lunes, 30 de diciembre de 2013

Jack Frost (1998) de Troy Miller



Jack Frost (Michael Keaton) cantando con su banda
Pues aquí otra de esas películas para niños, que como "¡Vaya Santa Claus!", parece no contar con el beneplácito de nadie, y curiosamente, también, según los comentarios que he leido sobre ella, parece no gustarle a nadie. Como siempre digo, aquí la peña a la hora de despotricar, parecen nunca tener en cuenta el tipo de film del que rajan de forma tan encarnizada. A mí "Jack Frost", pues la verdad, no es un film que me entusiasme, pero lo he visionado un par de veces y para nada me parece la insufrible mierda que muchos apuntan por ahí. Es un film destinado a los más pequeños, ambientado en Navidad y como tal es una película de consumo fácil idónea para las propias fechas navideñas; lo cual no me parece sinónimo de mojón desdeñable. 

Aquí está la Navidad

La mujer y el hijo de Jack
(Kelly Preston y Joseph Cross)
El film nos presenta una historia vista en ya muchos otros del estilo, en el que su protagonismo principal es transmitir un poquito de espíritu navideño a todo aquél que se sienta a echarle un vistazo. La historia va de un cantante, Jack Frost (interpretado por Michael Keaton, protagonista de "Bitelchus" y las dos partes de "Batman" dirigidas por Tim Burton), que está siempre tan ocupado que no consigue sacar mucho tiempo para poder disfrutar de su hijo Charlie (Joseph Cross), a pesar de que se desvive por él. El sentimiento es mútuo, porque Charlie adora a su padre, lo cual le potenciará el desolador drama que vivirá el chico cuando su padre muera en un accidente de coche. Pero, la tristeza no durará mucho, ya que esas Navidades, Jack volverá, eso sí reencarnado en un simpático muñeco de nieve. 



Jack y Charlie haciendo un muñeco de nieve

Tras su muerte, Jack volverá reencarnado en el muñeco de nieve...
Lo que nos depara su visionado serán los temas afines a todo tipo de pelis navideñas, amor, cariño, familia, cierto halo de magia, emoción, y todas estas cuestiones. Y aunque he dicho que a mí particularmente, tampoco me encanta el film, sí que voy a romper varias lanzas a su favor, viendo la ferviente cantidad de enemigos que ha cosechado y el afán con el que éstos la ponen a parir. Ya he dicho muchas veces, que cuando uno va a ver una película así, ha de saber que fijo, pero fijo, se va a encontrar con escenas de sentimentalismo gratuito y sensiblería a la par, así que a quein todavía a estas alturas le pille esto de sorpresa, me parece que debería de espabilarse un poquito, porque muy avispado no es. Los hay que también parecen buscar en estas películas, algún tipo de reflexión profunda o alguna de estas mierdas que tan cool les hace parecer a los típicos intelectualoides que van de críticos, bueno, yo a éstos les diría ¿pero qué queréis ver en una película sobre un hombre que vuelve de la muerte convertido en un muñeco de nieve parlante?, ¿algún ensayo sobre alguna de la teoría darwiniana del origen del hombre? 

...y volverá a hacer tan buenas migas con su hijo como cuando era humano

Mac (Mark Addy), gran amigo de Jack en vida
Por favor, un poquito de seriedad y estemos a lo que estamos. La película se puede ver perfectamente, sin riesgo a volverse mongólico. No es un espectáculo deplorable ni vergonzoso, en sí, trata un historia bastante bonita cuyo motor es el amor incondicional del padre por un hijo, que traspasa los límites de la vida (¡qué bonito me ha quedado!). El hecho que el hombre se convierta en muñeco de nieve, pues me parece una maniobra simpática, porque el personaje es molón y bastante divertido a veces. Los actores cumplen perfectamente (como siempre digo, ni para darles un Oscar ni para despotricar contra ellos, para esto último están los más memorables papeles de Penélope Cruz), a nivel visual la peli es funcional, posee correctos efectos especiales y una historia con el suficiente ritmo para resultar entretenida. En fin, que si bien "Jack Frost" no es una maravilla digna de vitorear, tampoco es un mojón como muchos otros que hay que sí que glorifica la crítica. Pero claro, al ser un film familiar, es fácil tacharlo de idiota y cargársela a base de comentarios primordialmente negativos. Destinada sobre todo a los más pequeños, y por supuesto, de consumo específico en estas fechas (verla en cualquier otra época del año, pues la verdad, tampoco tiene mucho sentido), pero en cualquier caso, cumple bastante bien como película de sus características, ni más ni menos. 

De paseo con la mascota

*Como curiosidad, me llama la atención que ya existiese otra película anterior titulada "Jack Frost"  de 1997 y que además también trata sobre un muñeco de nieve viviente; eso sí, dicho film está tratado desde un punto de vista más cercano al género de terror, porque el muñequito posee el alma de un asesino de aúpa. 

Pasándolo pipa en la nieve
*MI MOMENTO FAVORITO: llamadme tonto, pero la preciosa escena final, que supone el breve reencuentro con toda la familia, casi me hizo hasta derramar una lagrimita. 

Siempre es triste decir adiós

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada