lunes, 23 de diciembre de 2013

¡Vaya Santa Claus! (1994) de John Pasquin



Scott Calvin (Tim Allen) se convertirá en el nuevo Santa Claus
Y como es el momento idóneo para ello, voy a dedicarle mi comentario personal hacia esta entrañable peliculilla destinada para el público infantil. ''¡Vaya Santa Claus!'' es una de esas películas que a más de uno, seguro que le proporcionan un momento divertido y entretenido, pero que por la razón que sea la gran mayoría apunta que es un grandísimo montón de mierda. De hecho, he tenido la desgracia, desde mi punto de vista, de no encontrar ni un solo (ni uno siquiera) comentario positivo acerca de ella. La mayor parte de las críticas que ha recibido por parte de usuarios de toda clase y, obviamente críticos especializados, parecen coincidir es que es una película nefasta, estúpida y falta de todo tipo de interés. Vale, no voy a ser yo quien diga que es un peliculón, pero desde mi perspectiva tengo que reconocer que yo fui uno de los que la disfrutó siendo niño y la verdad, en su momento me gustó mucho. A consecuencia de ello, la recuerdo con bastante cariño y he de reconocer que no le he hecho ningún asco si la he vuelto a encontrar de casualidad emitida por televisión, especialmente en Navidad. 

''Papá, hay alguien en el tejado''

Conociendo a los renos 
La película cuenta una historia de fantasía, lo que parece que muchos no saben distinguir atentando contra ella la acusación de presentar un argumento imbécil, creo que hay que saber marcar ciertas barreras cuando se va a visionar un film de estas características (en tal caso los imbéciles serían los que se la tomasen demasiado en serio y se propusiesen analizarla como un film con algún tipo de moraleja profunda o mierdas de éstas que les mola tanto decir a los críticos intelectualoides). La peli va de un tipo, un publicista llamado Scott Calvin (el cómico Tim Allen) que está divorciado y va a pasar la Nochebuena en compañía de su único hijo Charlie (Eric Lloyd), de unos seis o siete años. Resulta que la madre del niño (Wendy Crewson) y su padrastro (Judge Reinhold), han optado por la opción de ser realistas y eliminar de la cabeza del niño la idea de que existe un señor llamado Santa Claus y que reparte regalos montado en un trineo volador en Nochebuena. Esto es una idea que repatea a Scott, que considera que lo mejor es seguir manteniendo la fantasía en su hijo, ya que al fin y al cabo, sigue siendo un niño y está en la edad para ello. No obstante, esa Nochebuena les ocurrirá algo increible. 

De visita por el Polo Norte

Un ruido en medio de la noche les despierta y cuando Scott comprueba que procede desde el tejado de su casa, sale a comprobar quién lo está produciendo. Desde la chimenea caerá rodando un señor vestido de Santa Claus, que acabará evaporándose, permaneciendo inerte su característico traje en medio de la nieve. Cuando Scott se prueba el traje, no sospechará ni por un instante lo mucho que va a cambiar su vida; pues acaba de convertirse en el verdadero y único Santa Claus, lo cual indudablemente le traerá diversos problemas cuando se vayan acercando las próximas Navidades y él sea quien se tenga que encargar de una misión imprescindible para los más pequeños, que todo el mundo toma por una fantasía.

Scott empieza a convertirse en Santa Claus

La ex-mujer de Scott (Wendy Crewson) y el rollete de ésta
(Judge Reinhold), piensan que Scott se está volviendo loco
En definitiva, "¡Vaya Santa Claus!" es un film familiar (una producción Disney además), una película de fantasía y de consumo fácil y rápido para una fecha concreta, Navidad. Como tal, la jugada les salió redonda a sus realizadores, con un presupuesto de 22 millones de dólares, en Estados Unidos logró recaudar 144 millones, más lo que posteriormente conseguiría en las taquillas del resto del mundo, lo que quiere decir que la película tuvo buena acogida por parte del público y supongo, que en resumidas cuentas algo agradó. Entonces no me cabe en la cabeza cómo es posible que exista un número tan reducido de personas que le echen un clave a este film y no simplemente lo tachen de ser una basura tontorrona y sacrílega incluso. Creo que asegurar tales argumentos es un poco ofender a un determinado público que lo que buscaba a la hora de pagar por ver el film, era distraerse y pasar un rato entretenido (algo que no conseguirá un film de Lars Von Trier y Haneke, por ejemplo, ni en ochenta años). 

''¡Que Santa Claus no existe niño!''

Los niños haciendo cola para pedir sus regalos
Cuando uno va a ver una película así, creo yo, que sabe lo que se va a encontrar, buscarle tres pies al gato; tachar de estúpido el argumento que presenta me parece, con todos los respetos, un comentario que implica, a todo aquél que lo pueda indicar, una cierta ineptitud por su parte. En lo personal, a mí no es que me fascine, pero teniendo en cuenta sus características, pues la película me parece que está muy bien. Está muy bien realizada, sus aspectos técnicos están currados, cuenta con interpretaciones muy correctas (sobre todo la de Tim Allen, que está francamente gracioso) y un argumento que se sigue con facilidad y que para nada me parece estúpido. A destacar la genial caracterización que le realizan a Tim Allen para convertirlo en el mismo Santa Claus, me parece uno de los aspectos más sobresalientes de la peli, con una labor de maquillaje simplemente excelente. Es cierto que lo más seguro, la disfrutes más si eres menor de una cierta edad; lo que no quita que una persona de veinte, treinta, cuarenta o cincuenta años no vaya a quedar satisfecha de su visionado si lo que quiere es visionar un film navideño para toda la familia, o si simplemente busca entretenerse un ratito. Vamos, que ''¡Vaya Santa Claus!'' no es ninguna abominación que te vaya a convertir en idiota rematado y creo que no hay ningún problema, incluso para todo aquél que no lo quiera reconocer, en decir con total libertad que uno se lo puede pasar bien echándole una ojeada. 




El pequeño Charlie (Eric Lloyd) con su papi Santa Claus


*MI MOMENTO FAVORITO: en sí lo que más me llamó la atención de la peli, es el proceso de transformación del prota Scott Calvin (Tim Allen) en el vejete gordote de Santa Claus, aunque él intente poner todo tipo de remedios para evitarlo.

''Bueno se ve que últimamente has echado barriguita''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada