lunes, 18 de noviembre de 2013

Campamento sangriento (1983) de Robert Hiltzik



Angela (Felissa Rose)
"Sleepaway Camp" o "Campamento sangriento" o "Campamento de verano" (la traducción al español ha sido un poco dispersa) se trata de toda una rareza un tanto friki de los ochenta, una pieza de serie B que con el tiempo ha ganado cierto estatus de culto entre los aficionados al terror más casposillo. Partiendo de la base de que la película es bastante floja, me parece muy gracioso cómo la gente en general (en concreto los más cultos en el terreno del visionado de cine) despotrica contra este tipo de films siempre mencionando sus defectos e ignorando sus posibles virtudes, en cambio a films encumbrados como grandes obras se les anulan por completo infinidad de defectos (aunque los tengan) disfrazándolos de edulcorada crítica por parte del autor de "culto" de turno. 

Idilios pre-adolescentes en el campamento

Grupo de cabrones que molesta a Angela
Voy a poner un ejemplo. Sin ir más lejos, dio la casualidad de que este film lo vi, hace ya un tiempo, el mismo día que vi la "obra maestra" de Michael Haneke, "Funny Games". Leyendo reputadas críticas de entendidos de cine veo que mientras que a "Sleepaway Camp" se la considera una mierda, "Funny Games" goza de comentarios sensacionales, aclamándola como una obra maestra. Y bien, "Sleepaway Camp" no es una buena película y como tal sí que merece una crítica debida, en cambio me joroba que la mierda de "Funny Games", por el cinismo de turno, por haber sido cagada por un tipo que va de intelectualoide por ser un autor con cierto renombre, sea alabada así de manera tan inmerecida, porque si nos ponemos serios; tiene defectos para parar un tren. ¿Quién menciona sus múltiples defectos, los cuales la convierten en un film, no sólo del montón, sino en una porquería despreciable, de argumento risible y un ritmo soporífero? Muy poca gente. En cambio como criticar este estilo de film, o sea los slashers (considerados como obras menores y los desechos del cine), queda de culto y fino entendido de cine, pues ¡hala!, a echarle la mayor mierda posible encima. Desde luego, hablo desde una apreciación muy personal, pero creo que el ejemplo es efectivo para transmitir lo que quiero decir, a grandes rasgos. 

Empiezan las muertes en el campamento

Ricky (Jonathan Tiersten) y Paul (Christopher Collet),
grandes defensores de la pobre Angela
La película se inicia con una terrible tragedia; en un accidente con una lancha en un lago, un padre y su hijo pequeño resultan muertos. La superviviente a tal acontecimiento, es la otra hija del fallecido, la pequeña Angela (Felissa Rose). Varios años después, la niña se encuentra viviendo con una tía y su primo y durante el verano es enviada a un campamento de verano. El problema es que la muchacha es una inadaptada, no se relaciona con nadie y por lo tanto se convertirá en el centro de las burlas y abusos de los chavales más cabrones. Eso sí, todo aquél que se mete con ella, aparece misteriosamente muerto. ¿Por qué? Hay por ahí un asesino que la protege. ¿Qué secreto se esconde tras la personalidad de la cándida Angela? Y sobre todo ¿quién es el responsable de estas muertes tan atroces? 

El cocinero pederasta quemado vivo, ¡le está bien empleado!

Judy (Karen Fields) y Meg (Katherine Kamhi), dos zorras
que no tardarán en tener su merecido
"Sleepaway Camp" es un film que pretende ofrecer otra visión del slasher ochentero, su argumento es simple (como hijo de buen slasher) pero posee ciertos puntos la mar de interesantes y ciertamente novedosos, en lo referido a un subgénero. Incluso resulta bastante políticamente incorrecto, temas como la pedofilia, la homosexualidad y algún que otro detalle, que según a quien, le pueda parecer extremadamente pecaminoso que sea tratado con impunidad en una película, tendrán su presencia en la trama; eso sí, de manera muy contenida, porque la película no se pasa de rosca y en todos los aspectos se mantiene muy light. Lo que la fastidia es su realización enormemente patatera que la convierte en un film visualmente cutre, además tampoco cuenta con unos asesinatos potentes ni la destreza de grandes maquilladores como Tom Savini, para crear excelente gore de diseño como en otros slashers indudablemente superiores. Como hija bastarda de "Viernes 13" no consigue hacerle ni la más mínima sombra. Ahora bien, sí es un film distraido, ameno y con los elementos característicos de los buenos slashers de la década, por lo que no deja de ser bastante disfrutable para los fans. 

Cancaneo homosexual, ¡muy políticamente incorrecto!

Esto es lo que le supuso a Meg, meterse con Angela
Lo mejor, sin duda, es el final. Por mucho que se diga, el film presenta un buen giro inesperado y bastante sorprendente, que además ha sido referente de varios films posteriores, de autores reputados y ajenos al slasher y al género de terror; ver la magnífica "Juego de lágrimas" de Neil Jordan por ejemplo. El señor Jordan, no puede negar que se ha visto este film y que disimuladamente le ha hecho algún que otro guiño; pero claro, eso no lo dirá ninguna personalidad culta instruida en el tema cinematográfico; ¿cómo va a inspirar una mierda de serie B una película de prestigio nominada al Oscar y todo? Hombre por favor, ¡vaya un sacrilegio! En fin, así que lo que nos queda es un slasher menor, que podía haber dado para mucho más con una realización más cuidada y asesinatos más gráficos. Pero que no deja de ser interesante y una pieza de cierta importancia en este tipo de temática, aportando cierta originalidad y referencias, que ya es de admirar tratándose del film que se trata. Mucho mejor que mierdas como "Funny Games" o más de una de Tarantino, por mucho que a los críticos se les caiga la baba clasificándolas como obras maestras, sin saber muy bien el motivo. 

¡Tiro al blanco!

*MI MOMENTO FAVORITO: sin lugar a dudas, la sorprendente e inesperada escena final, en la que se delata los motivos del asesino para hacer semejante escabechina en el campamento. 

¿Cuál es el secreto de Angela?

*Como ya he dicho más arriba, la escena final de "Sleepaway Camp" se anticipó a mostrar cierta sorpresa como haría posteriormente Neil Jordan en "Juego de lágrimas" en 1992, de una manera bastante similar. Los que habéis visto el otro film, podríais saber por donde van los tiros, si por casualidad tampoco lo habéis visto, también os lo recomiendo, porque es muy bueno, y de paso hacer sendas comparaciones. 

Escena desveladora de cierta sorpresa en "Juego de lágrimas (1992)" de Neil Jordan

No hay comentarios:

Publicar un comentario