lunes, 30 de diciembre de 2013

Jack Frost (1997) de Michael Cooney



El psicópata Jack Frost (Scott McDonald) siendo todavía humano
Y ya que he comentado la versión de "Jack Frost" infantil, pues ¿qué mejor momento para comentar también la otra versión existente con el mismo título y temática, pero orientada a un público más adulto (podríamos decir)? Desde luego la otra es más famosa, al menos por la cantidad de veces que la han emitido diferentes Navidades por televisión, pero curiosamente ésta se hizo antes, lo que me choca es que con una misma historia y título, se hayan podido hacer películas tan diferentes. Si la otra "Jack Frost" nos presentaba a un buen hombre reencarnado en un muñeco de nieve y cuyo único objetivo, era seguir manteniendo el amor de su hijo y su mujer, ésta nos muestra como el muñeco de nieve guarda el alma de un asesino loquísimo y perturbado, al que no le impedirá nada su nuevo envoltorio helado, el seguir cargándose a la peña allá donde vaya. Curiosamente, a este asesino, lo iba transportando la policía en un furgón, para ser encerrado en prisión, cuando tienen un accidente en el que el psicópata acaba fundiéndose con la nieve y mutándose en un inmenso muñeco de nieve (valga la redundancia) con muy malas pulgas. 

El asesino Jack Frost convertido en muñeco de nieve

El sheriff que capturó a Frost y su esposa
El lugar donde ha tenido lugar tal desgraciado incidente, está cerca de un pueblecito, que está celebrando las Navidades, en el que vive el sheriff, gracias a cuya colaboración dicho asesino (por cierto, de nombre Jack Frost), acabó entre rejas; así que el muñeco de nieve diabólico no perderá el tiempo en intentar cobrarse su ansiada venganza. En términos generales me recordó un poco a "Muñeco diabólico", véase un asesino humano, cuya alma mortífera habita otro recipiente (aparentemente inamovible), a través del cual seguirá matando. Al igual que Chucky, este Jack Frost, es un cachondo, utiliza mucho la ironía a la hora de matar y recurre frecuentemente al chiste, mientras realiza todo tipo de bárbara y sádica acción. 

Empiezan a ocurrir muertes misteriosas en el pueblo

¡Cuidado tío, mira detrás de ti!
El film es una baratísima producción de serie B (de hecho destinada al mercado doméstico), de una realización muy cutre y patatera. Véase, malísimos efectos especiales, malísimos actores y en resumidas cuentas, malísimo todo lo referido a la puesta en escena. Eso sí, la película es divertidísima. A pesar de su posible vinculación con el género de terror (y más concretamente con el slasher), debido a su temática, la película es imposible que a nadie le transmita la más mínima sensación de repelús (tampoco creo que fuese ésa la intención de sus realizadores). Es más bien una parodia y como tal, pues desde mi punto de vista, es efectiva a grandes rasgos, porque conseguir que te rías, lo consigue y en varias ocasiones. Es tan disparatada y tan loca, que a mí la verdad, me llegó a molar. Eso sí, ya lo digo, es mala, muy mala; la condición para que su visionado resulte agradable es no tomarla en serio en ningún momento, porque entonces os parecerá un film rematadamente absurdo. 

Sangrientas Navidades tenga usted...

...y usted también
A destacar, por encima de todo, el personaje de Jack Frost (y no por su diseño, el cual no puede ser más cutre), sino por su concepción de villano; es la chispa absoluta de la película, aparte de su sentido del humor macabro. También me parecen curiosas algunas de las muertes que este sádico asesino tan particular, irá ofreciendo ante la pantalla; aunque, repito, su elaboración es tan amateur que se ven indudablemente pobretonas a nivel visual, pues son tan exageradas muchas de ellas, que se acaban convirtiendo hasta en resultonas y peculiares (incluso las hay que no escatiman en gore). Señalar como punto fuerte del film que ni él mismo se toma en serio y adopta su lado paródico con total desfachatez. En fin, recomendable para todos aquéllos fanáticos de los films más casposetes que se pueda uno topar por ahí. 

Jack enseña los dientes

*Como curiosidad; sale la atractiva y sensual Shannon Elizabeth, siendo todavía bastante desconocida, quien posteriormente tendría su tirada cinematográfica participando en pelis como "American Pie" o "Scary Movie" y que además protagoniza una escena de lo más hilarante que señalo como mi momento favorito de la película. 

Shannon Elizabeth haciendo de cachondona

*MI MOMENTO FAVORITO: el hilarante encuentro entre la joven Shannon Elizabeth y el muñeco de nieve asesino, el cual le pega un buen meneo en la bañera. Tan demencial como divertido. 

Hombre, así la cosa resulta un poco fría

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada