lunes, 23 de diciembre de 2013

Feliz Nochebuena (1980) de David Hess



David Hess
R.I.P. (1942 - 2011)
Este título tan inocente y cándido fue el escogido para colocárselo a este chapucero y cutrecillo slasher de serie B de principios de los ochenta; época en la que todavía dicho subgénero estaba tomando forma. Lo primero que llama la atención de este film (a todo aquel entendido del género) es el nombre de su director, David Hess (ya fallecido), el mismo que pasará a la historia del horror por su maquiavélica interpretación del degenerado Krug en el clásico "La última casa a la izquierda" de Wes Craven. Realmente fue su única película, y viendo los resultados de la misma, no es de extrañar el porqué. Como slasher que es, presenta todos y cada uno de los ingredientes que componen a dicho subgénero y que lo han convertido en uno de los más recurrentes y explotados de la historia (también de los más criticados -a malas claro-); véase un enorme caserón apartado, un grupito de jovencitos más salidos que el pico de una plancha, abundantes desnudos, sexo por aquí y por allí, una fecha señalada (en esta ocasión nada más y nada menos que Navidad) y un psicópata asesino que se irá cargando a la peña, el cual además viste un atuendo que mantiene su identidad en incógnita; en esta ocasión el asesino va vestido de Santa Claus, siendo además este film uno de los pioneros en mostrar un "Papá Noel asesino", posteriormente pelis como "Noche de paz, noche de muerte" retomarían dicho aspecto, con mayor fortuna. 

Un grupito de amigas de reunión social en Nochebuena...

...mientras un loco vestido de Papá Noel, se unirá al cotarro
También me llama la atención que, viendo el film, me iba recordando muy sospechosamente a "Viernes 13", vamos como que es un calco exacto, pero exacto del mucho más famoso film de Sean S. Cunningham; de hecho hasta la asesina es una mujer, que resulta además; una madre furiosa que actúa en venganza por un hecho cruel en el que estaba implicado su hijo (los paralelismos con la señora Vorhees y Jason son más que evidentes). No obstante, también puede comprobarse que ambas son coetáneas, es decir, compartieron año de producción y además datan de fechas de realización muy similares, por lo tanto sería difícil señalar cuál copió a cuál. No obstante, aún suponiendo que "Viernes 13" hubiese sido la culpable de cierta usurpación de ideas (que lo dudo francamente), no se puede negar lo evidente, el film de Cunningham no por nada ha pasado a ser uno de los iconos más grandes del género y más imitados, mientras que este "Feliz Nochebuena" ha sido condenado al más acertado de los olvidos. 

Aquí se intuye que ha degollado a una chica; y es que la peli es oscura de cojones

La fiesta se pone caliente
Mientras "Viernes 13" era una película bien realizada, que se apoyaba en la excelente utilización del suspense para crear una atmósfera muy conseguida, con una banda sonora atemorizante y una serie de situaciones muy bien estudiadas que se han conservado hasta día de hoy, como icónicas, la peli de Hess es un mojón como un pino. El problema es que el film tenía los ingredientes para haber hecho un slasher notable al menos, pero no se han sabido utilizar. Los personajes son la mayor panda de gilipollas que te puedas tirar a la cara, ninguno interesa y entre todos parecen sumar un menos 1 de coeficiente intelectual, hasta la protagonista, una virgencita insufrible, es más tonta que una naranja con tirantes. La realización es verdaderamente nefasta, mientras "Viernes 13", que también era un film de un presupuesto muy modesto, posee una corrección técnica muy notable, esta película es un desastre en este aspecto. La fotografía es una verdadera mierda, es tan oscura que no se distingue absolutamente nada, especialmente en las escenas nocturnas que lo único que se aprecia es un amasijo de sombras por la pantalla. Pero siguen los fallos, el film es aburridísimo, nada potente. 

Ya he dicho que la cosa se ponía caliente...

...y también sangrienta...
La lástima es que la película no escatima en sangre y que los asesinatos son, bastante violentos; esto habría contado mucho a su favor, de no ser por la tara ya comentada de la nefasta posibilidad de una correcta visualización debido a una calidad visual que es una soberana mierda, lo que obviamente, hace que tengas que estar adivinando la mayor parte del tiempo lo que ha ocurrido en pantalla. El suspense brilla por su ausencia y una vez se descubre la identidad de la asesina ya, para rematar, seremos testigos de la escena más bochornosa y absurda de todo el film, por si no hubiese sido bastante lo visto hasta entonces. Resulta que la Mamá Noel psicótica había arrinconado a una tía desnuda en la bañera con un cuchillazo de aúpa, bien, pues no llego a entender por qué, no la mata. 

...bastante sangrienta

Ésta es la asesina, no la llamemos Mrs. Voorhees
Esta chica se queda medio ida en camisón bailando y canturreando por la casa. Pero es que para más inri, veremos como la asesina y la "final girl" protagonista se lían a ostias, en el enfrentamiento final típico de cualquier slasher, mientras esta chavala bailotea a su alrededor; y si ya le sumamos lo absurda que es la pelea en sí entre la buena y la mala, pues ver a la otra dando piruetas cual bailarina de ballet de fondo, es que ya es para descojonarse vivo. En fin, que la verdad no sé muy bien como tomarme semejante despropósito. Lo que sí sé es que la película es un insufrible mojón, una cutrez extrema digna de ser arrinconada en el último rincón de cualquier estantería mugrienta. Lamentablemente la existencia de Internet ha hecho posible que bodrios como éstos puedan ser fácilmente visualizados hasta en youtube, pero bueno; hay muchos masocas que disfrutan de lo lindo con tormentos visuales similares a esta basurilla. En mi opinión es uno de los slashers más infumables y penosos de su época dorada, los ochenta, una película de la que no se puede destacar ni el más mínimo detalle positivo y sólo recomendable como mera curiosidad para todo aquel acérrimo devorador de cualquier rareza por muy casposa que ésta sea. Bueno sí que es cierto, que fue una de las pioneras en mostrar a un psicópata con un atuendo de Santa Claus o Papá Noel (como se prefiera llamarlo), idea bastante recurrida en posteriores films, ¡venga, todo sea dicho! 

Mirad que tiene a ésta a tiro..., ¡pues no la mata!

*EL MOMENTAZO MÁS RIDÍCULO

La asesina peleando con la prota, con la otra bailando detrás... es que
de verdad, no puedo con esta escena, ¡qué ridícula!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada