domingo, 8 de diciembre de 2013

Cuento de Navidad (1951) de Brian Desmond Hurst



El avaro Sr. Scrooge (Alastair Sim)
Bueno, pues aprovechando que se acerca un período tan "especial" del año como es la Navidad, lo suyo es comentar algunas cuantas peliculillas sobre la misma. Uno de los relatos más representativos de la época navideña es "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, ésa protagonizada por el avaro señor Scrooge, que todos en algún momento de nuestra vida la hemos oído mencionar. Pues bien, de este relato se han hecho un buen porrón de adaptaciones cinematográficas, incluso la Disney llegó a realizar un cortometraje animado en el que Scrooge era el tío Gilito (debo reconocer que gracias al cual yo fui conocedor de dicha historia siendo un niño) y ésta, es la primera que tuve la oportunidad de visionar. Se trata de una versión británica, realmente la segunda adaptación llevada al cine de dicho cuento de Dickens, tras una anterior americana realizada en 1938, y sinceramente, me parece de las mejores (al menos de entre las que he tenido la oportunidad de ver). 

Scrooge es bastante cruel con su empleado Cratchit (Mervyn Johns)

Scrooge recibe la visita del espectro de su antiguo
socio Jacob Marley (MIchael Hordern)
Pues bueno, la historia sigue al dedillo la del relato, nos encontraremos con un tipejo miserable, el Sr. Scrooge (Alastair Sim), podrido de pasta, que aborrece más que nada la Navidad. Este señor no tiene ningún tipo de escrúpulo y es preso de su egoismo y su mal carácter, trata con desprecio a todo el mundo y por lo tanto, este comportamiento, hace que para todo aquél que le rodea, sea alguien verdaderamente despreciable. Pero resulta que, en las vísperas de Navidad, Scrooge recibe la visita de un espectro, un antiguo socio, Jacob Marley (Michael Hordern), que le avisa de que durante la noche tendrá otras tres visitas más, y además, de otros tres espectros. Éstos son los de la Navidad pasada, presente y futura, los cuales le mostrarán, no sólo el emotivo significado de esas fiestas tan especiales, sino lo importante que es el cariño al prógimo, la comprensión y las tristes consecuencias que deparan el egoismo y la avaricia propia de él. 

Scrooge con el fantasma de la Navidad pasada

Scrooge con el fantasma de la Navidad presente
La película está muy bien. Teniendo en cuenta su año de realización, en 1951, hay que destacar su estupenda factura técnica. La recreación y escenificación del siglo XIX, época en la que se desarrolla la historia, es muy aceptable gracias a unos muy correctos diseños de los decorados y vestuarios. Por ejemplo también me parece bastante destacable la utilización, discretita eso sí, de algún que otro efecto especial utilizado en la aparición de alguno de los espíritus, realizados mediante trucajes fotográficos más que decentes. En lo referido al reparto, hay que señalar la muy buena interpretación del actor principal, Alastair Sim (que interpreta al señor Scrooge), por lo visto, un actor muy popular en aquel momento en el terreno británico; destacar sobre todo su actuación en las escenas en las que comparte plano con los espíritus, ya que la mayor parte de ellas las realizó estando solo, ya que dichos espectros se añadieron después en montaje, mediante los trucajes fotográficos que he mencionado antes; en las que demuestra su talante actoral. Por lo demás, el resto también cumple de manera muy decente. En resumidas cuentas, es una peliculilla emotiva, (sobre todo para aquél que, por ejemplo yo, siente cierto apego por la Navidad), con moraleja y de factura técnica muy correcta, así que, si además se es admirador del cine clásico, me parece una buena opción para disfrutar en estas fechas que se aproximan. 

Cratchit disfrutando de la Navidad en familia

*MI MOMENTO FAVORITO: la visita tétrica del espíritu de la Navidad futura, momento que además, hace recapacitar más que ninguno al señor Scrooge (Alastair Sim) de los errores de su comportamiento tan egoista. 

La siniestra figura del fantasma de la Navidad futura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada