sábado, 21 de diciembre de 2013

Las cuatro hermanitas (1933) de George Cukor



La rebelde Jo March (Katharine Hepburn)
Probablemente una de las historias más representativas de estas fechas navideñas. "Las cuatro hermanitas" fue (sino me equivoco) la primera adaptación cinematográfica de la famosa novela de Louisa May Alcott, "Mujercitas", de hecho su título perfectamente podría haber sido en español "Mujercitas", como las posteriores adaptaciones, pero como siempre los traductores de nuestro país han demostrado ser muy chulos, pues aquí se le colocó el, por otro lado tampoco nada acertado, título de "Las cuatro hermanitas". La película, a la par que la novela, narra las vivencias de la familia March, tras la partida del cabeza de familia, o sea el padre, a combatir en la guerra de Secesión, dejando sola a su esposa (Spring Byington) y a sus cuatro hijas; Beth (Jean Parker), Meg (Frances Dee), Amy (Joan Bennett) y la mayor Jo (Katharine Hepburn). Cada una de ellas es muy distinta a la otra, unas son más soñadoras, otras más estrictas, otras más inocentes y otras más rectas. Entre las diversas personalidades de las muchachas por supuesto, siempre destaca la de Jo, una muchacha muy independiente y rebelde, que no se ata por los convencionalismos de la época. Mientras sus hermanas sueñan con casarse y convertirse en adeptas madres, Jo aspira a ser una famosa escritora. Muchas cosas irán sucediendo en el hogar de los March, estas muchachas irán pasando un sin fin de peripecias, algunas muy divertidas y otras verdaderamente tristes, que irán marcando su madurez y su conversión a mujeres adultas. 

La familia March al completo

Jo con Mr. Laurence (Henry Stephenson)
y su hijo Laurie (Douglass Montgomery)
La verdad es que es un clásico verdaderamente entrañable, una película preciosa llena de buenas intenciones y un mensaje precioso; que prodiga que en resumidas cuentas lo más importante, a pesar de las adversidades, es tener el amor de los tuyos y permanecer juntos el mayor tiempo posible, por supuesto, siempre y cuando posibilite el cumplimiento de nuestros deseos y sueños (en la medida de lo posible). Puede que vista hoy en día, se presente un tanto cursi, pero bueno, hay que tener en cuenta la época en la que se realizó y ese nivel de cursilería inocentón era algo prácticamente inevitable, el público de entonces era algo que probablemente demandase. En lo referido a apartados técnicos, el film es maravilloso, la ambientación del siglo XIX es magnífica. Lo mismo puede decirse de esa fantástica fotografía en blanco y negro, muy cuidada (en la línea de las producciones más destacables de la época). En el tema de las interpretaciones, por supuesto, destaca Katharine Hepburn como la rebelde Jo March, para mí esta señora aquí hizo la mejor y más memorable actuación de su larguísima carrera cinematográfica. Está arrolladora, vital, estupenda en resumen, la Hepburn logró plasmar un personaje francamente inolvidable con gran maestría. El resto del reparto no es que esté mal, pero no consiguen hacerle la más mínima sombra a la protagonista principal. 

Las hermanas haciendo una representación teatral

Jo en pleno duelo con Laurie
Para los fervientes adoradores del género de terror, como un servidor (si es que se les llegase a pasar por la cabeza ver un film cándido como éste, cosa improbable, pero bueno), les parecerá curiosa la intervención de Joan Bennett (quien interpreta a la hermana Amy), para mí especialmente recordada por ser una de las malvadas brujas del diabólico clan de la aterradora academia Tanz en esa maravilla llamada "Suspiria" dirigida por Dario Argento en 1977. Y también me parece especialmente graciosa la participación del húngaro Paul Lukas (uno de los villanos de "Alarma en el expreso" de Hitchcock y posteriormente oscarizado por su papel en "Alarma en el Rhin"), que interpreta a un simpático profesor llamado Bhaer, que ocupará un hueco muy especial en el corazoncito de la cabeza loca de Jo. En resumen, es un clásico memorable, muy bonito, muy entretenido y como un amplio porcentaje de las producciones de esta categoría y de esta época concreta, una perfecta opción de disfrute familiar. Imprescindible, repito, su visionado en estas fechas, ya que su mensaje de buenrollismo y positivismo será más efectivo de forma casi segura. 

Jo se acabará enamorando del profesor Bhaer (Paul Lukas)

*MI MOMENTO FAVORITO: en sí no es que sea mi favorito, pero sí es uno de los más emotivos y tristes de la película. Aquél en el que la más dulce de las hermanas, Beth (Jean Parker) fallece después de una enfermedad. Inevitable que alguna lagrima se escape por las mejillas de más de uno (yo me incluyo). 

Jo se despide de la pobre Beth

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada