miércoles, 25 de diciembre de 2013

Entre pillos anda el juego (1983) de John Landis



El triunfador Louis Winthorpe III (Dan Aykroyd)
"Entre pillos anda el juego" es una encomiable comedia ochentera, francamente divertida, que además fue un rotundísimo éxito cuando se estrenó allá por 1983. El film está desarrollado en el sector de La Bolsa y todas estas historias, las cuales no sólo me parecen un coñazo y nada interesates, sino que además (y mira que me lo han explicado en algunas clases de Economía en la universidad) también me resultan inentendibles (llamadme gilipollas si queréis, pero así es). No obstante, el film presenta una historia con cierto garbo y con unos puntazos cómicos tan descacharrantes, que lograron convertir su visionado para mis ojos (y mi cabeza) en una agradable experiencia, sobre todo distraida. Si he decidido comentarla hoy, es porque, obviamente, también tiene lugar la acción en la época tan entrañable en la que estamos inmersos, Navidad, siendo además uno de los films que más recurrentemente suelen emitir, por lo tanto, en estas fechas. La historia trata sobre dos viejos gañanes, podridos de pasta, hombres de negocios (interpretados por los veteranos Ralph Bellamy y Don Ameche), que deciden defender sendas hipótesis opuestas sobre la naturaleza humana. Uno de ellos sostiene que el éxito de una persona viene dado por la genética innata de la misma; en cambio el otro sostiene que ni de coña, que esto es resultado de la educación transmitida a la persona en cuestión. 

El vagabundo Billy Valentine (Eddie Murphy)

Los ricachones (Ralph Bellamy y Don Ameche) sellando su vil
jugarreta de intercambiar los roles de ambos personajes
Para corroborarlo sobre unos hechos verídicos, deciden montar un buena gresga y acabarán intercambiado los roles de dos personajes totalmente opuestos. Así, lograrán hundir, mediane cochinas artimañas, el brillantísimo porvenir de un triunfador y exitoso corredor de Bolsa, Louis Winthorpe III (el futuro "cazafantasmas" Dan Aykroyd), por un desarraigado vagabundo de color, Billy Valentine (un graciosísimo Eddie Murphy cuya carrera se encontraba en despegue). Así el que antes era un vagabundo pasará a ser una importante y exitosa figura en el mundo de los negocios y el triunfador y adinerado se verá reducido a la más absoluta miseria. No obstante, cuando ambos dos descubran que están siendo las marionetas de un juego urdido por los todopoderosos mandamases del mundillo bursátil, prepararán con la ayuda de una prostituta (Jamie Lee Curtis, dejando atrás sus gloriosos éxitos como scream queen en el género de terror) y el mayordomo del rico usurpado (Denholm Elliott). 

Valentine pasará a ser un tipo importante y de clase Alta...

...y Winthorpe un sin techo
Bueno, como ya he dicho "Entre pillos anda el juego" es una película bastante divertida, llena de gags cómicos realmente buenos. No le falta humor picante, del que por ejemplo su director, John Landis ya había dejado constancia en films anteriores suyos como "Desmadre a la americana" o "Un hombre lobo americano en Londres". Landis nunca ha sido un director que me chiflase, pero hay que reconocer que durante su época de gloria, finales de los setenta y principios de los ochenta, se apuntó muy buenos tantos en el género de comedia, con films verdaderamente llamativos y que a día de hoy se mantienen frescos como clásicos del género. 

Jamie Lee Curtis rompiendo con su imagen de
correcta virgencita prota de las pelis de terror

El reparto es un auténtico lujo, tanto Dan Aykroyd como Eddie Murphy (para él comenzaba el apogeo de una carrera plagada de éxitos durante el resto de la década), que son la pareja protagonista, como los secundarios y las presencias de reliquias más veteranas del Séptimo Arte (véase a Ralph Bellamy o Don Ameche), están excelentes en sus respectivos roles. A destacar la presencia de Jamie Lee Curtis, para la que esta película supuso un gran antes y después en su carrera. Recordemos que la Curtis había comenzado su carrera como predilecta oponente de psycho killers perturbados en sendas pelis de terror, como "La noche de Halloween", "La niebla" o "Noche de graduación", convirtiéndose en una scream queen de altura. 

Winthorpe dispuesto a ajustar cuentas por la fuerza

El cómico James Belushi también tendrá una pequeña intervención
Pues bueno, "Entre pillos anda el juego" fue la primera vez que Jamie Lee Curtis hizo sus escarceos con el género de comedia, en el que ha demostrado desenvolverse a la perfección, instaurándose, con toda razón, como una excepcional actriz cómica. Incluso, se atrevió a romper su imagen de virgencita inocente (como toda "final girl" del cine de terror), en un papel muy picante que incluye un atrevido topless (como bien señaló el entrañable Randy en una escena de la genial "Scream, vigila quien llama"). En cuanto al guión, ya he señalado que la historia es bastante buena, es una especie de nueva versión de la famosa historia "El príncipe y el mendigo" (todo aquél que la conozca entenderá por qué lo digo); es muy amena, muy entretenida y muy pero que muy graciosa. La verdad es que no por nada, ha pasado a la historia por ser una de las comedias más características y famosas de los ochenta y con todo derecho merece seguir siendo recordada como tal. En fin, una película idela para disfrutar en estas fechas navideñas, para todo aquél que busque primordialmente pasar un rato cojonudo.   

Desde luego, entre pillos anda el juego

*Como curiosidad; en una determinada escena tiene un cameo, Kelly Curtis, hermana mayor de Jamie Lee Curtis y también actriz, aunque mucho menos popular. 

Kelly Curtis, hermana mayor de Jamie Lee Curtis

*MI MOMENTO FAVORITO: sin lugar a dudas, esa divertidísima escena en el vagón de un tren que tendrá como protagonista a uno de los canallas de la trama (Paul Gleason) y a un gorila. Recuerdo que la primera vez que la vi, este momento concreto me provocó un auténtico ataque de risa. 

¡Mamporro al canto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada