miércoles, 18 de diciembre de 2013

Noche de paz, noche de muerte (1984) de Charles E. Sellier Jr.



Billy de pequeño, con sus padres, visitando a su abuelo en un asilo
Creo que estamos ante una película muy llamativa y ciertamente especial; por favor no confundir con la basura de "Noche silenciosa, noche sangrienta" (a pesar de la similtud del título). Y es que, para mí, es una más que interesante vuelta de tuerca al machacado subgénero slasher durante los ochenta. El film se nos presenta desde una perspectiva bastante original lo que lo convierte en un slasher diferente, por ello creo que tiene su importancia y relevancia justa en lo que es el género. Si bien es cierto que no goza de una excelente calidad técnica, pero es lo que siempre digo, las limitaciones presupuestarias nadie parece tenerlas en cuenta a la hora de criticar y valorar películas de este estilo. No obstante creo que la película presenta un muy decente acabado técnico, y lo más importante; una buena historia que atrapa fácilmente. 

El abuelo es un cabroncete y asustará al pobre Billy
 diciéndole que Santa Claus castiga a las personas malas

Un tipo vestido de Santa Claus asesina a los padres de Billy
Y es que lo que tiene de carismático el film no es que se nos presenta un asesino carismático (que también) como es un psicópata vestido de Papá Noel o Santa Claus que se dedica a masacrar todo lo que encuentra; no, ése no es el especial atractivo del film sino la forma en la que está narrado posicionando el punto de vista desde el propio psicópata (como también fue el caso de ese otro grandísimo film, "Maniac" de 1980, por ejemplo). Al ''malo'' no nos lo muestran como un tipejo sin escrúpulos que mate por instinto homicida sin más, tampoco es un ser de aspecto repulsivo, ni deformado, ni con retraso mental; es un chaval atractivo y guapete, víctima de unas circunstancias desgraciadas ajenas a él, que lo han empujado a una locura irremediable. Durante el desarrollo se nos va presentando un retrato psicológico del propio asesino a lo largo de su vida, hasta el momento en el que toma el hacha y decide comenzar la escabechina propia de cualquier slasher. Por lo tanto en el film tenemos un acierto muy destacable que es el empeño de los guionistas de mostrarnos, en cierto sentido, las causas justificadas que terminan empujando al criminal a cometer las brutalidades que finalmente llega a ser capaz. 

El pobre Billy, algo más crecidito, las pasará putas en el orfanato religioso

El sexo es pecado...
La película está muy bien enfocada desde el punto de vista narrativo, lo que francamente era bastante inusual en films de este estilo y es de agradecer ofreciendo una historia que puede ser disfrutable más allá que por el simple adicto a la carnicería propia de films de esta temática. Vamos siendo testigos de la traumática vida de Billy, el desgraciado protagonista, que con sólo seis años presencia como un ladrón vestido de Santa Claus, asesina a sus padres. Posteriormente es llevado a un orfanato religioso, donde la zorra de la Madre Superiora, porque no tiene otro nombre la muy hija de puta, lo someterá a todo tipo de maltratos, sosteniendo la idea de que el castigo es bueno y necesario. Pasan diez años y siendo ya un guapete mocetón, Billy comienza a trabajar en una tienda de juguetes, donde (manda huevos) le hacen vestirse de Santa Claus. Así que durante una Nochebuena al pobre Billy se le cruzan los cables; y acabará asumiendo la personalidad asesina que durante toda la vida ha asimilado al personaje de Santa Claus. Vestido como tal, agarrará un hacha y saldrá a las calles para castigar (tal y como la monja le inculcó) a todo aquél, que desde la perspectiva de su enferma mente, se lo merezca. 

...y así se lo hará saber al pequeño Billy, la puta de la
 Madre Superiora (Lilyan Chauvin); a golpe de látigo

Billy ya crecidito (Robert Brian Wilson)...
Otro gran acierto es los huevos que le echaron de meter una crítica tan mordaz y encarnizada contra representantes de la Iglesia Católica, reflejada en la figura de la infernal monja ya mencionada (más peligrosa incluso que el Papa Noel psicópata) que es potenciadora del mal que pretende reprimir mediante métodos nada ortodoxos y muy crueles. En resumidas cuentas sostengo que el guión me parece muy bueno, ¿mejorable? Puede ser, pero que nadie sea cínico, la historia está de puta madre y más tratándose de la clase de película que es, por ello le doy un gran aplauso al curre que desempeñaron en la idea para crear la película. Y por supuesto no podemos pasar por alto, ya que se trata de un slasher, el apartado, muertes. Aunque como ya he comentado es un aspecto más secundario, ya que se centra en la paranoia psicológica del protagonista, cuando el film entra propiamente en este terreno, no defrauda para nada y ofrece sangre y escenas crueles sin cortarse un pelo.

...le encasquetan hacer de Santa Claus, y claro...

...pierde los papeles...
Mencionar además la polémica que suscitó cuando se estrenó, con centenares de padres protestando por la crueldad de exponer la tierna figura de Papá Noel como un sádico asesino y yo digo ¿por qué estos papis querían eludir su responsabilidad educativa para con sus hijos culpando a una simple película de potenciadora de traumas infantiles?, ¿no habría sido más fácil que se hubiesen sentado con sus hijitos y les hubiesen explicado que es una película y por lo tanto, ficción, que montar la gresca que montaron mediante protestas y peticiones de la prohibición de la exhibición del film? En fin..., desgraciadamente lograron su cometido y tras unos pocos días en pantalla, la película fue retirada de los cines. Una pena porque de no haber sido así seguramente este film tendría más consideración y no habría quedado rebajado a ser un mero film slasher de serie B del montón. Yo la recomiendo, de verdad me parece una película buenísima. 

...y pasan cosas como ésta

No podía faltar Linnea Quigley enseñando las tetas
Tiene una gran historia, está muy bien narrada, visualmente es correctilla sin pedir peras al olmo (pero cosas mucho peores se han visto y realizadas con mejores medios), los actores cumplen muy notablemente con sus roles (a destacar al protagonista, que en mi opinión lo hace genial), tiene drama, tiene crítica hacia el Catolicismo (¡ole, sus cojones!), escenas potentes y nada descafeinadas que incluyen diversos desnudos (femeninos e incluso, algún que otro masculino) y un buen porrón de muertes sádicas, crueles y sangrientas muy correctamente elaboradas mediante efectivos efectos de maquillaje made in 80s. Por supuesto, es digna de mencionar la presencia de la scream queen ochentera Linnea Quigley (que enseña las tetas, faltaría más), protagonista de mi momento favorito de la peli. En definitiva me parece un excelente film, uno de los mejores y más originales slashers de los ochenta, muy entretenido y enormemente disfrutable para los fans del género y los films ochenteros en general, ideal además para disfrutar en estas fechas navideñas. Porque en Navidad no todo va a ser amor y paz, ¿no?

Estas Navidades van a ser sangrientas, sí señor

*MI MOMENTO FAVORITO: el asesinato de Linnea Quigley es, sin duda, el momento más impactante de la película, además de ser una muerte muy curiosa y enormemente creativa. El Papá Noel psicópata (Robert Brian Wilson) la agarra y la clava en los cuernos de una cabeza de ciervo disecada colgada en la pared. Además la escena (¡ojo! en la versión sin censurar) es enormemente gráfica y bastante gore. Un puntazo esa escena, sí señor, que hace que no nos olvidemos que ante todo estamos ante un slasher de categoría.

Colgada por los cuernos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada