martes, 10 de diciembre de 2013

La mujer del obispo (1947) de Henry Koster



Dudley (Cary Grant), un ángel muy humano
Bueno, aquí continúo con mi "especial navideño" particular y he decidio comentar otro clásico entrañable de visionado idóneo durante esta festividad. Se trata de "La mujer del obispo" un film estrenado en 1947 y realizado, casi exclusivamente, para aprovechar el enorme exitazo que el año antes había tenido la conmovedora "¡Qué bello es vivir!". Al igual que en esta peli, nos encontramos con la visita al mundo terrenal de un ángel, precisamente también durante la Navidad, que tiene la misión de ayudar un poquito a un humano en cuestión, con sus problemas de la vida diaria. En esta ocasión, el ángel se hace llamar Dudley (interpretado correctamente por Cary Grant, en su plena faceta de seductor) y será el encargado de encarrilar la vida de un obispo protestante, Henry Brougham (David Niven). Este señor se ha obcecado de tal manera en una tarea, recaudar fondos para construir una catedral, que ha desatendido por completo una función fundamental, hacerle el más mínimo caso a su esposa Julia (Loretta Young); porque no olvidemos que los obispos protestantes, sí que se pueden casar. Así que el buen ángel hará todo lo que esté en su mano para evitar que este vínculo afectivo entre ambos no se esfume como la nieve cuando sale el Sol, y a su vez también hará lo propio para hacer realidad la misión del obispo. Aunque, resulta que nuestro angelito no puede dejar de ser un seductor nato, así que la señorita Julia, a medida que va avanzando el metraje, irá cogiéndole un especial cariño a éste y ese sentimiento se irá volviendo ciertamente recíproco, porque ¿acaso los ángeles no tienen también derecho a enamorarse? 

El ángel, el obispo (David Niven) y su mujer (Loretta Young);
parece el título de una película de la época del destape

La mujer del obispo y el ángel hacen muy buenas migas
Muy en la línea de la más conocida "¡Qué bello es vivir!", "La mujer del obispo" vuelve a regalarnos ese mensaje positivista que Frank Capra ya había atribuido a su obra maestra. No olvidemos que se trata de un film navideño, por lo tanto, su misión es derrochar buenas intenciones por los cuatro costados. La película es verdaderamente deliciosa, amena, entretenida y a ratos divertida. De hecho un dato fundamental que la diferencia del clásico que, en cierto sentido, pretendía emular, es que deja más de lado el componente dramático de ésta y se centra en el elemento cómico, con un guión con mucha chispa en el que participó el mismísimo Billy Wilder (aunque no aparece acreditado, no sé por qué). El elenco actoral es buenísimo, Cary Grant está en su línea, durante la mayor parte de su carrera ha encarnado, en resumidas cuentas, un personaje con un perfil similar, un sofisticado seductor (ya sea humano o un ángel), lo cual lo ha hecho siempre estar ciertamente encasillado, pero bueno el señor Grant tenía mucho estilo, eso es indudable. David Niven (más recordado quizás por su rol en "La pantera rosa") también era un gran actor y aquí da muestras de ello estando también más que correcto en su papel. 

El ángel ayudará al obispo a hacer realidad su ilusión

La criada de la familia es Elsa Lanchester, la
famosa novia de Frankenstein
La que me ha sorprendido ha sido Loretta Young, una actriz, que francamente era desconocida para mí, pero que me ha encantado. Esta chica ganó este mismo año, en 1947, el Oscar a la mejor actriz, aunque no por esta película, sino por otra comedia "Un destino de mujer", que posteriormente pude visionar y me acabó de confirmar la excelente actriz que era, a pesar de no haber sido precisamente una personalidad muy popular en el star sytem hollywoodiense de la época. Por lo demás, la película es efectiva en todos sus apartados, lo suficiente como para hacer más que recomendable su visionado, sobre todo, como no, en Navidad. 

El ángel con la familia al completo

Como curiosidades, esta película estuvo prohibida en España, por la dictadura franquista, durante muchos años. ¿Por qué? Muy simple, porque consideraron de una inmoralidad apabullante el hecho de que se dejara intuir que la mujer de un discípulo de Dios (por muy protestante que fuese), pudiese llegar a estar implicada en un "trío" amoroso (por mucho ángel que fuese el tercero en discordia). En fin, chaladuras de la época en cuestión. Y además contó con un remake en 1996, llamado "La mujer del predicador" protagonizado por Denzel Washington y la difunta cantante Whitney Houston. 

''Navidad, Navidad, alegre Navidad...''

*MI MOMENTO FAVORITO: uno muy gracioso en el que el ángel Dudley (Cary Grant), utilizará sus poderes especiales para ayudar a integrarse en un grupito de amiguetes, a la pequeña hija del obispo (Karolyn Grimes), a la que habían marginado por ser demasiado pequeña y por no tener la suficiente fuerza para lanzar una bola de nieve. Así que el ángel convertirá una bola de nieve "lanzada" por la niña en un proyectil de gran potencia que impactará contra la jeta de un mocoso que antes se había burlado de la niña. ¡Atención al simpático efecto especial de la época!, ¡Súper entrañable!

Ahí va la súper bola

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada