viernes, 29 de noviembre de 2013

El imperio de los sentidos (1976) de Nagisa Oshima



Estos dos se tiran así toda la película
Yo me pregunto ¿cómo es que hay películas que insisten en catalogar de "eróticas" cuando deberían de llamarlas directamente, pornográficas? Tal vez en un intento desesperado para que estas ''obras artísticas" no se encuentren desarraigadas de ese estatus de "joya cinematográfica" al que, a los entendidos de turno, les ha dado la gana de adjudicar, porque sí. Pues bueno, "El imperio de los sentidos" es uno de estos ejemplos, un film polémico en su época debido a su alto contenido porn... ejem, erótico. ¿Qué puedo decir yo de "El imperio de los sentidos" que no se haya dicho ya? ¡Ah, sí!, que es una auténtica mierda. Es más mala que el veneno. Un espectáculo verdaderamente deplorable, para que luego se rían de algunos episodios de los teletubbies. Esta cosa es aburridísima, sin sentido; en fin, un auténtico mojón. Y bueno eso de que es un film erótico, como ya he dicho, es bastante discutible, hay ciertas escenas que ya no es que rocen el terreno del porno, es que lo atropellan si ningún reparo, de lo explícitas que son. 

Y venga y dale...

...y dale y dale
Supongo que lo de continuar siendo hoy tan llamativa es porque proviene de Japón, bendito país del que cualquier mierda exportada desde su procedencia es llamada, por según que grupito de cultos intelectuales, obra de Arte. Aquí hay una prueba de ello, no me cabe en la cabeza cómo puede haber alguien que defienda semejante truñaco como una obra maestra o un film imprescindible. A grandes rasgos, la peli nos cuenta ¡ojo! durante dos putas horazas interminables, la tortuosa relación de un señoritingo japonés casado, con su criada, una viciosilla geisha a la que le va la caña de la buena, o de la mala, según se mira, porque las relaciones sexuales que llegan a mantener sobrepasan lo insano y demencial. Por lo visto la historietita está basada en un hecho real ocurrido en Japón a principios del siglo XX o finales del XIX, bueno, ¿a quién coño le importa?; no sé si esta apreciación fue un cuento chino (bueno japonés) para aumentar el morbo de la peli o si fue real, en tal caso si de verdad ocurrió que no se extrañen que alguno que otro diga eso de que: ''los japos están como una regadera"

Y de pronto les da por afixiarse mientras están en el tema

Y luego va la tía, agarra un cuchillo...
Lo más gracioso es que una vez me compré un libro que te señalaba las 100 películas más importantes de la Historia y, ver para creer, incluía ésta. ¿Quién habría escrito ese libro? Un borrego descerebrado sin lugar a dudas, o un morboso enfermo o un masoquista adicto al aburrimiento intenso. Increible es por ejemplo que en dicho libro incluyese este infecto vómito y no films tan emblemáticos y entrañables como "Superman" o "Regreso al futuro". Ah, me olvidaba que son películas comerciales y americanas además; eso para los intelectuales no mola, claro que no, es mejor señalar cagadas asquerosas como este "imperio de los sentidos". En fin, que no me extiendo más, que me parece una insufrible mierda y me da igual la fama que pueda tener, os recomiendo que os ahorréis el visionado de esta porquería por mucha curiosidad que os pueda suscitar, a no ser que seais unos auténticos adictos al sadomasoquismo más extremo y enfermizo. Es apestosa e infumable.

...y le corta el pene al tío. ¡Hala, fin de la historia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada