jueves, 19 de diciembre de 2013

Cuento de Navidad (1984) de Clive Donner



El avaro de Ebenezer Scrooge (George C. Scott)
Hace unos días ya comenté la adaptación cinematográfica de "Cuento de Navidad" del autor Charles Dickens, realizada en 1951, pues bueno ahora haré lo propio con otra versión del mismo texto, hecha en 1984. En esta ocasión, no voy a hacer comparaciones entre una y otra, porque la verdad ambas me parecen muy decentes, por lo que no sabría cuál señalar como mejor. Debo decir que esta versión, fue una adaptación televisiva, por lo que de primeras ya partía con un presupuesto muy ajustado y unos medios más limitados. No obstante, eso no perjudica excesivamente el producto, ya que la factura técnica del mismo es bastante notable. La historia, por supuesto, vuelve a ser la misma; desarrollada en el siglo XIX, el protagonista es el señor Ebenezer Scrooge (en esta ocasión interpretado por el actorazo George C. Scott), un millonario muy avaro que detesta la Navidad y que trata a todo el mundo que le rodea, con excesivo desprecio y desdén. Pero, en la víspera de Nochebuena recibirá una visita que le hará cambiar su visión de dicha festividad. 

La fantasmal aparición de Jacob Marley (Frank Finlay)

Cratchit (David Warner), empleado de Scrooge
Primero se le aparecerá el fantasma de su antiguo socio ya difunto, Jacob Marley (Frank Finlay), que le avisará de que esa noche tendrán lugar, otras tres visitas más. Efectivamente, dicho y hecho, a lo largo de la noche, el señor Scrooge se encontrará cara a cara con los famosos espíritus navideños, ya de sobra conocidos por todos aquéllos enterados del argumento del cuento; los correspondientes al pasado, presente y futuro, que le enseñarán al protagonista una valiosa lección sobre su comportamiento y le harán contagiarse del entrañable y conmovedor aura navideño. 


Una curiosa modificación; el espíritu de la Navidad pasada
es una fémina (Angela Pleasence, hija de Donald Pleasence)

Mr. Pool (Michael Gough)
Bueno, en la línea de la versión anterior, la historia del film sigue al dedillo el texto original de Dickens, por lo tanto en lo referido a la peli de 1951, como remake es exacto (como era de esperar, vamos). Al ser un telefilm, no presenta ningún tipo de efecto especial, salvo algún trucaje fotográfico muy modestito para simular alguna de las apariciones de los espíritus; pero todo muy simplón. No obstante, en lo referido a la ambientación, el film está muy pero que muy bien. Las interpretaciones, pues son sensacionales, sobre todo la de George C. Scott, probablemente uno de los mejores actores que hayan existido nunca; recordado por memorables interpretaciones en films como "Anatomía de un asesinato", "Teléfono rojo, ¿volamos hacia Moscú?", o "Al final de la escalera", incluso fue galardonado con un Oscar por "Patton" en 1970. Su actuación es genial, genial, genial; al nivel de un actor de su categoría. En el reparto también se pueden presenciar alguna que otra cara conocida, como el mítico David Warner (visto en infinidad de películas como en "La profecía" o la famosísima "Titanic" de James Cameron) o Michael Gough (un rostro muy característico de producciones de la Hammer, como "Drácula", y que posteriormente sería un actor fetiche de Tim Burton, por ejemplo se le puede ver haciendo del criado, Alfred en "Batman"). El resto de apartados, pues son funcionales y efectivos. En resumidas cuentas, es una peliculilla interesante, bien hecha y entretenida, idónea (como siempre digo de este tipo de films) para disfrutar en estas fechas en familia. Así que no le viene mal algún que otro vistacillo, y se puede complementar a la perfección con la versión de 1951. 

Scrooge con el fantasma de la Navidad presente (Edward Woodward)

*MI MOMENTO FAVORITO: al igual que en la otra adaptación comentada, el momento que más me mola es la espeluznante aparición del siniestro espíritu de la Navidad futura.

¿El espíritu de la Navidad futura o la Muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada