domingo, 29 de diciembre de 2013

Escalofríos (2007) de Gregory Jacobs



Los dos chavales protagonistas (Ashton Holmes y Emily Blunt)
¡Qué grandísima decepción me llevé con esta película! Vamos a ver, no me esperaba un peliculón, pero por lo que había leido sobre el argumento y lo que era la propuesta, me parecía un film a priori, bastante atractivo. La historia nos cuenta el desafortunado viaje de una joven (Emily Blunt), que pretende llegar hasta Delaware para pasar la Nochebuena con su familia. Como está estudiando bastante lejos, pretende tomar el autobús y pasarse unas cuantas horitas aburridas de viaje. No obstante, como última opción se entera de que un chaval (Ashton Holmes), se ofrece a ir en coche precisamente hasta Delaware, compartiendo gastos con un acompañante. La chica por lo tanto, ve la posibilidad de ahorrarse un dinero y requiere los servicios del chaval. Arranca el film y parece que va a deparar un espectáculo ciertamente vibrante y repleto de suspense, sobre todo cuando el chico parezca ocultar un objetivo extraño y siniestro, para llevar a la chica. Cuando ella lo descubra comenzará a desconfiar de él, lógicamente, porque no tiene pinta de que esté precisamente en sus cabales. La cosa se complica, el chico toma un atajo en medio de la nieve, alejándose de la autopista. Para colmo de males, los arrolla otro vehículo y tienen un accidente. Ambos se quedarán atrapados en el coche, que no arranca, en medio de un temporal de nieve y a unos cuantos grados bajo cero. Aquí no acaban los problemas, el chico se muestra especialmente obsesionado por la chica, y le confiesa que dicho viaje había sido un pretexto para quedarse a solas con ellas durante un tiempo, lo cual inquieta más a la chica. Pero por si no es bastante follón, descubrirán que por la zona pululan una especie de presencias amenazadoras e inquietantes, que no parecen de este mundo. Dicho todo esto, ¿a que la cosa pinta bien, eh? Yo así lo pensaba, porque contaba con esta información y me dije: ''joder, pues buena pinta tiene''.

Los chicos a punto de emprender viaje juntos

Una siniestra carretera
Bueno, pues naranjas de la China. La película es un auténtico tostón. No puede estar más mal llevada y todas sus posibilidades a la hora de causar inquietud, peor explotadas. El tema del chaval y su posible personalidad psicopática queda vergonzosamente disuelto en una trama que se torna absurda a raíz de la inclusión del terror sobrenatural. Unos ligeros toques de survival que posee el film, se ven lamentables, y digo lamentables, porque realmente tenían un excelente escenario para poner a los protagonistas en un aprieto tan chungo que no se logra transmitir al espectador; y es el enfrentarse con la propia Naturaleza y el peligro de morir congelados dentro de un coche a una temperatura bajísima a causa de un temporal de nieve. Pues no, se desaprovecha debido a un aburrimiento extremo, un ritmo pausado que estanca la pelicula y que logra que desconectemos alrededor del minuto 40 aproximadamente. Pero todavía es peor la trama sobrenatural. Resulta que la prota descubre que el lugar en el que han sufrido el accidente, ha sido también el lugar en el que periódicamente, año tras año, se han producido otros accidentes similares. ¡Al lorito! Ronda por ahí el espíritu de un sheriff cabrón, que en los cincuenta, asesinaba gente en ese mismo sitio y luego se deshacía de los cadáveres. 

Atrapados en la nieve

Siniestras apariciones
No quedó aquí la cosa, cerca de ahí había una cabaña habitada por unos monjes palurdos que dejaron morir al sheriff asesino, dentro de su coche en llamas, después de que éste sufriese un accidente; también en dicho lugar, ¡joder con el sitio! En base a estos datos, podemos intuir, porque nunca se nos explica en la mierda de guión que presenta el film, que el espíritu del sheriff es el que causa cada año el choque de diversos choques en ese mismo desvío; se ve que aún muerto sigue siendo un hijo de puta. También se deja intuir, que dicho espíritu provoca la muerte de los accidentados por medio de congelación, lo que logra con tan sólo tocarlos. Por ahí también se pasean los espíritus congelados de los monjes que no lo socorrieron en vida, supuestamente fue el sheriff quien los congeló, porque así es como se muestran, como témpanos de hielo andantes. Pero es que también, de vez en cuando se dejan ver los fantasmas de las antiguas víctimas del poli, sin ningún tipo de coherencia. Entre el barullo, la prota, intentará escapar una y mil veces del lugar del accidente, en medio de la tormenta de nieve, pero por alguna razón no consigue salir del puñetero lugar en cuestión y siempre acaba volviendo a él. 

Tieso como un palito de pescado

''Señor, ¿puede usted ayudarme?... ¡Oh, no!, ¡mejor no!''
Al final, y sí lo destripo para ahorraros la molestia de ver esta mierda, pasa la noche, sale el Sol y la chica, única superviviente, porque el supuesto chaval psicópata se congela, se escapa como si nada y es rescatada. ¡Tócate los cojones! Tragarte hora y media de truño lamentable para que no haya ninguna explicación y que te suelten ante las narices una historia llena de incongruencias demenciales. El film plantea un sin fin de incógnitas, consecuencia de un trabajo de guionización estúpido y confuso. Por ejemplo, ¿por qué cojones el chaval tomó ese desvío, directos a darse la ostia, sin ningún tipo de motivo aparente?, ¿cómo es posible que el espíritu del sheriff fuese capaz de provocar el choque que provocó que los chicos se saliesen de la carretera?, si se parte de la base que dicho desvío está condenado a sufrir periódicamente varios accidentes, ¿por qué las autoridades no hacen algo para impedirlo, no sé, por ejemplo potenciar la vigilancia?, ¿cómo demonios pueden seguir estando los cadáveres de los monjes en el mismo sitio donde se congelaron años atrás sin que nadie los haya descubierto? y lo más chocante ¿por qué cojones el malvado sheriff no congela a la protagonista, con la cantidad de ocasiones que se le presentan y opta por dejarla escapar como si nada? En fin, tal cantidad de subnormalidades que me parecen que lacran un film con muchas posibilidades para haberse convertido en un modesto thriller, o incluso un decente survival. No obstante, optaron por cagarla metiendo una trama irrisoria y sin sentido que ni tan siquiera resulta lo más mínimamente interesante como para entretener. Conclusión, es una mierda como un piano; una porquería que no merece la pena ni molestarse en visionar, afortunadamente está más que condenada al más merecido de los olvidos.

Los chicos dándose calor para intentar no congelarse

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada