martes, 3 de diciembre de 2013

El monstruo del armario (1986) de Bob Dahlin




Bueno, no tenía pensado comentar hoy esta peliculilla pero me he animado a ello tras haberme enterado de la triste muerte hace un par de días del actor Paul Walker, protagonista de "A todo gas" o "Nunca juegues con extraños". Y es que esta baratilla producción de la irreverente productora Troma, fue su primera aparición en el mundillo del cine, siendo un niño. Por lo tanto este comentario está hecho con sentido homenaje a su persona, porque en resumidas cuentas, siempre es especialmente triste la muerte de alguien tan joven y en las desgraciadas circunstancias en las que se ha producido ésta.

Un pequeñajo Paul Walker
R.I.P. (1973 - 2013)

Una de las pobres víctimas del monstruo del armario
Pues bueno "Un monstruo en el armario", como ya he dicho es un producto de la compañía Troma, especialista en la realización de películas baratillas y cutres, derrochantes de humor zafio, desnudos al por mayor y violencia gamberra, cuyo film más representativo es "El vengador tóxico", el cual ya comentaré. La película es, sinceramente, bastante pobre técnicamente (rasgo distintivo de los films Troma) y derrocha cutrez por todos lados. Nos cuenta la disparatada historia de una criatura que se cuela, a través de un portal interdimensional, en los armarios de una serie de personas, en un pequeño pueblo, a los que da unos cuantos sustillos desagradables. e incluso engulle literalmente. Se extiende el pánico y los armarios, por lo tanto, se convierten en un elemento que causa pavor entre los habitantes de dicho pueblo. Es cuando entrarán en acción una serie de hilarantes personajes, que cada cual a su manera, enfocará el tema de los ataques del monstruo; por un lado un periodista pardillo que quiere hacerse con la primicia de la noticia (todo un homenaje intencionado a Clark Kent de "Superman"); por otro una chavaluca, también bastante pardilla, a la que se le hace el "chocho" pepsicola (como suele decirse) por el periodista; el hijo de ésta, un niñato superdotado (interpretado por Paul Walker) y sabelotodo al que le llaman el "profesor" y todo; el sheriff barrigudo y pasota que intenta desesperadamente que no cunda el pánico en su pueblo, sin conseguirlo claro; un científico chiflado que quiere hacer buenas migas con el monstruo y que tiene una extraña obsesión por las ranas y un militar; sin dudas mi personaje favorito porque me parece el más gracioso, que se propone resolver el problema a golpe de cañón, o sea haciendo volar al monstruo en pedazos, aunque tenga que registrar todos los armarios del Estado.

El periodista buenorro (Donald Grant) y su churri (Denise DuBarry)

El monstruo en persona
En conjunto construyen una película amena y entretenida, pero siendo francos, bastante absurda. Vale que, teniendo en cuenta, la mayoría de los trabajos de la productora, uno ya sabe que se va a encontrar un producto "especial" debido a ese culto a lo cutre que resultan los proyectos de la Troma, pero algunos de ellos, dentro de sus posibilidades, sí que han llegado a situarse incluso como discretos clásicos de la serie B y desde luego "Un monstruo en el armario", no se merece tal consideración. El problema que le veo al film, es que no lleva consigo un signo identificativo de la productora, la mala leche. Porque aunque muchos otros films de la Troma, son indudablemente absurdos, debido a su desmadrado uso del humor negro, lo que los hacen llamativos son que son excesivos en todas sus dimensiones, sobre todo en el uso de la violencia y el erotismo; gracias a lo cual se han hecho su huequecito en la industria. Pero esto film no, al contrario, se ve muy descafeinado, extremadamente infantil. A diferencia de lo que inicialmente se pueda pensar, al final del todo el monstruo no será reflejado como un villano, sino como un ser que simplemente quería algo de cariño y comprensión, en cambio siempre se encontraba con el rechazo de los humanos, que antes de mediar ningún tipo de contacto, querían machacarlo al ver su grotesco aspecto. Vamos que el film va inundado por una especie de rollo película infantil familiar (véase estilo "E.T."), que la verdad a mí no me pega nada, pero nada, con el estilo habitual de las pélículas made in Troma.

El chiflado del Dr. Pennyworth (Henry Gibson) cree poder
detener al monstruo con las notas de un xilófono

A mí no me parece una película precisamente recomendable ni memorable, salvo a fanáticos acérrimos de los films casposos o devotos de las pelis Troma (que sé que los hay por ahí). Pero vamos que por lo demás la película es bastante malucha. Aunque bueno, gracias a ello también uno se puede echar unas cuantas risas. Actualmente también se puede añadir como curiosidad que fue la primera peli del fallecido Paul Walker, así que todo fan suyo que quiera ver sus inicios o que quiera averiguar cómo era de niño, antes de convertirse en el maromazo de "A todo gas", pues puede tener su oportunidad echándole un vistacillo al film.

Mi personaje favorito, el general Turnbull (Donald Moffat)

Por cierto, también cuenta con otra presencia muy pero que muy curiosa y es que al principio sale una niñita de 11 años, que es nada más y nada menos que Fergie Ferguson, futura vocalista de "Black Eyed Peas". Las sorpresas que se lleva uno indagando en el pasado de los famosetes más popularcetes en la actualidad.

Sí, aunque no lo parezca ésta es Fergie Ferguson
*MI MOMENTO FAVORITO: una de las escenas iniciales, donde se puede observar un divertido homenaje a ''Psicosis'' de Hitchcock, que además incluye el único desnudo de la peli (eso sí más recatado que de costumbre tratándose de la Troma).

Parece que en cualquier momento va a sonar el "chin", "chin""chin"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada