martes, 17 de diciembre de 2013

El pirata y la dama (1944) de Mitchell Leisen



Donna St. Columb (Joan Fontaine)
R.I.P. (1917 - 2013)
Esta semana ha sido de luto, podríamos decir, para el cine con mayúsculas, pues en dos días han tenido lugar, el fallecimiento de dos grandes estrellas del Séptimo Arte, el del actor Peter O'Toole y de la magna Joan Fontaine (con nada más y nada menos que 96 añazos). Así que, como la ocasión lo requiere, he decidido romper ese ciclo navideño que he ido comentando en este blog, para rendir homenaje, con esta entrada, a la segunda de las tan señaladas personalidades cinematográficas. Joan Fontaine, será recordada especialmente por haber sido la musa del maestro del suspense Alfred Hitchcock en "Rebeca" y "Sospecha" (por la que incluso, ganó un Oscar a la mejor actriz), sin lugar a dudas sus interpretaciones más brillantes y destacables. No obstante, desligada de su vínculo con este directorazo, la Fontaine ha brillado con luz propia en otras producciones, como la que he decidido comentar, en homenaje a ella. "El pirata y la dama" es un film que mezcla el cine de aventuras con una romántica historia de amor. 

elpiratayladama 2
Donna encuentra su vida muy rutinaria y aburrida

La pobre Donna sufre el constante acoso del baboso
de Lord Rockingham (Basil Rathbone)
Su director, Mitchell Leisen, nunca ha logrado convertirse en un renombre en esto del cine, a pesar de haber parido alguna que otra joyita muy interesante como "La muerte de vacaciones" (el pastelón de "¿Conoces a Joe Black?" fue un remake de ésta), "La vida íntima de Julia Norris" (la cual le proporcionó un Oscar a la actriz Olivia de Havilland, hermana y ferviente rival de Joan Fontaine) o "Si no amaneciera"; muchas de ellas grandes éxitos de taquilla para la magnánima productora Paramount. A pesar de ello, el señor Leisen nunca fue considerado un gran artista ni un profesional de primera categoría, en detrimento de muchos otros nombres coetáneos suyos. Con "El pirata y la dama" hizo un muy efectivo ejercicio de realización. La película es una adaptación de una novela de Daphne Du Maurier, quien también había sido la autora de "Rebeca", y nos cuenta las peripecias de una joven inglesa de acomodada posición, Dona St. Columb (Joan Fontaine), que en pleno siglo XVII, está más que aburrida de su rutinaria vida, destinada a aguantar al petardo de su marido (Ralph Forbes), de una edad bastante más avanzada que la suya, y a garantizar del cuidado de sus hijos; le encuentra un nuevo sentido a ésta cuando conoce a un pirata francés, Jean (el supuestamente atractivo galán mexicano, Arturo de Córdova), quien la conquistará con su fina prosa y sus correctos modales (atípicos en un pirata, todo sea dicho). La muchacha, se quedará tan prendada de él, que abandonará su hogar por acompañarlo a vivir aventuras, surcando el mar, por supuesto con los consabidos desafíos que ello conlleva. 

El pirata galán, Jean Benoit Aubrey (Arturo de Córdova)

Jean y su prole de piratas
El film es correctito en líneas generales. En lo personal, que soy bastante enemigo de los tostones pastelosos, pues se me hizo un poco empalagoso en según que tramo, pero tampoco demasiado. Es decir, existe una historia de amor entre los dos protagonistas, que a pesar de ser el eje de la trama, tampoco se hace excesivamente pesada; quiero decir que puede ser un film perfectamente disfrutable, para todo aquél que, como a mí, no le entusiasmen las películas románticas. Tiene también bastantes escenas de aventuras, muy bien desempeñadas, en las que no falta acción, combates con espadas y demás características comunes imprescindibles en film, llamémosles de piratas. Donde la peli se lleva la palma es en su parte artística, pues posee una preciosa fotografía en color y una genial dirección artística, que con todo merecimiento fue premiada con un Oscar ese año. En cuanto a la vertiente actoral hay de todo. Para mí ver a Joan Fontaine (actriz que me enamoró sobre todo en "Rebeca"), pues siempre es un regalo, está bellísima y cumple con creces, aunque tampoco es su mejor interpretación. En cambio, el supuesto galán (y digo supuesto porque para mí es incomprensible que le pueda resultar a alguien lo más mínimamente actractivo) Arturo de Córdova, me mata un poco el film. He de reconocer que no lo he tragado mucho, no sé, el personaje en su conjunto me parece un petardo, con su corrección con su pedantería propia de todo cortejador creido, se me ha hecho un tanto insoportable. 

El pirata es súper cortés

"Sherlock Holmes" y el "Dr. Watson" frente a frente
En cambio los secundarios, me parecen el punto fuerte en lo referido al aspecto interpretativo, en especial debido a la aparición de una de las parejas cinematográficas más míticas del celuloide compartiendo presencia conjunta. Me estoy refiriendo a Basil Rathbone y a Nigel Bruce, los cuales coincidirían en varios films interpretando el primero a Sherlock Holmes y el segundo al Dr. Watson; que aquí demuestran ser unos secundarios de lujo; sobre todo Rathbone haciendo (como de costumbre) de un villano memorable, un tipejo detestable que acosa sin impunidad a la pobre Donna, casi ante las mismas narices del marido de ésta, que para colmo es amigo suyo. Bueno, "El pirata y la dama", un clásico de aventuras y romance, discretito y no excelente, pero a ratos ciertamente memorable y entretenido. En fin, como ya he dicho siempre es un regalo presenciar a una gran diva de la pantalla, arrolladora y eterna como Joan Fontaine; y éste es mi personal homenaje hacia ella. 

Jurándose amor eterno

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que el miserable de Lord Rockingham (Basil Rathbone) intenta violar a Donna (Joan Fontaine) y ella, para defenderse, le meterá una buena puñada, que acabará con su despreciable vida. 

''Pero, ¿qué confianzas son éstas?''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada