martes, 26 de noviembre de 2013

La sombra de una duda (1943) de Alfred Hitchcock



El tío Charlie (Joseph Cotten) no es lo que parece
En alguna entrevista que se le hizo, el maestro del suspense, Don Alfred Hitchcock, señaló que ésta era, de todas las películas que había hecho a lo largo de su carrera, su favorita. Bueno, yo la verdad discrepo con su opinión, y no porque "La sombra de una duda" sea una peli floja, ni mucho menos, pero desde luego no me parece ni de lejos, lo mejorcito que ha parido el señor Hitchcock. Por lo que he leido, es normal que Hitchcock tenga tan buenos recuerdos del film, ya que el rodaje resultó una agradable experiencia para él. De primeras, tanto él como el guionista Thornton Wilder, hicieron muy buenas migas desde el principio, colaborando codo con codo en la elaboración de la historia. Después el reparto del que el director de rodeó, puso todo su empeño en crear un agradable clima de trabajo, todos se llevaron muy bien con todos y es más, Hitchcock hizo amistad con prácticamente todos; curioso que con la mayoría no volviese a trabajar en su vida, en ninguna película más. Una de las cosas que de primeras llama la anteción del film, es que prácticamente en su totalidad estuvo rodado en exteriores y en localizaciones reales, haciendo un uso mínimo de decorados en estudios, lo cual era, en la época, algo muy inusual. Como ya he dicho en otras ocasiones, Hitchcock siempre fue un antecesor en eso de ir a contracorriente de, lo que podríamos denominar, lo normal. 

La joven Charlie (Teresa Wright) siente auténtica devoción por su tío

Disfrutando de una cena en familia
El film nos sitúa en la casa de una feliz familia americana, los Newton, compuesta por el típico esquema de la (repito) propia familia americana: el padre (Henry Travers), la madre (Patricia Collinge), los dos críos pequeños y la hija adolescente llamada Charlie (Teresa Wright), sobre la que recae el peso protagónico de la historia. La chavala se aburre y se queja de la monotonía de su vida, pero las cosas cambian cuando reciben la visita de su tío Charlie (Joseph Cotten); sí sí, no me equivoco, ambos el tío y la sobrina tienen el mismo nombre, Charlie. La chica, que adora a su tío, tanto que a veces parece que sus sentimientos afectivos rozan los románticos, ve la oportunidad de que esta visite rompa esa monotonía que tanto la agobia, y bueno, la verdad es que así será, ¡y de qué manera! Resulta que el tío Charlie, es muy raro, su comportamiento es verdaderamente extraño, parece que oculta algo todo el tiempo, no le mola el contacto con la gente y detesta que le saquen fotografías. Bueno, poco a poco la sobrina empezará a descubrir algunos inquietantes misterios que rodean a su tío, hasta el punto de que llega a estar convencida, de que debajo de su amable apariencia, se esconde una personalidad psicopática de aúpa. Y sí, el tío Charlie en realidad es un asesino y el motivo de visitar a su familia, es intentar burlar a la policía que le pisa los talones. Cuando se pispe de que su sobrina sospecha la verdad, no dudará ni por un momento en intentar eliminarla, para seguir cubriéndose las espaldas. 

El tío Charlie le insiste al fotógrafo (Wallace Ford) que le
dé la película después de que éste le haya retratado

El señor Newton (Henry Travers) charla con su
vecino (Hume Cronyn) sobre crímenes y asesinatos
Veamos, "La sombra de una duda" está, en general, bastante bien. En lo referido al ritmo de la historia, es bastante ágil, ameno y desde luego logra entretener (es muy raro que un film de Hitchcock pueda resultar aburrido). Los actores están muy correctos, en especial los dos principales, Joseph Cotten resulta más que convincente como lobo con piel de cordero y la jovencita y ya oscarizada Teresa Wright es la que se lleva la palma, porque en ella recae la carga de que los espectadores vivamos en sus carnes las angustiantes situaciones que se irán viviendo a lo largo del desarrollo, y la chica lo logra con sobresaliente. En lo referido a aspectos técnicos, ídem de lo mismo, la peli resulta impecable; Hitchcock nos regala poesía visual con sus complejos movimientos de cámara y planos sobrecogedores en las escenas cumbres. Pero no sé, el balance general de la película se me hace en conjunto un tanto simplón; me da la sensación de que con la historia tan atrapante se podía haber dado algo más de sí. En mi opinión un error garrafal que presenta la película es que nos delaten desde el principio que el personaje de Joseph Cotten sea un asesino. 

La joven Charlie empieza a sospechar de la extraña conducta de su tío

El tío ya empieza a no mostrarse tan amable
El engranaje de la peli es la sospecha que su sobrina tiene acerca de la verdadera identidad de su tío, pero no crea ningún suspense puesto que nosotros ya sabemos que es un asesino. Si en vez de haberlo delatado de primeras, hubiesen jugado con la posibilidad de su inocencia, creo que la película habría resultado más redonda, más interesante y hubiese ganado puntos en intriga y suspense. Así mismo también tengo que decir que el final (ocurrido a bordo de un tren) me pareció algo precipitado, artificial y decepcionante. Pero bueno, aún sin ser de mis favoritas de Hitchcock, sí que puedo decir que "La sombra de una duda" es una película recomendable y un pequeño clásico, que con el tiempo ha sido ciertamente relegado a ser una obra menor de la filmografía de su autor, aplastada por otras más famosas y me permito el lujo de decirlo, también mejores. Sin ser una excepcional película, se puede disfrutar con gusto y obviamente todo aquél al que le guste Hitchcock, debe verla obligatoriamente. 

El final en el tren, la verdad, me resultó un poquito flojete

*MI MOMENTO FAVORITO: uno en el que la joven Charlie (Teresa Wright), con un buen par de ovarios, le plantará cara a su tío (Joseph Cotten) y le deja las cosas bien claritas con una simple frase.

''Sal de nuestras vidas o yo misma te mataré''

No hay comentarios:

Publicar un comentario