jueves, 28 de noviembre de 2013

La tutora (1990) de William Friedkin



El matrimonio Phil (Dwier Brown) y Kate (Carey Lowell)
Un grato recuerdo de mi infancia, cuando los domingos por la noche echaban en TVE1 la llamada "película de la semana". Recuerdo haber visto con mi madre "La mano que mece la cuna" siendo yo bien pequeñajo y me dejó un grato sabor de boca y cierta inquietud. Admiro ese film. Pues bien, me acuerdo cuando vi el trailer de esta emblemática película en TVE1 (también siendo niño) anunciando de su emisión para ese Domingo en "la película de la semana". Y la verdad era súper engañoso. Se veía en líneas generales a unos padres que contrataban una niñera y te dejaban caer que ésta era mala, aunque no te explicaban el porqué. Recuerdo que mi madre dijo: "mira, una película estilo -La mano que mece la cuna-, tiene buena pinta". Por supuesto ese Domingo nos apresuramos a verla, ambos como fans de la otra película. 

Un árbol muy pero que muy siniestro

Phil y Kate siendo padres
Y atónitos nos quedamos, mi madre para mal y yo para bien, cabe decir que mi madre odia las películas de terror y fantásticas y yo las adoro. De lleno el film se ha convertido un grato recuerdo de mi infancia, bastante sorprendente. Una película que parecía próxima a un drama con niñera psicótica tipo telefilm de A3, se convirtió en todo un espectáculo de elementos aterradores: una malvada bruja que sacrifica bebés, un árbol con vida propia que masacra a diestro y siniestro con sus diabólicas ramas, un grupo de lobos enfurecidos irrumpiendo en casas ajenas para matar, un padre vengativo armado con una motosierra para proteger a su familia mediante sangrientos métodos. Por aquel entonces me pareció la ostia. Y tiempo después me enteré encima, de que era de William Friedkin, el mismo director de "El exorcista". ¡Wow!. 

La niñera Camilla (Jenny Seagrove) no es tan inocente como parece

El árbol se traga literalmente a los bebés
Vista tiempo después no me pareció evidentemente tan espectacular. Cierto es que la realización deja en ciertos momentos algo que desear y más habiéndola hecho un oscarizado director y el creador de una de las más famosas e impactantes películas de terror de todos los tiempos, "El exorcista''. Y es que lamentablemente su puesta en escena apesta en muchos momentos a telefilm. Aunque desde luego, tampoco me parece tan despreciable como he llegado a ver señalado por ahí. El film se guarda buenos momentos. A pesar de su dirección, como ya he apuntado, algo televisiva, lo cual le resta bastantes puntos en cuanto a calidad llamémosla cinematográfica, tenemos momentos que desde luego impresionan lo suyo, por lo ciertamente hilarantes que resultan, además de una trama que irradia cierta originalidad y bastante mala leche. 

El árbol hace una demostración de sus malísimas pulgas

Camilla retozando con su amoroso árbol
Los actores no son malos; tampoco buenos, a ver cada uno cumple con su papel de manera funcional, ninguno destaca precisamente por encima de otro, salvo la que hace de la mala del entuerto, la niñera Camilla, que está simplemente genial; Jenny Seagrove es el alma del film, maléfica, perversa y sensual; con mucha diferencia destaca por encima del resto del elenco. La trama a veces carece de ritmo, pero presenta ciertos momentos que la levantan con creces, véase sin ir más lejos la sangrienta masacre que el árbol comete con tres gamberros que osaron atacar a la perversa Camilla; no escatimando en gore (brazos arrancados, cuerpos desmembrados,...), la escena del pobre tipo asediado en su casa por la manada de lobos, los encuentros sexuales de la niñera con su querido árbol y sobre todo el final. ¡Menudo final! En resumidas cuentas, y a pesar de sus defectos (que los tiene y bastante notorios) creo que es un film muy entrañable y que merece la pena echarle un vistazo. 

Éste ha descubierto el secreto de Camilla y así se ve el pobre

Es cierto también que hablo de él desde en base a una perspectiva muy influenciada por las sorprendentes impresiones que me causó el film al verlo siendo un niño, tal vez si la hubiese descubierto siendo un poco más mayorcete, no habría sido tan benévolo con él, pero como digo muchas veces, los sentimientos mandan, y si provienen de la infancia, todavía más. Apuntar que sin lugar a dudas, y a pesar de sus múltiples diferencias, sirvió como trampolín a otro magnífico film que ya he mencionado "La mano que mece la cuna". Amén también de las influencias apreciables en el bodrio infame de Lars Von Trier que lleva por título "Anticristo", lo cual también he visto señalado en un comentario de algún usuario por ahí. 

La verdadera cara de Camilla

*MI MOMENTO FAVORITO: el sangriento final, todo un homenaje a "Posesión infernal", tenemos al valiente papi (Dwier Brown) talando el árbol maldito devora bebés, y a la siniestra niñera (Jenny Seagrove) despedazándose a la vez que el padre va amputando con la motosierra las ramas del endemoniado vegetal. Recuerdo que de crío, esta escena, sí que me heló la sangre y me dejó boquiabierto. 

Al papi lo ha poseido el espíritu de Ash de "Posesión infernal"

No hay comentarios:

Publicar un comentario