miércoles, 4 de diciembre de 2013

King Kong (1976) de John Guillermin



Jack Prescott (Jeff Bridges) y Fred Wilson
(Charles Grodin) rumbo a la perdida isla de Kong
Recuerdo haber visto esta prodigiosa película, siendo muy pequeño, en el canal Tele5, una tarde lluviosa. Hará tranquilamente unos veinte años de eso y me pareció una experiencia maravillosa. Yo creo que esta revisión del clásico "King Kong" es realmente espectacular. No entiendo muy bien por qué cuenta con tantos detractores y críticas tan nefastas y negativas hacia ella. Sinceramente opino que ya hubiese querido Peter Jackson con ese ridículo mono generado por ordenador en su versión de 2005, conseguir el gran realismo del gigantesco simio de esta película, creado por el gran Carlo Rambaldi (responsable también de los efectos de "E.T."). La historia, en líneas generales viene a ser la misma que la versión de 1933, aunque con ciertos cambios. 

Dwan (Jessica Lange) siendo rescatada de un naufragio

Indígenas adoradores de King Kong
El más notorio de ellos es el tiempo en el que se desarrolla, finales de los setenta, mientras que la original tenía lugar, obviamente, en la década de los treinta (época en la que también tiene lugar la versión de Jackson del 2005). También podemos comprobar como a diferencia de la primera versión, la expedición que llega hasta la isla donde se toparán con el gigantesco protagonista, no viajan con la intención de rodar una película, sino que son enviados por una gran compañía para encontrar petróleo en dicha isla. Otra de las diferencias es la inclusión en la historia de la joven protagonista, que será el amor obsesivo de King Kong (interpretada por una sensual y debutante Jessica Lange). En la primera partía en el barco desde Nueva York para participar en la película que iba a ser rodada por la expedición, en este caso, la encuentran en un bote después de que haya sido superviviente de un naufragio, curiosamente de un barco en el que ella iba y en donde navegaba acompañada por un equipo cinematográfico dispuesto a rodar un film (guiño con respecto a la original). 

Dawn elegida como sacrificio para King Kong

Amor a primera vista
Siguiendo haciendo alusiones al argumento, me gustó que en esta versión eliminasen los dinosaurios de la isla, así le dan más protagonismo al propio King Kong (ver lo dado de lado que está en la versión de 2005 con tanto dinosaurio digitalizado corriendo de aquí para allá). Aún así nos brindan un épico combate entre el gran simio y una inmensa serpiente que se intenta zampar a la jovenzuela amada del mono. Otro puntazo es ver cómo trasladan a Kong en barco, cosa que en ninguna de sus otras versiones se ha visto y además me pareció un detalle original, y a día de hoy especialmente curioso y emotivo, el hecho de suplantar el Empire State por las, años después, tristemente famosas Torres Gemelas, en aquel momento, en 1976, recién terminadas de construir.

No es de extrañar que Jessica Lange se convirtiera en un mito erótico de la época

Kong se cabrea
En cuanto a otros aspectos, la película también me parece sobresaliente. La dirección de John Guillermin (que venía de dirigir el clásico "El coloso en llamas") es ágil y portentosamente efectiva. Los actores además están muy bien, a destacar por ejemplo a Jeff Bridges (todavía bastante desconocido) o a Charles Grodin (el futuro dueño del San Bernardo más famoso de la Historia del Cine; Beethoven) haciendo de villano. Aunque si hay alguien que se merece el título de la presencia más memorable del film, ésa es Jessica Lange consiguiendo estar a la altura, como figura icónica (en distintos registros, y en distintas épocas), de la mítica scream queen Fay Wray del clásico original (como actriz, la Lange, pues la verdad es que le da cien patadas a la otra). Los efectos son cojonudos, no en vano fueron premiados con un Oscar. Muchos dirán que están anticuados, sinceramente los prefiero a la chapuza plagada de píxeles digitales que contaminan el remake de Peter Jackson, sobre todo en la creación del propio King Kong. Aparte la película es muy entretenida y enormemente emotiva. 

King Kong contra una serpiente gigante

Kong explotado en Nueva York como una atracción de feria...
Se explota más la relación "amorosa" entre la bella y la bestia que en el clásico original, humanizando más al mono y haciendo que le cojas un gran cariño. La ambientación es espléndida, véase las escenas de la isla, o los devastadores ataques de King Kong en Nueva York (lucen de manera notoria sus 24 millonazos de presupuesto). El final es muy triste (al igual que la peli original), creo que a más de a uno, como a mí, los ha hecho llorar. Vamos, yo desde luego, repito, prefiero esta magnífica versión a la patatera y curcia disfrazada de magistral superproducción dirigida por Peter Jackson en 2005, la cual cuenta con mayor consideración, en desprestigio de ésta, no acabo de entender el porqué. 

...y claro, se vuelve a cabrear

Se ve que por el hecho de mostrar cuatro efectitos digitales hechos por ordenador los hay que ya dicen que es magnífica; esto francamente, me parece un insulto al cine de antes (me refiero a la etapa pre-informática), cuyos realizadores solventaban sus efectos mediante métodos convencionales, lo que tenía, sin lugar a dudas, mucho más mérito e interés. Yo por lo menos, así lo veo. Afortunadamente, y a pesar de las malas críticas, este "King Kong" fue un éxito y llegó a recaudar 80 millones de dólares en la taquilla mundial. ¡Ole por él! 

King Kong trepando con su amada por una de las desaparecidas Torres Gemelas

*MI MOMENTO FAVORITO: paradójicamente, el que más me entristece; ese épico último suspiro del gran simio antes de ser abatido a tiros, en la cima de las Torres Gemelas. Todavía a día de hoy, lo reconozco, me cuesta contener las lágrimas viendo este momento.

El pobre Kong peleará como un campeón hasta el final

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada