lo que refleja un trabajo en la elaboración del guión muy pobre y muy escaso, no sé, si pretendes vender algo que tiene cuarenta años a una nueva generación, como mínimo nuevo guionista, exprímete algo más la cabecita, aporta unos diálogos más acorde con la época actual, intenta por lo menos ser algo más sagaz. Pero como ya he dicho se conformaron con hacer fotocopias exactas casi la mayor parte del tiempo. Señor adaptador, tiene usted un grato suspenso por perezoso. 

Chris Hargensen (Portia Doubleday) disfruta humillando a Carrie

Margaret, está tan chiflada, que se autolesiona todo el rato
Siguiente fallo. Resulta que en la peli se les ocurrió hacer la siguiente modificación. Mientras que la historia original de King y por supuesto la peli de De Palma, se desarrollaba en los años setenta, aquí la adaptan a los tiempos modernos; o sea que no haremos más que ver rodar i-phones, ordenadores multimedia y toda clase de tecnología moderna por la pantalla. Esto no estaría mal, la verdad, de no ser porque, otra vez el carajas del guionista se olvidó (o se rascó los huevos y le importó una mierda) de hacer las modificaciones pertinentes para hacer más coherente la historia; y me explico. La cagada la encontramos en el hecho de que Carrie no sabe de primeras lo que es la regla. Bueno, en la novela y en la primera película podría tener algo más de sentido la ignorancia de la chica, pero en ésta es inconcebible, ya que podemos ver en varias escenas como la propia Carrie tiene una posibilidad de acceso a Internet a través de los ordenadores de la biblioteca, y es más la chica los maneja a la perfección, incluso visita google y youtube con total normalidad, cuando se anima a descubrir aspectos relativos a sus poderes mentales. Por lo tanto se me hace ridícula la idea de que una chavala, hoy en día, por muy pava que sea, con todos los medios estos hoy ya a su alcance, siga sin saber lo que es la regla. Esto se podría haber solucionado de una manera muy simple y nada desmesurada; haber ambientado la peli en los setenta; ¿por qué no? con el remake de "La matanza de Texas" lo hicieron y les quedó muy bien. 

Carrie se ve obligada a utilizar sus poderes contra su madre

En fin, es una opinión porque de lo contrario se me hace toda esta historia bastante absurda. Como también me parece un tanto absurdo el inicio. En él vemos, en una escena añadida que no estaba en la peli original (de las pocas), a la madre de Carrie, Margaret pariéndola en la cama. Resulta que la mujer no sabe que está embarazada, cree que tiene un tumor y que el parto es la señal de que se está muriendo; sólo cae en la cuenta cuando ve entre sus piernas al bebé recién nacido. Digo lo mismo, la señora Margaret White por muy palurda que sea y muy fanática religiosa, se me hace demasiado gilipollas la idea de que no se haya enterado de que lo que significa estar preñada, y menos en los tiempos de hoy, porque Chamberlain (donde se desarrolla la peli), no es que sea la América profunda ni un pueblo alejado de la civilización. De nuevo el señor guionista se merece un capó por no haber sido más atento con cuestiones como éstas, por muy acompañada que ésta vaya con la coletilla de "más fidelidad" al texto original. 

Carrie se prepara para ir al baile en contra de la aprobación de su madre

Carrie llega al baile acompañada por Tommy
El siguiente error garrafal, y aquí empieza a pesar la magna película original, es el casting. En este sentido quiero no incluir a las dos protas, Chloe Grace Moretz y sobre todo, Julianne Moore, cuyos siguientes comentarios no van dirigidos a ellas. De hecho, ambas dos son los únicos aciertos de un casting bastante nefasto, constituido por unos secundarios de pena. Mientras que la película original estaba formada por un grupito de actores jóvenes, en su mayoría, además inexpertos que llenaban de frescura al film y que convirtieron a sus personajes en elementos que engrandecían el conjunto general de la peli, aquí pasa todo lo contrario. Por ejemplo, unos personajes vitales como son los de Sue Snell y Tommy Ross, los aliados de Carrie (en la original los fantásticos Amy Irving y William Katt), aquí son verdaderamente horribles, tanto tratados en el guión, como personificados por sus actores; que por desgracia son lo peorcito de la película, la tal Gabriella Wilde (Sue) y Ansel Egort (Tommy) son nefastos, de verdad, sosos y rancios hasta el extremo; se nota que han sido puestos ahí por ser unas caritas guapas y por tener él musculitos y ella un par de bufas considerables, y no por sus atributos interpretativos que son escasos no, escasísimos. 

Empieza el baile de graduación

Aunque un poco mejor retratados están los personajes de los villanos Chris Hargensen y Billy Nolan (en la original los geniales Nancy Allen y John Travolta), poco se puede destacar de las interpretaciones de sus actores Portia Doubleday y Alex Russell; en este caso no es que sus actuaciones sean una mierda como los otros dos, pero son menos carismáticos que los de la peli original (lo que me hizo estar echándolos constantemente de menos), sus apariciones tienen muy poca chispa y la verdad quedan relegados a ser unos meros secundarios sin la importancia argumental que poseían en la cinta original. Lo mismo le pasa a la bondadosa profesora de gimnasia de Carrie (en la original la tierna Betty Buckley), aquí Judy Greer que la verdad da un poco de vergüenza lo muy dada de lado que se encuentra en la historia, y por lo tanto no resulta ni lo más mínimamente entrañable. En resumidas cuentas los personajes secundarios están escritos un poco con el culo y los actores que se encargan de encarnarlos, o bien no aportan la más mínima chispa para hacerlos resultones, o lamentablemente ofrecen una actuación de mierda (de verdad es que Sue y Tommy se llevan la palma, son abominables).

Sorpresa, sorpresa, ¿alguién se imagina lo que va a hacer Margaret con este cuchillo?

Carrie y Tommy elegidos rey y reina del baile
Pero aquí no acaban los fallos y otro de los más garrafales es, la asquerosa, pésima y plana dirección. Resulta que se le dio bastante bombo al hecho de que la directora fuese una mujer, y que además ésta fuese Kimberly Peirce, la cual fue realizadora de una realmente genial cinta independiente llamada "Boys don't cry" que explotaba a la perfección el drama de unas jóvenes (y que además hizo que Hillary Swank ganase incluso un Oscar). Bueno, tengo que decir que da lo mismo que esta mujer aparezca en los créditos como directora, como si aparece Michael Bay o cualquier otro nombre. La señorita Peirce no aporta ni un solo toque de efectismo a la dirección de la cinta y aquí ya si la comparamos con el prodigioso trabajo de Brian De Palma, pues es que ésta se queda en bragas. El film posee un trabajo de cámara, que no es que sea una mierda, pero es que no es lo más mínimamente llamativo, por momentos te da la sensación de estar viendo cualquier capítulo televisivo de "Gossip Girl" o algo así. Ya no estoy pidiendo esos encuadres rebuscados típicos de De Palma, o esa doble pantalla que relataba los horrores del sangriento baile, ni siquiera ya por ser cándidos, esos majestuosos planos secuencia de varios minutos que te hacían sentir que estabas dentro de la acción. Simplemente pedía algo de técnica, de profesionalidad, que la directora impusiese su toque, su personalidad. Nada de eso existe, lo cual me hace pensar dos cosas; una, o que la señorita Peirce era una inepta (realmente su experiencia es nula hasta ahora) en el género y no ha tenido la más mínima picardía para hacer una peli de esta talla algo resultona; o dos (seguramente lo más probable), que simplemente haya sido una marioneta a la que le han dicho lo que hacer y cómo y ella se ha contentado con acatar, cobrar e irse a casa. El aspecto visual por lo tanto se merece el más soberano de los suspensos, no sólo por no ser ni tan siquiera algo innovador, sino por ser torpón y ciertamente televisivo, un asco si se tiene en cuenta que, encima, la peli ha costado 30 millones de dólares.

Chris y su novio Billy (Alex Russell) preparados para arrojar el famoso cubo sobre Carrie

¡Y la sangre cae!
Y seguimos con más fallos y ahora le toca el turno al contenido argumental. Sabemos de antemano que "Carrie" es una historia de bullying, malos tratos y posteriores venganzas. He llegado a leer por ahí que se ha señalado a la peli original como un poco descafeinada vista hoy en día. En cierto sentido tienen razón, no porque la película no sea efectiva, sino porque han transcurrido cuarenta años casi desde su realización y claro, la forma de tratar ciertos temas se ha quedado un poco desfasada. No obstante, siempre hay que tener en cuenta, y esto ya lo he dicho antes, que fue una película rompedora que presentó un esquema a seguir y que en su momento, fue una propuesta valiente a la hora de abordar temas políticamente incorrectos. Pues bueno, lo suyo sería, pienso yo, que a la hora de readaptarla a los tiempos modernos, seas más arriesgado todavía, se trate el tema del bullying de forma más cruda, más cruel. Estamos en 2013, lo que no se debería hacer es ponerte a hacer un film de hace cuarenta años, más descafeinado que el original; lo correcto sería pasarlo de rosca, ir más allá, sobrepasar ciertos límites que aquél (debido a las restricciones de su época) no pudo sobrepasar. Bueno, pues eso no pasa en este film. Es descafeinado, descafeinado, descafeinado. El acoso al que se somete a Carrie no es tan cruel como cabría esperar, es muy contenido, siempre da la sensación de que no se ha explotado con la intensidad que se podría haber hecho. 

Y la pobre reina queda de esta guisa

''Todos se van a reir de ti...''
El tema de las nuevas tecnologías es algo que si bien está presente, no me parece utilizado de la forma tan efectiva con la que se podría haber hecho. Lo mismo digo de su contenido violento. Habría estado bien ofrecer una matanza final en el baile repleta de escenas sorprendentes, con muertes vistosas y sangre por aquí y por allí, que se notase el desmadre y las pelotas de unos realizadores que desean atentar contra esa puritana moralidad que esclaviza al cine de hoy. Pues nada, el film es también súper contenido en este aspecto. Sangre hay, pero muy justita, muy justita. Habrá quien diga, "¡ah, pues es más sangrienta que la de 1976!'', pues sí, ¡sólo faltaría que no fuese así!, pero siendo francos, para ser una película de 2013 y vistas matanzas en otras pelis rollo "Saw" o "Hostel", esta "Carrie" sí que luce como un espectáculo infantil, al menos, como ya he dicho la original tuvo un par de huevos y en 1976 supuso toda una reivindicación, lo que obviamente ésta no se ha acercado lo más mínimo. En este sentido fue más acertada la tan odiada secuela de la original, "La ira; Carrie 2", ya que al menos en dicha peli no se cortaron un pelo a la hora de ofrecer un espectáculo sangriento que ya hubiesen querido atreverse a ofrecer en esta soberana ñoñería. Y por supuesto ya no hablemos del tema de los desnudos, todos aquéllos que recuerden la escena de la ducha inicial con las chicas con los senos al aire (es lo propio estando en la ducha), que se olviden de ver un mísero pezón aquí; todas tapaditas con sus toallitas que cogen frío, hasta Carrie sale de la ducha más tapada que un esquimal. O sea, que estamos ante una peli extremadamente light y cobarde, muy cobarde, por lo tanto de sorprendente tiene poco y menos. Ejercicio de renovación por parte de sus realizadores, suspenso con merecimiento. 

Adiós al pobre Tommy

Y Carrie se cabrea...
Pero, ¿qué queréis que os diga? Mi amor por la original me pide que la siga poniendo un poco a parir, aunque me imagino que como personas sensatas no habréis llegado con vuestra lectura hasta aquí. No obstante para aquel masoquista curioso que haya tenido el tiempo libre (qué aburrido) de haber proseguido la lectura, señalaré como otro puntazo negativo, la banda sonora de este remake. En sí, no es que sea algo negativo, la banda sonora no está del todo mal, además corre a cuenta de Marco Beltrami quien es el responsable de la magnífica musicalización de "Scream", pero creo que hablo de manera bastante objetiva si digo que pierde por goleada si la comparamos a las maravillosas piezas musicales que compuso el maestro Pino Donaggio para la versión de 1976. En sí, la banda sonora de la "Carrie" original era uno de sus puntos más sobresalientes a la hora de hacernos sentir lástima, pena, horror, intriga, durante el metraje. Echar un vistazo a la escena de la coronación de la peli original y comprobar el efecto tan magistral que produce la música; la tensión, la emoción; parece que vas a explotar en cualquier minuto, cada nota acompaña a una reacción de un personaje y si cierras los ojos pareces poder ver en tu mente ese cubo cayendo y salpicando la pantalla de sangre. Esas sensasiones son irrepetibles y por supuesto, la banda sonora de este remake no está a la altura, pero ni de coña. No transmite la más mínima emoción, es una banda sonora funcional, sin más, pero no memorable como la original. 

...y empieza a armarla gorda

¡Esto ya no tiene tanta gracia!
Y bueno para rematar toda la "maldad" de este remake voy a señalar otro último aspecto. Esta vez atañe a los propios poderes de Carrie, y es que sólo puedo decir: ''¡vaya sobrada!''. Vamos a ver, pase que por supuesto, esta Carrie tenga una mayor potencia telequinética por así decirlo, que la permita hacer cosas más estrambóticas que la de la peli original (obviamente los efectos especiales también lo han posibilitado). Pero de ahí a que sea una especie de Clark Kent, ya es pasarse de rosca. Y es que aquí Carrie no sólo mueve cosas con la mente, no, no; es capaz de fundir acero; ¡sí, como lo leéis!; en un momento determinado funde una cerradura como si fuera mantequilla; y la mayor sobrada de todas, ¡al lorito!; ¡puede hacer ecografías! Tal cual, la chica es capaz de ver a través de la entrañas de la rancia Sue y comprobar que está embarazada, incluso ve que es una niña. Es que además en cierto instante, vuela y todo. ¡Joder, esta Carrie es la leche!, ¡Ni que viniese de Krypton! En fin, una serie de avergonzantes idas de olla de los guionistas que no sé en sí como tomármelas. Lo que no cabe duda es que no pegan ni con cola y no hacen otra cosa que inundar la historia original de un cierto ridículo que te obliga a tomarte ciertos aspectos de la película a coña, lo que una vez más deja en evidencia la superioridad masiva del film original. 

La profe muerta de miedo

A esto se le puede llamar un baile "movidito"
Y bueno, a ver, prometí señalar, además con toda justicia, algún que otro aspecto positivo, que sí que también lo tiene; me ha costado encontrárselo, pero siendo francos son de obligatoria mención. Si hay dos personalidades que son dignas de destacar en la cinta, ésas son, como ya he dicho, las dos protagonistas: Chloe Grace Moretz y Julianne Moore. Sin lugar a dudas las dos realizan las dos actuaciones más memorables de todo el chapucero casting que compone la película. He de decir que en el caso de Moore, no me he llevado ninguna sorpresa; es una gran actriz y me esperaba que como Margaret White, la enloquecida madre de Carrie, estuviese fantástica y así ha sido. Debo decir que si tengo que escoger entre ella y la original Piper Laurie, me inclino por Laurie porque su interpretación del mismo personaje fue más excesiva y eso me parece un aspecto positivo, Moore la suaviza y la humaniza, no consigue ser tan odiada como la otra, Laurie logró hacer de una soberana hija de puta, una cruel bruja chiflada perdida y eso potenció que ese personaje fuese tan pesadillesco. La nueva Margaret es más normalita, está loca también e incluso se autolesiona, pero no alcanza los niveles de anacronismo de Laurie, por lo tanto me quedaré siempre con la interpetacion de la primera, aparte porque sin dudas es más icónica, aunque no con ello deba quitársele mérito a Moore, que ha salido victoriosa de semejante reto. 

¡La Carrie que vuela!

¡Peligro, ahí viene la loca de Margaret
White con cuchillo en mano!
En cuanto a Chloe, pues bueno, debo reconocer que de primeras me horrorizó que fuese la elegida para interpretar a Carrie. Y es que, aunque suene tópico quizás, Chloe es una ricura de chica, es súper mona y no pega para nada como el patito feo que describió Stephen King; una chica gorda y pecosa. Vale, habrá algún listo que diga que Sissy Spacek tampoco era gorda (pecosa sí era un cacho), por lo tanto tampoco era la idea concebida en la novela de Carrie en sí, pero seamos francos, Spacek daba el pego a la perfección debido a su físico, de ser una chica menos agraciada y menos vistosa. Nadie se tragaría que el hecho de invitar a una chica con el físico de Moretz, supondría un esfuerzo por parte de ningún chico, más bien todo lo contrario. Pero bueno, traté de ser bastante indulgente con la chavalina (además, destacar que es muy joven, sólo tiene 15 años) y la verdad me sorprendió. También lo digo, no le llega a Sissy Spacek ni a la altura del talón, porque la interpretación de Spacek fue desgarradora, magnética, soberbia; ¡es que Sissy Spacek ha logrado ser "Carrie", hostias! Nadie como ella podrá hacer el papel de una forma semejante. No obstante rompo una lanza a favor de Moretz, lo ha hecho francamente bien y ha afrontado también un gran reto de forma bastante notable, no me cabe duda de que se convertirá en una actriz de prestigio (Dios la salve de las drogas, y no siga los pasos de Lindsay Lohan). 

De paseito por Chamberlain con estas pintas

Y si tengo que señalar otro de los detalles más sobresalientes del film es sin lugar a dudas, y ¡ojo! que jamás pensé que fuese a decir esto, los efectos especiales. Me parecieron, francamente de gran categoría, en este aspecto sí que lucen con luz propia los 30 millonazos de presupuesto. Yo siempre me he declarado un enemigo acérrimo del exceso de la utilización de efectos digitales, porque me molan más los efectos convencionales pre-informáticos, aparte de que me parece que tienen más mérito. No obstante esta "Carrie" aporta una explosión de efectos digitales de una categoría excelente. La escena de la venganza en el baile, será el momento en el que tendrán mayor protagonismo, por supuesto, y sinceramente la película me dejó gratamente sorprendido en este aspecto, ya que supieron encontrar el equilibrio exacto; no son demasiado excesivos ni demasiado cantosos, todo lo contrario, están muy bien empleados y es digno reconocerle a sus realizadores que acertaron de pleno en este apartado; problablemente sea la película, de estas características, que mejor uso ha hecho de los efectos digitales y eso, a día de hoy, es digno de aplaudir. 

Tranquilos, la mano de Carrie no saldrá en esta ocasión de la tumba

Por último, y sí, parecía que no iba a llegar nunca, pero voy a concluir en breves; he de señalar una característica positiva del film, fundamental; y es que es indudablemente entretenido. Su hora y cuarenta minutos, la verdad, vuela; es ameno y distraido (como la original) y hay que reconocer que es muy efectiva a la hora de enganchar al espectador, tanto si ha visto la película original como si es su primera toma de contacto con la historia. Haciendo balance, a mí he de reconocer que para las malísimas expectativas que tenía de ella, me gustó más de lo que me esperaba. Eso sí, si la original es un diamante de veinte quilates, ésta es bisutería barata. Es una pena, porque francamente, aún siendo un remake totalmente innecesario, me da la sensación de que podían haber ofrecido un espectáculo mucho más sobresaliente si se hubiesen arriesgado más en la propuesta, si no hubiesen sido tan contenidos y tan poco arriesgados en su afán por ser tan políticamente correctos y si hubiesen cuidado muchos de los aspectos que he señalado. Prueba de ello son sus discretos resultados en taquilla, que si bien, no han sido malos del todo, distan mucho del grandísimo éxito que la original fue cuando se estrenó. Bueno en resumidas cuentas no es de lo peorcito que exista en el extenso mundillo de los remakes, aunque eso sí, este film será un mero suspiro, es la típica película que se ve fácilmente y más fácilmente se digiere y se olvida, mientras que la original se mantendrá imperecedera por los siglos de los siglos, como un gran clásico del género que es. 

Viendo este póster, ¿no parece que está anunciando
otra aventura más del universo Marvel?

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando Carrie (Chloe Grace Moretz) se carga a sus enemigos mortales, Chris Hargensen (Portia Doubleday) y el novio de ésta, Billy Nolan (Alex Russell), dentro de su coche. 

¡Frenado en seco!

2 comentarios: