miércoles, 13 de noviembre de 2013

Noche de miedo 2 (1988) de Tommy Lee Wallace



Charlie Brewster (William Ragsdale) intenta olvidar el pasado...
Tras el éxito en 1985 de "Noche de miedo", apareció esta secuela tres años después, que lamentablemente pasó bastante inadvertida y es que a diferencia del primer film que llegó a recaudar más de 24 millones de dólares en la taquilla de Estados Unidos, esta secuela no consiguió hacer ni 3 millones, lo que supuso claramente un desastre. Como ya he dicho, me parece una verdadera lástima, porque si bien es cierto que es inferior a la primera (grandísimo clásico ochentero donde los haya), sí que me parece una secuela bastante reivindicable, sobre todo porque es también muy entretenida y divertida. Vuelven los personajes principales de la original, el joven Charlie (William Ragsdale) y mi favorito el magnífico mata-vampiros Peter Vincent (genial de nuevo Roddy McDowall), los cuales tendrán que volver a enfrentarse con el mundo de las Tinieblas, para combatir a la feroz hermana de su enemigo en el anterior film, el vampiro Jerry Dandridge, una sensual artista de variedades llamada Regine (Julie Carmen).

...pero los vampiros no dencansan

En esta ocasión, la vampiresa no viene sola, pues contará con la ayuda de un siniestro (y bastante demencial) clan de monstruos (véase un hombre lobo, un forzudo que devora insectos,...) que la ayudarán en su siniestro objetivo: vengar la muerte de su hermano. A nuestro dúo de héroes también se unirá una tercera en discordia, la joven Alex (Traci Lin), novia de Charlie, quien será bastante eficiente en la lucha contra el Mal. 

La villana Regine Dandridge (Julie Carmen)

Sí que es cierto que esta película es algo extraña, por momentos demasiado demencial debido a su humor más desmadrado, que incluso llega a aportar algún momento ciertamente ridículo como por ejemplo: 

- el hombre lobo (Jon Gries) que es contrarrestado, sin ningún tipo de explicación, por un ramo de rosas que hacen que éste salga despavorido.

¡Ver para creer! Las rosas ahuyentan al hombre lobo

- el forzudo (Brian Thompson), un monstruo supuestamente sanguinario, que en un determinado momento, se asusta como un bebé llorón al ver la cabeza decapitada de un ser humano.

Bozworth (Brian Thompson) es un villano muy cagaleta

- la muerte de la vampiresa negra (Russell Clark), que acaba desintegrada al ser arropada por un cacho de trapo extraido de una Iglesia, que hace la función de un manto sagrado o algo así.

¡Ni la túnica sagrada, vamos!

El agua bendita sigue siendo efectiva
No cabe duda de que algunos detalles como éstos, repletos de cierto sinsentido (incluso para un film de licencias fantásticas) convierten a esta secuela en una película menos interesante que su magistral antecesora, que a día de hoy sigue manteniendo una frescura envidiable. Pero sinceramente, tampoco me parece tan mala como he llegado a leer por ahí en muchas críticas, que la señalan como el colmo de la ridiculez. En mi opinión, y pasando por alto algunas de sus cagaditas, volvemos a estar ante una perfecta combinación de comedia y terror. El argumento es algo hilarante, pero disfrutable al fin y al cabo y además mantiene ese toque ochentero tan especial característico de su antecesora y de otros films coetáneos de un estilo similar. Los efectos especiales vuelven a ser de calidad, los maquillajes de gran categoría y la película va in crescendo hasta llegar al final, que es lo mejor sin dudas. En mi opinión también cuenta con alguna escena memorable, como por ejemplo la propia muerte de la villana principal o la que señalo más abajo en "mi momento favorito", está muy bien hecha y lo más importante, como ya he apuntado antes, entretiene lo suyo.

El mata-vampiros Peter Vincent (Roddy McDowall) también vuelve a la carga

La novia de Charlie, Alex (Tracy Lin) se
apuntará también a la lucha contra los vampiros
Yo recomiendo echarle un visionado a ambos films de una sola tirada, sin lugar a dudas os encontraréis con tres horas de diversión asegurada. Desde luego me parece muchísimo mejor que esa soberana porquería de remake del original que hicieron hace un par de años y mucho mejor que esas pseudomierdas de vampiros cubiertos de purpurina de "Crepúsculo". En mi opinión es una secuela aceptable sin más, ¿podría haber sido mejor?, sin lugar a dudas, pero bueno el resultado tampoco me parece tan lamentable. Afortunadamente con el paso del tiempo ha ganado cierto estatus de culto (al igual que la primera) al haberse convertido en una pequeña joyita retro. A mí me ha convencido gratamente y creo que a los fans del género y adoradores del cine de los ochenta también lo hará, a grandes rasgos.

''Bienvenidos a la segunda noche de miedo''

*MI MOMENTO FAVORITO: personalmente me encantó la muerte del forzudo Bozworth (Brian Thompson). Charlie utilizará las garras de la vampiresa negra (Russell Clark) para rajarle el vientre, de cuyo interior, emergerán un montón de gusanos, dejando al tipo éste como una auténtica piltrafa. 

En este caso no podríamos decir eso de: ''la belleza está en el interior''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada