sábado, 21 de diciembre de 2013

Game over (se acabó el juego) (1990) de René Manzor



http://4.bp.blogspot.com/_p13iDNHmiNE/TRRKUjttBsI/AAAAAAAAAHk/i7ydYXmgZUg/s1600/36-15-code-pere-noel-90-03-g.jpg
Aquí os presentamos al hijo de Rambo
Aunque durante la última década, Francia ha sido un país que ha exportado bastante cine de terror (y alguna que otra pieza de muy buena calidad), no se ha caracterizado por ser un productor de películas de este género muy boyante. No obstante, alguna que otra peliculilla con producción gala hay por ahí, de hace ya unos cuantos añitos, que como mínimo resulta bastante curiosa. Éste es el caso de este "Game over (se acabó el juego)", una rareza donde las haya. Aunque desde luego, una cosa es que el film sea curioso como ya he dicho, y otra que sea bueno. Desde mi punto de vista, esta película no cumple los requisitos imprescindibles para catalogarla como mínimamente buena. Pero, no se le puede negar su huequecito en ese soberano universo de producciones patateras de serie B que adornaban los estantes de los videoclubes ochenteros (¡qué pena lo lejos que ha quedado su prodigiosa labor ya caduca!). ¿De qué va a este film? Pues tiene un argumento más simple que el mecanismo de un chupete. 

Desde luego el nene aspira a ser Rambo, ¡mirad cómo entrena y todo!

La prueba de que el niño y el abuelo
comparten un nivel de retraso parecido
Durante prácticamente todo el metraje, tan sólo tendrán cabida tres personajes (aparecen más sí, pero son tan del montón que si los hubiesen eliminado de la trama ni se hubiese notado). Éstos son un niño de unos ocho o nueve años más o menos, su abuelo y un psicópata dispuesto a joderles la Navidad. El caso es que el chaval y su abuelo están solos en su casa; un caserón del estilo la mansión Playboy (de grande digo, claro), en la que se meterá un loco, disfrazado de ¿a que no lo adivináis?; ¡Santa Claus!, el cual tiene metida entre ceja y ceja la idea de matarlos a los dos. Pero gracias a Dios, el niño es muy peleón y entre que las neurones le trabajan a la velocidad del rayo y que está poseido por el espíritu de Rambo (no es coña, si hasta va vestido como el famosísimo personaje de Stallone) a medio camino con el de MacGyver, pues se sabrá desembarazar del psicópata a la perfección. 

Hablando con "Santa Claus" a través de una computadora
(sí, de aquélla se llamaban computadoras lo de ordenador vino después)

''Marca el 3615 para hablar con Papá Noel''
Bien vista, la película parece todo un antecedente (porque aunque son del mismo año, me consta que ésta se hizo antes) de la famosísima "Solo en casa" (véase niño en su casita, poniéndole trampitas a un peligroso delincuente invasor de su hogar), con algunos tintes de otras pelis como "Noche de paz, noche de muerte" (por lo del rollo psicópata vestido de Papá Noel). Una premisa a priori, ciertamente original, y como ya he dicho anteriormente, no falta de cierta curiosidad. No obstante a mí, el film me parece fallido en todos los sentidos. ¿Por qué no funciona la película? Muy simple, se ve indudablemente inverosímil y patética en muchos momentos. Lo que en "Solo en casa" funcionaba a la perfección, véase un niñato pateándole el culo a unos supuestos criminales, enfocado desde el tono paródico y humorístico, en "Game over", expuesto desde una vertiente supuestamente seria, se ve absurdo. Si partimos de la base de que el intruso es un perturbado muy cruel y muy sádico, se hace incomprensible las innumerables ocasiones que se le presentan para aniquilar al niñito y éste se ve ninguneado por él, de manera bochornosa. 

Pero este año Papá Noel trae malas pulgas

La película es tan oscura que prácticamente no
se ve una mierda durante todo el metraje
El film además es muy aburrido, la consecuencia es que aunque empieza de manera interesante, se torna muy repetitivo. El asesino, matar, no mata a nadie; simplemente se pasa la hora y media de metraje correteando tras el niño y, para colmo, también tras el abuelete, que está medio moribundo, pero que también se le escapa un montón de veces. O sea que ¿quién se va a tomar en serio a un palurdo que se las da de ser muy cruel pero que no es capaz de matar a un niño y al vejete de su abuelo? Nada, la película es ñoña, ñoña y lamentablemente demasiado light. Para colmo, vemos que un punto con el que contaba a su favor, o sea la ambientación de la casa, que a ratos se ve bastante siniestra y que podía haber dado mucho juego a la hora de crear una supuesta tensión; es totalmente desaprovechada. El mayor problema es que el film cuenta con una factura técnica espantosa, una fotografía demasiado oscura; y cuando digo demasiado es que es demasiado; muchas veces cuesta ver lo que está pasando en la pantalla, incluso cuesta diferenciar hasta la identidad del personaje al que está enfocando la cámara; y eso amigos, es uno de los errores más garrafales e imperdonables que puede tener un film, porque casi seguro que automáticamente, te haga desconectar, como me pasó a mí. 

El nene saca las armas

En líneas generales, la película es un truño. No cabe duda de que parte de una premisa interesante y que con un par de huevos, podría haber resultado un film de suspense y tensión más decente, o quizás hubiese funcionado mejor como una aventurilla más light enfocada al público juvenil (con aire más cercano a "Solo en casa"), pero como película adulta y seria tiene tal cantidad de agujeros y de incongruencias que es imposible tomarla mínimamente en serio. Una pena, porque decepciona tanto como promete al principio y eso es muy pero que muy malo. 

A Papá Noel le van a dar por culo

No hay comentarios:

Publicar un comentario