viernes, 22 de noviembre de 2013

El asesino del taladro (1979) de Abel Ferrara



The Driller Killer
El prota, Reno (Abel Ferrara), un artista frustrado
"El asesino del taladro" es una de esas piezas de cine independiente más underground, que intentaron emular la tan popular moda de cine slasher, que pegó especialmente fuerte a finales de los setenta y principios de los ochenta. Se trata de un baratísimo film que supuso el debut en la dirección del posteriormente ciertamente reputado director Abel Ferrara, que además ha conseguido cierto estatus de culto entre los más acérrimos a este tipo de peliculillas con ese aire cutrecillo de la época y por lo visto, aunque a mí me plantea ciertas dudas, también ha contribuido a escribirse una paginita en la historia del terror, más concretamente en la de las pelis sobre asesinos seriales. Yo de primeras tengo que decir que la primera vez que la vi, hace ya unos añitos, cuando la alquilé en el videoclub, impactado por su sobrecogedora carátula (en la que se veía un tío cuya cabeza estaba siendo literalmente atravesada por el objeto del título), me produjo una tremenda dececpión. La verdad, esperaba verme un slasher potente (en base a la imagen de la carátula) y la recuerdo como una de esas pelis que me hicieron darme cuenta de los tan grandilocuentes timos que podían suponer aquellos memorables vhs de los estantes, presentando muchas veces una imagen en la caja de la cinta, que distaba mucho en comparación con el contenido de la misma. 

The Driller Killer
El prota con su novia haciendo unas chapucillas en casa

The Driller Killer
Unos vecinos especialmente ruidosos...
Y "El asesino del taladro" era eso, un timo. La película me pareció aburridísima, cutre en extremo. No era un slasher, era la historia de un tipo (interpretado por el mismo Abel Ferrara) al que se le va la olla debido al estrés y por su mierda de vida, que se da cuenta que lo único que le hace tirar para alante, no es hacer ejercicio, ni alguna actividad benéfica, ni nada por el estilo, no; es cargarse a gente hundiéndoles un prominente taladro que tiene por casa. El problema es que en líneas generales, la peli me pareció muy lenta, bastante aburrida, con unos personajes irritantes y rematadamente gilipollas. A esto hay que sumarle una historia de mierda, en la que el aparente elemento principal (que, repito, prometía la carátula), o sea, los crueles asesinatos, brillaban por su ausencia. Sí es verdad que había alguno que otro, pero muy de vez en cuando, lamentablemente dispersos y además no es que contengan un gore muy excesivo ni llamativo, más bien todo lo contario. De hecho en esa ocasión ni tan siquiera acabé de ver la película y la quité después de que hubiese tenido lugar la sorprendente imagen que ilustraba la carátula, la cual sí me pareció algo fuertecilla, pero bueno, como el resto me parecía tan malo, pues no me supuso la impresión el haberla visto en aquel estante del videoclub. 

...terminarán desquiciando a Reno...

...que hará uso de su taladro...
Pasó algún tiempo y decidí darle otra oportunidad y esta vez sí que la vi en su totalidad. Y definitivamente lo corroboré, "El asesino del taladro" era una auténtica mierda. Volvió a invadirme la inevitable sensación de aburrimiento de antaño, volví a sentir una total antipatía por cada uno de los retratasados personajes que hacen su aparición, inclusive el protagonista, el cual no me parece que tenga una motivación tan extrema como para desear hacer lo que hace, si todavía nos hubiesen reflejado una existencia más sofocante para él, más opresiva, más desquiciante, pero ¿por el simple hecho de que le molesten sus vecinos ya se le va completamente la cabeza como para ir matando a todo el mundo? La verdad, me pareció la mayor subnormalidad del mundo. El resto de la película, pues me pareció de la misma nefasta calidad que la propia historia. La banda sonora es un asco, los efectos muy alpargateros y cutres y la realización idem de lo mismo. Que sí, que es un film de bajo presupuesto y muy underground, ya lo sé, pero eso no justifica muchas de las cagadas que presenta, ni ese ritmo tan soporífero y letárgico. 

...para matar a aquél que le venga en gana

No podía faltar algún desnudo femenino por ahí
De haber ofrecido una historia un tanto más interesante, en la que por ejemplo se profundizase algo más en la desequilibrada mente del prota, al estilo por ejemplo de la magnífica "Maniac", pues también tendríamos una peli de ínfimo presupuesto y muy limitada, pero que supondría un ejercicio dramático  de suspense más destacable. Lejos de eso, lo que nos encontramos es una basura pesadísima, mal construida tanto desde el punto de vista visual como argumental, que además fue vendida, con todo descaro, como un slasher para intentar convertirla en algo más llamativa. Gracias a esta cuestión, es a día de hoy mínimamente recordada por todo aquél adorador de estas bizarradas setenteras que componían el inconfundible panorama de cine grindhouse, o por todo aquel panoli que como yo, la alquilase pensando que se iba a encontrar con algo muy distinto, a la mierda que realmente es. A todo fan del slasher más retro, os digo que en el caso, seguramente improbable, de que os topéis con ella, no piquéis, ¡que no es un slasher!, aunque lo parezca a primera vista, es un truño de tres pares de cojones sobre la ida de pinza de un tipo que de vez en cuando le da por matar a alguien, y repito, muy de vez en cuando, más de dos tercios del film lo componen larguísimas escenas de extenso aburrimiento. A veces da incluso la sensación de que querían asemejarla en cierta manera con "Taxi driver", a la hora de recrear ese ambiente sucio y deprimente de la ciudad de Nueva York, pero obviamente el maravilloso film de Scorsese le queda bien lejos a este mojón.  

El asesino bien satisfecho después de una buena masacre

No hay comentarios:

Publicar un comentario