sábado, 14 de diciembre de 2013

Saint (2010) de Dick Maas



''Abrir paso, que viene San Nicolás"
Desde Holanda, nos llegó esta cinta de horror navideño, y en contra de lo que a priori me parecía, es un auténtico horror. Cuando supe de su existencia, la verdad, me resultó una propuesta muy interesante; especialmente por dos motivos: el director y el tratamiento inicial de la historia. Su director es Dick Maas, un holandés que durante los ochenta tonteó en alguna ocasión con el género de terror y realizó un par de joyitas de cierto interés, como "El ascensor" y "Amsterdamned; misterio en los canales", dos pelis, que si bien no pasarán a la historia por ser de las más imprescindibles dentro del género, sí que eran como mínimo curiosas; e incluso ciertamente originales (sobre todo la primera mencionada). En cuanto al argumento en sí, pues me pareció muy atractivo. Resulta que el señor Maas nos planteaba el mito de Papá Noel, visto desde otra perspectiva. La figura tan entrañable del hombre barbudo bonachón vestido de rojo y blanco (por la marca Coca Cola, todo hay que decirlo), que va en su trineo volador repartiendo regalos, viene inspirada por la de San Nicolás (me parece que de origen danés, bueno tampoco me voy a molestar en indagar en su historia que poco importa en resumidas cuentas), un obispo que, durante la Edad Media, se llegó a compadecer de los más desfavorecidos (no sé si tragármelo o no) y llegó incluso a obsequiar a muchos de ellos, con regalos, precisamente durante las fechas invernales que vendrían a coincidir con la celebración de la Navidad (más o menos). Así que la imagen de este Santo se acabó instaurando como el icónico Papá Noel, o Santa Claus, con las pertinentes modificaciones que después el marketing y la industria del sector comercial hicieron hasta convertirlo en lo que es hoy en día. 

''Sé bueno y duérmete o San Nicolás te llevará''

Quedando para ir a tomar unas cañitas
o unos porritos (bueno, están en Holanda)
Pues bueno aquí, el señor Maas, se propuso ofrecer una visión diferente resucitando al propio San Nicolás, convertido en un zombie asqueroso, con malas pulgas y ansias homicidas. La versión que cuenta el film sobre el bueno de San Nicolás, difiere de la "oficial". En ella podemos ver como era un tipo siniestro y cruel, cuya codicia le hacía cometer actos verdaderamente sádicos. El tipo se presentaba con un ejército de fieles vasallos, tan cabrones como él, en diferentes pueblos y arrasaba con todo lo que se encontraba, dejando a las pobres familias sin un triste mendrugo de pan que llevarse a la boca. Pero en uno de esos saqueos, unos pueblerinos se sublevaron y con mucho cabreo lo mandaron al otro mundo, quemándolo, a él y a toda la prole que le acompañaba. Así pues, se instauró una aterradora leyenda que contaba que cada 32 años, el zombie de San Nicolás vuelve para continuar haciendo lo que más le gusta, cargarse a la peña. Bueno, me dije yo: ''ostias, pues tiene buena pinta la película", además es holandesa, por lo que me esperaba más mala leche y más agallas a la hora de mostrar un espectáculo de violencia, menos edulcorado que muchas otras pelis comerciales americanas de terror. Total, que me estusiasmé con el film, pensando que iba a ser un estimable producto. 

Estos dos se gustan

¡Huy, un muerto en la chimenea!
Pues nada de eso, la película es una soberana mierda. Un film penoso, malísimo. Es cierto que tiene un buen inicio, pero pasados los diez minutos iniciales, lo aparentemente bueno que parecía poseer se va a tomar por culo. El film en sí, sigue un poco el esquema de los típicos slashers americanos; véase un grupo de jóvenes, que se preparan para salir de fiesta, una hace de canguro, otros se medio enrollan y todas estas historias (en fin nada nuevo bajo el Sol); pero todo está contado sin ninguna gracia. La película no puede ser más tópica; nada en ella puede llegar a sorprender. Además es muy light, nada de esa mala baba europea que, por ejemplo, el director había demostrado en otras pelis suyas de los ochenta, se presencia aquí. Es más, parece una de tantas pachangas americanas que contaminan el panorama cinematográfico actual, hecha por jovencitos guapitos sin talento interpretativo y con un afán por ser lo mayormente políticamente correcto. En muchas ocasiones, la película roza lo infantil incluso. 

San Nicolás recién salido de la tumba

San Nicolás de paseo por los tejaditos
El malvado San Nicolás es, absolutamente ridículo; y ya no hablemos del ejército de zombies que vienen con él; más que el supuesto terror que parece ser que pretendían evocar, provocan auténticos ataques de risa involuntarios. Además, la ambientación es nefasta, muy poco trabajada, no se esforzaron ni en crear una atmósfera mínimamente aterradora. Viéndola se me ha venido a la cabeza (seguro que alguno se acordará), aquellos capítulos tan cutres de la serie "Pesadillas" que emitían los Sábados por la mañana en el programa para niños, "Club Megatrix". Pues ése es el aire que tiene este film, una historietita supuestamente de terror (aunque no consiga asustar ni a los más pequeños), muy infantilizada y en resumidas cuentas, muy cutre. Lo bueno que tiene es que, aunque de manera involuntaria, resulta muy divertida, porque de principio a fin te estarás descojonando. Es lo que tiene hacer una película de terror de cualquier manera y sin esforzarse lo más mínimo, que acabas componiendo una pachanguera comedia sin pretenderlo. Y eso pasa con este "Saint", una propuesta que de haber sido hecha como Dios manda, habría salido un producto infinitamente mejor. Mención aparte merecen los ridículos efectos digitales, los cuales aportan lo suyo a conseguir ejercitar nuestros diafragmas gracias a las carcajadas que nos harán sentir al visionarlos. De verdad, una auténtica mierda de película; mala, mala, mala. Un absoluto fiasco, por supuesto, nada recomendable. 

''Pero, ¿qué has comido, tío?''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada